Calendario Único de Vacunación para España: Opinión de la AEV sobre el acuerdo alcanzado en el Pleno del Consejo Interterritorial. Por favor, así no

2/03/2012

image_pdfimage_print
  • – El gran interés en avanzar en la consecución de un calendario único de los responsables del nuevo gabinete en el Ministerio de Sanidad ha promovido un acuerdo político en el Consejo Interterritorial para unificar las pautas de administración de las vacunas que comparten todas las CCAA.
  • – Pero se ha pospuesto el acuerdo necesario para superar las diferencias debidas a las vacunas que están contempladas en los calendarios de unas CCAA pero no de otras, debido a la mayor dificultad para lograrlo.
  • – El acuerdo alcanzado se puede calificar de político y se ha tomado en contra de las recomendaciones de los técnicos de la ponencia de vacunas que consideran que la existencia de bandas en la administración de algunas vacunas no ocasiona dificultades importantes en la práctica asistencial. Por el contrario, la oferta de algunas vacunas en unas comunidades y no en otras ocasiona quejas de los usuarios y una situación de inequidad.
  • – Aunque el propósito de la unificación de pautas sea avanzar hacia el calendario único, la AEV piensa que la decisión ha sido precipitada, que la elección de pautas no está basada en criterios científicos, ni se han considerado las repercusiones logísticas, los sistemas de información y otros aspectos operativos que pueden ocasionar graves problemas en la práctica asistencial si se adoptaran estos cambios.

 

Hace casi un año hicimos público un documento en el que reflexionábamos y mostrábamos nuestra posición sobre la posibilidad y necesidad de un calendario único de vacunación para toda España. A nuestro juicio lo expresado en el documento sigue siendo válido, si bien durante este tiempo han surgido dos nuevos factores que pueden influir de manera positiva sobre tan ansiado objetivo.

El primero es el mandato de la nueva Ley de Salud Pública que indica que el calendario de vacunación ha de ser único.

El segundo es el documento de la Ponencia de Programa y Registro de Vacunaciones “Criterios de Evaluación para Fundamentar Modificaciones en el Programa de Vacunación en España”, elaborado por encargo de la Comisión de Salud Pública y del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, menos conocido, pero que establece una sólida base científico-técnica sobre la que cimentar el Calendario Único de Vacunación.

Prácticamente desde que tomaron posesión de sus cargos, los responsables políticos del nuevo gabinete en el Ministerio de Sanidad han mostrado un gran interés en avanzar en la consecución del calendario único. En esta línea, en la reunión de la Comisión de Salud Pública del pasado 9 de febrero se planteó la posibilidad de comenzar a unificar el calendario, eliminando en la medida de lo posible los intervalos existentes para algunas vacunaciones entre las diferentes CCAA. El intento de superar las diferencias debidas a las vacunas que están contempladas en los calendarios de unas CCAA pero no de otras, se consideró que debía ser tratado con más calma dada la mayor dificultad para abordarlo. Se encargó a la ponencia de vacunas (grupo técnico) que se reuniera en audioconferencia para discutir las pautas de vacunación e hiciera una propuesta de intervalos comunes que fueran los más adecuados desde el punto de vista técnico.

La ponencia de vacunas se reunió el día 16 de febrero en cumplimiento del mandato y remitió sus conclusiones a la Comisión de Salud Pública. En el primer punto de dichas conclusiones se expresaba que la existencia de bandas en la administración de algunas vacunas, no se percibía como un problema importante en la práctica asistencial. Se manifestaba además, la conveniencia de abordar dicha unificación en una revisión más profunda del calendario en su totalidad. No obstante, siguiendo las instrucciones de la comisión, se proponían unas posibles modificaciones, que entre otras incluían las siguientes:

Principales modificaciones sugeridas en el Calendario (Ponencia de Vacunas):

Vacunación Hepatitis B en la infancia. Mantener las pautas de vacunación de 0, 1-2 y 6 meses ó 2, 4 y 6 meses. El motivo de mantener la pauta primera es asegurar la protección del recién nacido ante posibles dificultades para realizar el cribado maternal y porque el nacimiento del niño es la mejor oportunidad de captación e incorporación del recién nacido en el programa de vacunación.

Vacunación de Meningococo C (primer año de vida). Se mantiene la pauta existente: dos dosis entre los 2 a 6 meses. Se propone una revisión integral de toda la pauta de vacunación de MenC: dos dosis en los 6 primeros meses y una dosis de refuerzo en el segundo año de vida, dado que es necesario evaluar la evidencia existente sobre la administración de una sola dosis como primovacunación. En este caso, la segunda dosis se administraría en el segundo año de vida. Así mismo, se deberá valorar la conveniencia de administrar una dosis en la adolescencia. Esta valoración se realizará en la revisión global del calendario.

Vacunación de Meningococo C (segundo año de vida). Mantener la pauta actual y enmarcar su unificación en el contexto de la revisión integral de toda la pauta de vacunación, tal como se ha comentado en la vacunación del primer año de vida.

Vacunación Virus del Papiloma Humano (VPH). Unificar la administración de esta vacuna a los 11 años de edad, con el objetivo de mejorar coberturas y disminuir la posibilidad de episodios psicógenos tras la vacunación.

De manera sorprendente en la reunión de la Comisión de Salud Pública del día 22 de febrero no se tuvo en consideración la opinión de la ponencia y entre sus acuerdos se incluyo presentar al Consejo Interterritorial para su aprobación la siguiente propuesta:

Propuesta de modificaciones en el Calendario (Comisión de Salud Pública):

Primer año de vida:

  • – Vacunación Hepatitis B (HB) a los 0, 2 y 6 meses con un periodo de implantación de 1 año.
  • – Vacunación frente al Meningococo C (MenC) a los 2 y 4 meses con un periodo de implantación de 1 año.

Segundo año de vida:

  • – DTPa-VPI-Hib, 4ª dosis de refuerzo a los 18 meses, con un periodo de implantación de 1 año.
  • – Triple Vírica (SRP), 1ª dosis a los 12 meses, con un periodo de implantación de 1 año.

Edad de 3 a 6 años:

  • – dTpa, 5ª dosis de refuerzo a los 6 años, con un periodo de implantación de 1 año.
  • – Triple Vírica (SRP), 2ª dosis en la franja de edad de 3 a 4 años, con un periodo de implantación de 3 años.

Edad de 10 a 16 años:

  • – Td, 6ª dosis de refuerzo a los 14 años, con un periodo de implantación de 1 año.

Estas propuestas fueron aprobadas por el Consejo Interterritorial el día 29 de febrero y difundidas en una nota de prensa que puede consultarse en el siguiente enlace:

http://www.msps.es/gabinetePrensa/notaPrensa/desarrolloNotaPrensa.jsp?id=2374

Aunque el propósito de las decisiones anteriores sea avanzar hacia el calendario único, como miembros de una sociedad científica directamente implicada en la vacunación creemos que estas decisiones se han tomado de forma precipitada, sin tener en cuenta las repercusiones logísticas, los requerimientos de sistemas de información y otros aspectos operativos que pueden ocasionar graves problemas en la práctica asistencial si finalmente se adoptaran estos cambios.

Pero quizás, el problema fundamental es que con la discusión y la propuesta de estas nuevas pautas unificadas se ha enfocado el tema del calendario único hacia los aspectos menos transcendentes, se han ignorado los criterios de la ponencia de vacunas (y en suma tanto a los técnicos de las CCAA como a los del propio ministerio) y se sigue sin entrar en la cuestión principal que es como elaboramos unas recomendaciones de vacunación comunes para cumplir el mandato de la ley de Salud Pública.

Los acuerdos adoptados serán de muy difícil aplicación en la práctica, porque son fruto de un consenso político, pero carecen del consenso profesional técnico que ha de garantizar la solidez de criterios basados en la evidencia y el conocimiento científico. La estrategia de igualar “edades” (que no antígenos) va a provocar muchos más problemas que avances hacia el objetivo de un calendario único.

Si lo que se pretende es encontrar soluciones se debería apoyar la línea de trabajo recomendada por la ponencia de vacunas. En la misma nota de prensa en la que se comunican los acuerdos se reconoce el valor de los grupos de trabajo formados por técnicos del SNS, y se afirma que “sus propuestas permitirán adoptar decisiones bajo criterios técnicos y efectivos, para conseguir una Sanidad Pública cada vez más cohesionada y eficiente

Además como sociedad científica, específicamente dedicada a la vacunación, seguimos pensando que podemos aportar alguna cosa y seguimos ofreciendo nuestra colaboración para lograr el Calendario Único de Vacunación.

Asociación Española de Vacunología
www.vacunas.org
2 de Marzo de 2012

 

Más información

http://www.vacunas.org/es/info-profesionales/noticias/calendario-de-vacunacion-unico-en-espana-posicion-de-la-asociacion-espanola-de-vacunologia-y-de-la-asociacion-espanola-de-pediatria

image_pdfimage_print

Subir al menú