A possible foodborne outbreak of hepatitis A in The Netherlands, January-February 2010

22/03/2010

image_pdfimage_print

A possible foodborne outbreak of hepatitis A in The Netherlands, January-February 2010.
Pretignani M, Verhoef L, van Hunen R, Swaan C, van Steengbergen J, Boxman I et al. Euro Surveill 2010; 15(11): pii=19512
Palabra clave: Hepatitis A

El 12 de febrero de 2010 el laboratorio de referencia de virología de Holanda detectó una cepa de virus de hepatitis A en cinco pacientes afectos de hepatitis aguda. Los pacientes no revelaron exposiciones comunes y estaban dispersos geográficamente. Aunque el número de casos era normal para esa época del año, el hallazgo de que los cinco compartían idéntico el poco frecuente genotipo IB motivó una investigación del brote que aún continúa su curso.

Esta investigación incluyó todos los casos declarados desde el 15 de diciembre de 2009 que estuvieran producidos por virus con una secuencia idéntica en un fragmento de la región VP1-2A. El número absoluto de casos en el periodo fue de 39 de los que 82% contrajeron la infección en Holanda. De los casos, 24 no tenían historia de viajes al exterior, contacto sexual o relación a otros pacientes. En 31 casos se dispuso de PCR sérica y los genotipos identificados fueron IA, IIIA y IB. De los 16 casos de este último genotipo, 13 eran idénticos a virus identificados en viajeros que procedían de Turquía.

Para el 1 de marzo había un total de 11 casos primarios entre 20 y 63 años, con comienzo de síntomas entre el 31 de diciembre y el 10 de febrero y con genotipos de la cepa 1B. 10 de ellos habían consumido productos que contenían tomates semi deshidratados durante el periodo de incubación.

Al no existir otra conexión epidemiológica entre los casos se consideró la exposición a la comida como la fuente probable de infección. Para ello se puso en marcha un estudio de casos y controles del que todavía no hay resultados. En estudios de casos similares en Francia y Australia se comprobó el consumo de dichos tomates. Por ello, el comité de seguridad alimentaria holandés está estudiando la trazabilidad de los productos. Hasta ahora se han identificado diez tipos distintos de productos procedentes de 3 países aunque en 52 muestras no se ha detectado ARN del virus de la hepatitis A.

Los autores concluyen que el brote holandés es parte de los ya registrados en Francia y Australia y es probable que todos ellos compartan un origen común.

 

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú