Encuesta prevacunal

Las vacunas son la medida terapéutica más eficiente para prevenir las enfermedades infecciosas. Se trata de fármacos con una alta seguridad y con muy pocas contraindicaciones. La mayoría de ellas tienen que ver con condiciones del paciente que pueden obligar a descartar la administración de algunas vacunas concretas o bien a tener algunas precauciones especiales.

Febrero 2005

AUTOR.Antoni Serra Torres, Mª Luisa Morató Agustí, Puri Robles Raya, Ariadna Mas Casals

LUGAR DE TRABAJO.Grupo de vacunas de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (GERMIAP-SCMFiC)

Las vacunas son la medida terapéutica más eficiente para prevenir las enfermedades infecciosas. Se trata de fármacos con una alta seguridad y con muy pocas contraindicaciones. La mayoría de ellas tienen que ver con condiciones del paciente que pueden obligar a descartar la administración de algunas vacunas concretas o bien a tener algunas precauciones especiales. Otras situaciones no suponen una contraindicación, pero pueden hacer inútil la administración de la vacuna ya que harán improbable la respuesta del inpiduo y la protección efectiva frente a la enfermedad, que es el objetivo de la vacunación. Asimismo, existen pacientes en los que la administración de vacunas está contraindicada, pero que pueden ser protegidos vacunando a las personas que conviven con ellos.

Los profesionales sanitarios suelen usar una encuesta prevacunal como una forma sistemática de descartar estas situaciones y así administrar la vacuna en las máximas condiciones de seguridad y con las mayores posibilidades de obtener una protección efectiva.

1.

¿Ha estado enfermo o ha sufrido una diarrea importante en las últimas 24 horas?

 

Una enfermedad leve (un resfriado, una gastroenteritis, etc.) en el momento de la vacunación no la contraindica. Sin embargo hay enfermedades más graves que sí pueden ser una contraindicación para la administración de determinadas vacunas. Otras enfermedades pueden hacer poco probable la respuesta a la vacuna, por lo que es preferible retrasar la vacunación. Una diarrea importante inutiliza las vacunas administradas por vía oral. Estas situaciones serán valoradas por el profesional sanitario, que decidirá la conducta más apropiada para cada caso.

2.

¿Tiene o ha tenido fiebre superior a 38.5 ºC en las últimas 24 horas?

 

La fiebre alta suele indicar una enfermedad activa, no necesariamente grave, pero que puede hacer que el sistema inmunitario esté poco reactivo a otros estímulos, como la vacuna. No es una contraindicación absoluta para la vacunación, pero en estos casos suele ser preferible retrasarla. El profesional sanitario valorará la causa de la fiebre y determinará la actitud a seguir.

3.

¿Toma alguna medicación?

 

El profesional sanitario que administra la vacunación valorará la medicación que toma el paciente, para determinar si existen interacciones o contraindicaciones. Por ejemplo, algunos medicamentos a determinadas dosis producen una inmunodepresión, bajan las defensas. Suelen ser utilizados por pacientes con enfermedades respiratorias, reumáticas, autoinmunes,... Pueden disminuir la eficacia de las vacunas inactivadas o contraindicar las vacunas atenuadas. Algunos de estos medicamentos son usados por vía tópica, en este caso no contraindican la vacunación. Por otra parte, la toma de antibióticos puede alterar las vacunas de microorganismos atenuados que se toman vía oral (p.ej. vacuna antitifoidea oral). Y así podríamos citar varios ejemplos más, que serán valorados de forma global por el profesional sanitario para decidir la actitud más apropiada.

4.

¿Recibe algún otro tipo de tratamiento por alguna enfermedad?

 

Con esta pregunta se insiste en los antecedentes, para detectar otros tipos de tratamientos que pueden disminuir la eficacia de las vacunas. Por ejemplo, la radioterapia, la quimioterapia, la diálisis, son tratamientos que producen una inmunodepresión, con las mismas consecuencias ya mencionadas en la pregunta anterior. Otros tratamientos no contraindican la vacunación (fisioterapia, PUVA-terapia...). Se valorará de forma inpidualizada si el tratamiento que realiza contraindica la vacunación, o si es suficiente con retrasar su administración.

5.

¿Ha recibido alguna transfusión de sangre o de otros productos hemáticos?

 

La sangre y los productos hemáticos contienen anticuerpos, que pueden inactivar algunas vacunas, haciéndolas ineficaces. Concretamente, las vacunas atenuadas deben administrarse dos semanas antes ó seis semanas después de los productos hemáticos. Se le indicará en cada caso cuándo debe acudir para completar la vacunación.

6.

¿Se le ha administrado alguna vacuna ó gammaglobulina recientemente?

 

Como norma general, todas las vacunas y gammaglobulinas pueden administrarse en una misma visita en lugares diferentes (ambos hombros, ambos muslos...). Sin embargo, hay determinadas vacunas y gammaglobulinas que no pueden administrarse a los pocos días de otras. Si esto ocurre puede disminuir la efectividad en la protección frente a las enfermedades para las que se ha vacunado. Para evitarlo es suficiente con administrar al mismo tiempo ambos preparados, como se hace con la administración simultánea de vacunas en la infancia, o esperar unas semanas. Se le indicará cuándo debe acudir para completar la vacunación.

7.

¿En qué trabaja? ¿Qué tipo de tareas realiza en su lugar de trabajo?

 

Algunas personas están expuestas a infecciones por sus condiciones laborales. En otros casos, son posibles transmisores de enfermedades, como la gripe, por el tipo de tareas que realizan en estrecho contacto con la comunidad, como son los profesionales sanitarios, los cuerpos de seguridad (policía, guardia civil...), personal de guarderías... Haga referencia a su profesión, y se valorará si constituye un grupo de indicación de alguna vacuna.

8.

¿Hay alguna persona en su hogar que sufra cáncer, leucemia o alguna inmunodeficiencia, o que esté en tratamiento con radioterapia, quimioterapia o corticosteroides?

 

Esta pregunta se hace para detectar la presencia de un paciente inmunodeprimido en la familia, una persona con un sistema inmunitario debilitado a la que determinadas enfermedades pueden afectar con mayor gravedad que al resto de la población. Hay algunas vacunas (por ejemplo la vacuna de la polio oral) que no pueden ser administradas a personas que convivan con estos pacientes.

 

Por otra parte es importante vacunar frente a determinadas enfermedades (gripe, varicela,…) a las personas que conviven con estos pacientes, proporcionándoles así una protección indirecta frente a las infecciones.

9.

¿Es alérgico a algún medicamento y/o alimento?

 

Las vacunas son fabricadas mediante procesos que incluyen el uso de otros productos (antibióticos, preservantes, disolventes...). Otras precisan el uso de huevos embrionados para el crecimiento de los microorganismos, que posteriormente serán atenuados para su administración. Por ello, es importante conocer las alergias de la persona a vacunar. Existen pautas específicas para vacunar a las personas con alergias a determinados componentes de las vacunas.

10.

¿Ha presentado alguna reacción grave a anteriores vacunas?

 

Este antecedente contraindica cualquier otra dosis de la vacuna causante de dicha reacción, pero en absoluto es una contraindicación para la administración de las demás vacunas. Tampoco es una contraindicación el haber presentado una reacción vacunal leve, como una inflamación en el lugar de inyección.

11.

En caso de ser mujer: ¿está embarazada?

 

Es importante poner al día el calendario vacunal de toda mujer que desee tener descendencia con anterioridad al embarazo. El embarazo es una contraindicación absoluta para las vacunas atenuadas (sarampión, rubeola , parotiditis,…), aunque no para el resto. La administración de vacunas inactivadas (gripe, tétanos...) se realizará durante el 2º y 3r trimestre del embarazo, ya que no existen estudios con mujeres embarazadas en 1er trimestre. Sin embargo, existen datos indirectos de casos de mujeres vacunadas sin saber que estaban embarazadas, y no se ha registrado ningún efecto adverso en el desarrollo del feto.

 

Estas preguntas, u otras similares, son las que el personal sanitario puede realizar para asegurar una administración eficaz y segura de las vacunas. Si usted tiene otras dudas o piensa que debe estar más informado, no dude en preguntar a quien vaya a vacunarle. Recuerde los profesionales sanitarios son muy conscientes de la administración de vacunas en las máximas condiciones de seguridad.


Bibliografía

-

Morató Agustí, M.L.; Robles Raya, P.; Mas Casals, A.; Serra Torres, A.
Guia de referencia para la aplicación de las vacunas en el adulto 2005. GERMIAP-Vacunas (grupo de estudio y recomendaciones en enfermedades infecciosas en atención primaria). Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitaria.

-

Morató Agustí, M.L.; Batalla Clavell, J.; Bayas Rodríguez, J.M. ; Campins Martí, M. et al.
Cuadernos de la buena praxis, nº 14: Vacunas. Colegio Oficial de Médicos de Barcelona, enero 2002.

-

Álvarez Pasquín, M.J.; Mayer Pujadas, M.A.
Historia clínica vacunal. En: Vacunas 2003. Campins, M.; Moraga, F.A. Barcelona, 2003.

-

Hernández-Sampelayo Matos, T.; Corretger Rauet, J.M.
Seguridad, precauciones y contraindicaciones de las vacunas. Reacciones adversas. En: De Arístegui Fernández, J. Vacunaciones en el niño. Bilbao, 2004

-

Álvarez Pasquín M.J.; Batalla Martínez C.; Comín Bertrán E.; Gómez Marco J.J.; Mayer Pujadas M.A.; Pericas Bosch J.; Rufino Gonzalez J.
Grupo de expertos del PAPPS. Prevención de las enfermedades infecciosas. Aten Primaria 2003; 32(supl 2): 57-76.

smaller text tool icon medium text tool icon larger text tool icon
Last Updated ( Thursday, 26 October 2006 16:33 )