Adverse events associated with smallpox vaccination in the United States, january-october 2003

6/12/2005

image_pdfimage_print

Adverse events associated with smallpox vaccination in the United States, january-october 2003
Casey GH, Iskander JK, Roper MH, Mast EE, Wen XJ, Török TJ, Chapman LE, et al. JAMA 2005; 294: 2734-2743
Palabra clave: Viruela

El 24 de enero de 2003 el Dpto. estadounidense de Salud y “servicios humanos” (DHHS) implementó un programa de preparación en el que se administró vacuna frente a la viruela a voluntarios locales, estatales y federales de poblaciones que podrían ser los primeros objetivos de un ataque bioterrorista. Tenían como objetivo describir resultados de seguridad y el sistema de respuesta. Para ello diseñaron un estudio descriptivo de los informes de reacciones adversas del programa de la DHHS para monitorizar seguridad y el sistema de respuesta recibidos entre el 24 de enero y el 31 de octubre de 2003, a partir del sistema de notificación de reacciones adversas (VAERS) y los CDC. Un total de 37901 voluntarios en 55 jurisdicciones recibieron al menos una dosis de vacuna de viruela.

Dentro de los resultados más relevantes podemos destacar los siguientes, se administraron un total de 38885 vacunas de viruela con una “take rate” del 92%. El VAERS recibió 822 informes de reaccione adversas tras la vacunación (en total una tasa de 217 por 10000 vacunados). 590 reacciones adversas fueron notificadas (72%) dentro de los siguientes 14 días. Las reacciones adversas no graves (n=722) incluían sintomatología múltiple y síntomas de reacciones locales leves o autolimitadas. 100 reacciones adversas (12%) fueron calificadas como serias, dando lugar a 85 hospitalizaciones, 2 discapacidades permanentes, 10 enfermedades con peligro para la vida, y 3 muertes. Entre las reacciones adversas serias hubo 21 casos de miocarditis y/o pericarditis y 10 isquemias cardiaca. Ninguno de ellos figuraba en la historia previa. Se detectaron 2 casos de vacuna generalizada y uno de encefalitis postvacunal. No se identificaron reacciones adversas no prevenibles con peligro para la vida, ni transmisiones por contacto, ni reacciones adversas que requirieran tratamiento con inmunoglobulina. Las reacciones adversas graves fueron más comunes entre los mayores revacunados que entre los jóvenes vacunados por primera vez.

Como conclusión podemos decir que los screening rigurosos de seguridad y los programas de educación para la salud contribuirán a disminuir las tasas desaparición de reacciones adversas con peligro para la vida. Se encontraron otras reacciones adversas cardiacas no esperadas o clínicamente relevantes al revisar los datos del VAERS data e investigar intensivamente cada caso clínico.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú