Benefits of early hepatitis B immunization programs for newborns and infants

5/10/2008

image_pdfimage_print

Benefits of early hepatitis B immunization programs for newborns and infants.
Van Herck K, Van Damme P. Pediatr Infect Dis J 2008; 27(10): 861-869
Palabra clave: hepatitis B

Artículo de revisión que repasa todos los aspectos relacionados con los logros y desafíos de la vacuna de la hepatitis B y cuyo objetivo es demostrar que la vacunación a recién nacidos y bebés es la mejor manera de conseguir la eliminación de la enfermedad. Ante la aparición de nuevas vacunas la priorización de la vacuna de la hepatitis B ha sido dejada en un segundo plano, sin embargo aún existen 350 millones con infección crónica por hepatitis B y unas 600.000 muertes. En la cohorte nacida el año 2000 se calcula que sin vacunación se producirían 65 millones de infecciones, casi 10 millones de infecciones crónicas y 1,4 millones de muertes. La OMS recomienda la vacunación universal con el objetivo final de eliminar la enfermedad; en el momento actual la vacunación se ha introducido en 168 países, sin embargo debido a que los beneficios de la vacunación son a largo plazo, la mayoría de los mismos está por llegar.

Las primeras indicaciones de vacunación se establecieron para grupos de riesgo a principios de los 80 (USA y España), sin embargo a finales de los 80 era claro que dichas estrategias no funcionaban correctamente, por ello se estableció la necesidad de vacunar a niños y/o adolescentes sin abandonar las estrategias de grupos de riesgo. En los países de alta endemia la mayoría de las transmisiones ocurren de forma perinatal, causando entre el 30 y 50% de todas las infecciones crónicas en dichos países, por ello se estableció la necesidad de vacunar al nacimiento. Esta estrategia puede conseguir que países de alta endemia pasen a tener baja incidencia, a estos beneficios hay que sumar que por motivos logísticos es más fácil llegar a esta población. La seguridad, eficacia e inmunogenicidad de la vacunación a largo plazo ha sido demostrada.

La estrategia de vacunar a preadolescentes se puede llevar a cabo en países desarrollados que tengan baja o intermedia endemicidad, en los que la transmisión se debe a prácticas de riesgo que comienzan a esta edad. Es necesario para que estas estrategias tengan éxito que funcione correctamente un buen programa de salud porque de lo contrario llegar a esta población es difícil.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú