Asplenia en el adulto, gérmenes capsulados y vacunas conjugadas

30/08/2006

image_pdfimage_print

Respuesta del Experto a …

Asplenia en el adulto, gérmenes capsulados y vacunas conjugadas

Pregunta

En adultos con asplenia anatómica o funcional o inmunodeprimidos deberíamos plantearnos sustituir la vacunas de polisacáridos frente al neumococo y meningococo por las vacunas conjugadas? De no ser posible, cuantas dosis de recuerdo son necesarias si seguimos utilizando las de polisacáridos?

Julio de la Puente
Centro de trabajo: hospital segovia

Respuesta de la Dra. Magda Campins (31 de marzo de 2003)

Las vacunas polisacarídicas conjugadas son más inmunógenas que las no conjugadas y tienen la ventaja adicional de generar memoria inmunológica. Los estudios de eficacia o efectividad disponibles hasta estos momentos, indican también porcentajes muy superiores de protección frente a las formas invasoras de estas infecciones. Además, al poderse administrar a partir de los 2 meses de edad, permiten la protección en los primeros años de la vida, etapa de especial incidencia de estas infecciones.
En los pacientes con asplenia anatómica o funcional, el riesgo persiste durante toda la vida, por lo que deben ser inmunizados, independientemente de su edad, frente al neumococo, meningococo y Haemophilus influenzae tipo b.

Vacunas antineumocócicas: las recomendaciones actuales de las guías de consenso y de los comités de expertos, indican que en adultos debe seguir utilizándose la vacuna polisacarídica no conjugada 23-valente, hasta que se disponga de datos que avalen su sustitución por la vacuna conjugada. En caso de esplenectomía quirúrgica programada se aconseja vacunar 15 días antes de la intervención y, si no es posible, hacerlo antes del alta hospitalaria. Si el paciente está recibiendo tratamiento inmunosupresor, esperar hasta los 6 meses de su finalización y realizar profilaxis antibiótica durante este periodo. Se aconseja revacunar a los 3-5 años de la primera dosis, pero no hay consenso en cuanto al número de dosis de recuerdo de vacuna 23-valente que pueden administrarse. Según los CDC sólo se aconseja una revacunación; por el contrario, el Comité Británico y la Clinical Haematology Task Force recomiendan revacunar cada 5 años. El problema de la revacunación con vacunas polisacarídicas no conjugadas es la hiporrespuesta que se produce con dosis sucesivas de vacuna y el ligero incremento de reactogenicidad. En pacientes menores de 5 años se debe usar la vacuna conjugada y revacunar a los 2 meses de la última dosis de conjugada con una dosis de vacuna 23-valente, con la finalidad de ampliar la protección al resto de serotipos que incluye esta última.

Vacuna anti-Hib: en este caso, tanto niños como adultos, deben ser inmunizados con la vacuna conjugada. La pauta recomendada en los adultos es una única dosis. No se requieren dosis de recuerdo.

Vacunas antimeningocócicas: el principal inconveniente de esta vacunación es que sólo se dispone de vacuna conjugada para el serogrupo C, por lo que para garantizar la protección frente a todos los serogrupos causantes de enfermedad meningocócica debe utilizarse la vacuna tetravalente (A,C,Y,W135) y, por tanto, se requiere administrar dosis de recuerdo a los 3-5 años. Sin embargo, ya que en España el serogrupo vacunal predominante es el C, es preferible utilizar, tanto en niños como en adultos, la vacuna antimeningocócica C conjugada. La pauta recomendada en adultos es de una única dosis. En caso de viajes a zonas endémicas de los otros serogrupos de meningococo deberá utilizarse la vacuna no conjugada AC o la tetravalente.

Bibliografía de referencia:

– Working Party of the British Committee for Standards in Haematology Clinical Haematology Task Force. Guidelines for the prevention and treatment of infection in patients with an absent or dysfunctional spleen. BMJ 1996;312:430-434.
– Brigden ML, Pattullo A, Brown G. Pneumococcal vaccine administration associoated with splenectomy: the need for improved education, documentation, and the use of a practical checklist. Am J Hematol 2000;65:25-29.
– Kobel DE, Friedl A, Cerny T el al. Pneumococcal vaccine in patients with absent or disfunctional spleen. Mayo Clin Proc 2000;75:749-753.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú