Aislamiento en Parotiditis postvacunal

24/05/2007

image_pdfimage_print

Respuesta del Experto a … 
Aislamiento en Parotiditis postvacunal 

Pregunta
Estimado colega: En Argentina estamos teniendo casos de parotiditis secundario a la vacunacion de tripe viral. Mi pregunta es la siguiente: es necesario aislar a estos chicos al igual que si se hubieran infectado x un virus salvaje?

desde ya, muchas gracias

DR DIEGO AROZAMENA

Respuesta de la Dra. Magda Camp (24 de mayo de 2007)

En relación a su pregunta sobre la necesidad de aislamiento de las personas que desarrollan una parotiditis después de la vacunación con triple vírica, interpreto que se refiere a reacciones vacunales y no a casos de parotiditis por virus salvaje debido a fallo vacunal en personas que habían sido inmunizadas con preparados que contenían la cepa Rubini.

Las cepas de los virus atenuados utilizadas en las vacunas mantienen cierta capacidad de producir infección, por lo que a los 10-14 días posteriores a la vacunación pueden aparecer manifestaciones clínicas similares a la parotiditis (febricula e inflamación parotidea o de las glándulas submaxilares), en general leves. La frecuencia de esta reacción adversa vacunal oscila entre el 1-2% de vacunados.

Aunque el virus salvaje se elimina por saliva y por orina durante varios días después del inicio de los síntomas, el virus atenuado vacunal, por lo general, no se aisla en fluidos corporales (1).

Por otra parte, se ha comunicado que en los receptores de la vacuna se ha aislado el virus de la parotiditis (2), aunque no se dispone de un método fiable que permita distinguir la cepa vacunal y la cepa salvaje (3). La mayoria de estudios realizados en contactos de niños vacunados no han evidenciado transmisión del virus vacunal (4-6).

Según un estudio realizado en Filadelfia, en la época prevacunal en el ámbito escolar, en 365 niños compañeros de clase de niños vacunados, a los que se realizaron serologias seriadas, con muestras pareadas, no se documentó transmisión de virus vacunal en ningún caso (4). Otros estudios realizados en vacunados con la cepa Jeryl Lynn tampoco demostró transmisión del virus a los contactos susceptibles (5,6). Únicamente en un estudio se ha demostrado la transmisión del virus al hermano de un niño que presentó una parotiditis como reacción postvacunal (7).

A la vista de lo expuesto, nuestro criterio es que deben aplicarse medidas de aislamiento en el contexto de un brote de parotiditis epidémica, pero no es necesario ante casos aislados de parotiditis postvacunal, es decir en aquellos que se presentan en personas que han sido vacunadas hace menos de 15 días y en los que no hay evidencia de contacto reciente con un caso confirmado de parotiditis por virus salvaje.

(1) Buynak E, Hilleman M. Live attenuated mumps virus vaccine. Prc Soc Exp Biol Med 1966;123:768-775

(2) Cizman M, Mozetic M, Radescek R, Pleterski D, Susec M. Aseptic meningitis after vaccination against measles and mumps. Pediatr Infect Dis J 1989;8:302-308

(3) Nakayama T, Oka S, Komase K, Mori T, Nakagawa M, Sasaki K et al. The relationship between the mumps vaccine strain and parotitis after avccination. J Infec Dis 1992;165:186-187

(4) Weibel RE, Stokes Jr, Buynak et al. Live attenuated mumps-virus vaccine. 3. Clinical and serologic aspects in a field evaluation. N Engl J Med 1967;276:245-251.

(5) Yamauchi T, Wilson C, St. Geme JW. Transmission of live, attenuated mumps virus to the human placenta. N Engl J Med 1974;290:710-712

(6) Stokes J Jr, Weibel RE, Buynak EB et al. Live attenuated mumps virus vaccine. II. Early clinical studies. Pediatrics 1967;39:363-371

(7) Sawada H, Yano S, Oka Y et al. Transmission of Urabe mumps vaccine between siblings. Lancet 1993;342:371.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú