image_pdfimage_print

La biotecnología cubana ocupa un lugar próspero no solo en Latinoamérica sino a nivel mundial: “Como no tenemos para comprar vacunas, las desarrollamos.”

30/11/2016

En diciembre de 2015 tuve la buena fortuna de visitar Cuba en un momento en que se iniciaba la transición de apertura, cerca de la visita del presidente de USA, del Papa Francisco y del arribo de los Rolling Stones en marzo 16. Su gente llama la atención por la simpatía del corazón, la charla interminable en las colas del cine – coincidía el festival de Cine Latinoamericano- su protesta de la falta de recursos por el bloqueo, la búsqueda imaginativa de negocios y trapicheos para salir adelante, el color en el que el blanco es uno más. Sin olvidar sus sones y sus coches, cuidados con el primor de lo exclusivo.

En esa escasez de recursos y en esa política en el que la muerte de Fidel Castro sume a su pueblo y al resto del mundo en sentimientos encontrados –la universalidad de la sanidad pública de alto nivel y la ausencia de analfabetismo frente a privación de derechos políticos-, el buen hacer científico ha marcado una constante, del que los cubanos hacen difusión en el taxi o en el café.

La biotecnología cubana ocupa un lugar próspero no solo en Latinoamérica sino a nivel mundial, al que las grandes empresas vuelven la cara en búsqueda de moléculas de innovación. Así, por ejemplo el Centro de Inmunología Molecular (CIM) ha desarrollado una vacuna terapéutica contra el cáncer de pulmón. También ocho países asiáticos evaluaron la seguridad y eficacia de la nueva vacuna cubana contra la hepatitis B, HeberNasvac, como parte de un acuerdo de colaboración con la compañía francesa Abivax.

Por suerte y de la mano del Dr. Franklin Sotolongo pude comprobar en el Instituto Finlay la profesionalidad y vocación de su equipo de investigación. Capitaneado por la Dra. María Victoria Guzmán, responsable de Gestión de la Información y las Tecnologías del Instituto Finlay, http://www.finlay.sld.cu/ Centro de Investigación-Producción de Vacunas y Sueros, repasaron para la AEV sus retos y proyectos en este campo de comunicación y vacunas, con la red de la Biblioteca virtual que han desarrollado.

En tiempos organizaron el curso virtual “Prevención y control de la enfermedad meningocócica”, organizado por la “Red Latinoamericana de Información Científico Técnica en Vacunas”, con la colaboración de la “Universidad Virtual de Salud” de Infomed (Cuba), que inspiró la confección de esta monografía, dirigida a los profesionales interesados en la comprensión de las enfermedades infecciosas, que me regalaron.

Con detalle , en la voz especial del Dr. Rolando Ochoa, se expuso el caso de la vacuna antimeningocóccica MENGOC-BC, considerada el producto líder del Instituto, un preparado único en el mundo que se utiliza en gran cantidad de naciones, en particular de Latinoamérica, además de la vacuna antimeningítica vax-MEN-AC, específica para los serotipos A y C, es hoy uno de los logros más importantes de la colaboración sur-sur, pues es un biológico a la medida de un problema africano para el cuál trabajaron Cuba y Brasil. Respecto a la primera, el trabajo ha sido relegado internacionalmente por causas varias y a discutir, sin embargo ellos la aplican a su población con éxito.

Además en Cuba se siguen líneas de investigación contra las llamadas enfermedades huérfanas como Sida, Dengue y otras.

El Instituto Finlay se sitúa en La Lisa. Recibe su nombre por Dr. hispano-cubano Carlos Juan Finlay que descubrió y describió la importancia del vector biológico para la transmisión de enfermedades por agentes biológicos, aplicándola a la fiebre amarilla transmitida por el mosquito Aedes aegypti y la aplicó en dicha comarca eliminando la enfermedad. En el trayecto al Instituto pasé por delante del monolito elevado en su honor y pude visitar el museo.

La impresión que me llevé es de un pequeño gran país que en una soledad marcada por las circunstancias ha mantenido una dignidad sin fronteras. Mientras allí se investiga y tienen innovación de productos, en España todavía no producimos ninguna vacuna. Me llegó al alma la frase del Dr. Ochoa: “como no tenemos para comprar vacunas, nosotros las desarrollamos” Además nos tienden una mano para que trabajemos conjuntamente en este mensaje unívoco de que las vacunas contribuyen a una vida más sana, especialmente de niños y desprotegidos.

Que el futuro depare un gran desarrollo independiente y en libertad a este gran país hermano, Cuba.

Dra María José Álvarez Pasquín

Directora Vacunas.org

[más información]

[más información]

[más información]

[más información]

[más información]

[más información]

[más información]

cuba-1
cuba-2
cuba-3
cuba-4

Despedir de la consulta a los pacientes que no optan por la vacunación: un despropósito a analizar

19/09/2016

Dondequiera que el arte de la medicina es amado, también hay un amor a la humanidad.

Hipócrates.

El término vaccine hesitancy o vacilación ante las vacunas (VV) ha emergido para despolarizar las actitudes de alineamiento “pro” versus “anti” y expresar el amplio espectro de actitudes de padres y pacientes hacia la inmunización, en parte como consecuencia de la sociedad (más) informada en la que actualmente vivimos. La vacilación en torno a la vacunación ha sido definida por la Organización Mundial de la Salud como “una conducta influenciada por diversos factores entre los que se incluyen la confianza (no confiar en una vacuna o en el proveedor), la complacencia (no percibir la necesidad o el valor de una vacuna determinada) y la conveniencia (íntimamente ligada al acceso al acto vacunal). Las personas dudosas con la inmunización son un grupo heterogéneo que sostienen grados variables de indecisión acerca de una vacuna en concreto o de la inmunización en general1.

Como resultado de estas creencias, los pediatras y profesionales sanitarios están cada vez más preocupados acerca de los riesgos en los niños y adultos no inmunizados, y del riesgo que pueden suponer para otras personas no vacunadas (como los demasiado pequeños o los que, por otras circunstancias médicas, no pueden inmunizarse o están en situación de inmunodepresión). En EEUU algunos profesionales eligen despedir de sus consultas a las familias que rehúsan la vacunación. Y esta práctica acaba de ser apoyada por la Academia Americana de Pediatría como medida extrema para forzar la inmunización2. Las consideraciones éticas de la no atención a pacientes en las consultas son complejas3 y deben limitarse a circunstancias extremas.

En cualquier caso, en un país o en un medio como España, donde tenemos una Sanidad y Salud Pública valoradas interna y externamente como del más alto nivel no deberían ocurrir hechos como el fallecimiento de un niño por falta de vacunación, como el niño de Olot de difteria en 2015, los casos de Treviño y Cruces por varicela (2014, 2015) o por tos ferina en bebés muy pequeños, lo que ha llevado a inmunizar a las gestantes.

En la sociedad actual en la que la individualización se erige en modelo de comportamiento, el acto vacunal es tomado por algunos padres como una decisión que únicamente les afecta a ellos y a su familia. Sin embargo, esto no es cierto ya que gran medida la protección viene dada, para muchas (la mayoría) vacunas, por la “inmunidad de grupo o rebaño”, por lo que se precisa una determinada cobertura vacunal (alta) para lograr el éxito de una determinada campaña o lograr eliminaciones (sarampión, varicela, rubéola, polio) e incluso la erradicación (viruela).

La ciencia, cuando pasa a la práctica, se ve confrontada con su propio pasado y presente, consigo misma, como producto y productora de la realidad y los problemas que se ha encargado de analizar y dominar. En la práctica y en la opinión pública, las ciencias se enfrentan junto al balance de sus éxitos, de sus fracasos y cada vez más al examen de sus promesas incumplidas, y precisamente, con los éxitos parecen aumentar de manera desproporcionada los riesgos del desarrollo científico.4 Como consecuencia y aplicado a nuestro caso, la conocida frase, el peor enemigo de las vacunas es su propio éxito. Si las coberturas vacunales decaen quedan a riesgo niños sanos, pero especialmente los más vulnerables, los más pequeños, en los que el sistema inmunitario está inmaduro y no han tenido tiempo de ser completamente vacunados, las mujeres gestantes y las personas inmunodeprimidas.

En España, la cobertura vacunal, a pesar de la no obligatoriedad, es incluso superior a la de algunos países en los que la vacunación sí es obligatoria5. Ello se debe a varias razones, entre las que caben destacar: la implicación de los profesionales de Atención Primaria, con un papel destacado de la enfermería; las campañas institucionales de promoción de la vacunación6; y el papel difusor, formativo e informativo entre la población, pero también entre los profesionales, que ejercen las sociedades científicas y otros actores7. Pero

aun así, en un trabajo cualitativo8 realizado en nuestro país para analizar las demandas y expectativas de padres y madres que rechazan la vacunación y la perspectiva de los profesionales sanitarios sobre la negativa a vacunarse se pone de manifiesto que en el ámbito de la vacunación los padres se muestran exigentes con la información, como resultado de la intención de participar activamente en las decisiones de salud y demandan información honesta, objetiva y fiable sobre los riesgos. Cuando los circuitos habituales no cumplen sus expectativas recurren a otras fuentes, generalmente webs, homeópatas o naturistas, accediendo a información que en ocasiones no está contrastada o que no se es capaz de interpretar adecuadamente. Este hecho puede generar dudas sobre la eficacia y la seguridad de las vacunas y ser el origen de la desconfianza hacia el sistema sanitario, y sus profesionales.

Aunque algunos profesionales elijan no atender a las familias que no optan por la vacunación, como consecuencia de entender esta actitud como una falta de confianza en su recomendación o por el riesgo que pueda suponer para el resto de sus pacientes, la realidad analizada es que la mejor medida para lograr que los pacientes y las familias elijan la inmunización es el consejo de su médico, tanto del pediatra9 como de otros profesionales sanitarios10. Se debe considerar el momento de la discrepancia en la consulta como una oportunidad de educación sanitaria, enmarcado siempre en una situación de respeto mutuo y profesionalidad para la que podemos y debemos estar formados. La negativa a la vacunación plantea problemas de índole compleja que no pueden responderse con soluciones rígidas, unívocas y definitivas. Es necesario gestionar una pluralidad de valores institucionales, científicos, profesionales y personales del paciente, según su contexto y preferencias. Se debe tener habilidad para realizarlos en cada ocasión, dando la oportunidad de mantener el margen de autonomía de los padres, lesionando lo menos posible el difícil equilibrio entre el derecho de los progenitores a actuar conforme a sus creencias, el del hijo a proteger su salud y el de la sociedad a que se proteja su salud y bienestar.

Para ello existen varias guías recientemente publicadas11 que abordan tanto los contra-argumentos más habituales de críticas contra las vacunas, como recursos en comunicación para profesionales sanitarios y recomendaciones para autoridades sanitarias y políticos que aborden temas sanitarios. La comunidad médica no puede abordar este problema de forma unilateral sino que, dada la trascendencia del problema, debe contar con el apoyo de líderes en los que la sociedad confíe. En cualquier caso, un profesional bien informado y formado que de forma efectiva enfrente y resuelva las dudas de los pacientes frente a las vacunas y sepa comunicar sus beneficios es el mayor adalid de la sociedad para promover la aceptación de la inmunización.

Invito a nuestros colegas y lectores a debatir y compartir sus ideas,

Dra. María José Álvarez Pasquin

Directora Vacunas.org

Bibliografía

1 Kathryn M. Edwards, Jesse M. Hackell, THE COMMITTEE ON INFECTIOUS DISEASES, THE COMMITTEE ON PRACTICE AND AMBULATORY MEDICINE Countering Vaccine HesitancyPediatrics September 2016, VOLUME 138 / ISSUE 3

3 Diekema DS. Provider dismissal of vaccine-hesitant families: misguided policy that fails to benefit children. Hum Vaccin Immunother. 2013;9(12):2661–2662pmid:24013210

4 Correa Osorno CM, Guillén Mesa LM. La teoría de la individualización y el enfoque en ciencia, tecnología y sociedad. Escritos / Medellín – Colombia / Vol. 19, N. 42 / pp. 143-159 enero-junio 2011 / Disponible en : http://www.scielo.org.co/pdf/esupb/v19n42/v19n42a06.pdf

5 Tuells J. Controversias sobre vacunas en España, una oportunidad para la vacunología social. Gac Sanit. 2016 Jan-Feb;30(1):1-3. 

6 Saeterdal I1Lewin SAustvoll-Dahlgren AGlenton CMunabi-Babigumira S. Interventions aimed at communities to inform and/or educate about early childhood vaccination. Cochrane Database Syst Rev. 2014 Nov 19;(11):CD010232

7 Riaño Galána, C. Martínez Gonzálezb,d, M. Sánchez Jacobc, Comité de Bioética de la Asociación Española de Pediatría Recomendaciones para la toma de decisiones ante la negativa de los padres a la vacunación de sus hijos: análisis ético. n Pediatr 2013;79:50.e1-5 – Vol. 79 Núm.1 DOI: 10.1016/j.anpedi.2013.01.011

8 S. Martínez-Diza, M. Martínez Romerob, M. Fernández-Pradac, M. Cruz Piquerasd, R. Molina Ruanoe, M.A. Fernández SierraDemandas y expectativas de padres y madres que rechazan la vacunación y perspectiva de los profesionales sanitarios sobre la negativa a vacunar. An Pediatr 2014;80:370-8 – Vol. 80 Núm.6

9 Gera T, Shah D, Garner P, Richardson M, Sachdev HS. Integrated management of childhood illness (IMCI) strategy for children under five. Cochrane Database Syst Rev. 2016 Jun 22;(6):CD010123. doi: 10.1002/14651858.CD010123.pub2. 

10 Herzog R1, Álvarez-Pasquin MJ, Díaz C, Del Barrio JL, Estrada JM, Gil Á. Are healthcare workers’ intentions to vaccinate related to their knowledge, beliefs and attitudes? A systematic review. BMC Public Health. 2013 Feb 19;13:154. doi: 10.1186/1471-2458-13-154.

Periodismo y vacunas: un asunto complejo

23/08/2016

A raíz del reciente programa sobre las vacunas emitido en el canal de televisión Cuatro, tenemos un serio debate sobre la idoneidad de la forma de abordar la información sobre vacunas, y suponemos que lo mismo ocurre con otros temas. En este caso concreto, como científicos y profesionales de la salud, nos cuesta afrontar el tema de forma igualitaria, en el que el esoterismo, o la simple opinión, y la ciencia se presentan al mismo nivel. No con ello queremos dejar de abordar los problemas que puedan existir con determinadas vacunas tanto por sus posibles efectos secundarios posibles o por la aceptación por el público. Cada vez es más habitual que los pacientes deseen estar bien informados para adoptar decisiones sobre su salud y, a este respecto, la existencia de internet ha supuesto un cambio fundamental.

La comunicación en vacunas ha tenido consecuencias devastadoras en ocasiones, como la gestión mediática sobre el fallecimiento del niño de Olot por difteria el año pasado, enfermedad que no ocurría en España desde hace más de 20 años. Este y otros casos llevan a entidades relevantes como la Organización Mundial de la Salud (OMS) o el Centro Europeo para el Control de Enfermedades ( ECDC por sus siglas en inglés) a elaborar rigurosos manuales sobre comunicación en vacunas.

El fallecimiento de Donald Henderson, padre de la erradicación de la viruela, nos recuerda como una vacuna tan denostada desde su primera aplicación, fue la responsable de la desaparición de una enfermedad que se cobró cientos de miles de vidas hasta su total desaparición y pone sobre el tapete el debate en el que estamos.

Creemos que una información veraz, adaptada a las costumbres y creencias de cada región puede facilitar el conocimiento real de la ciencia, en este caso de las vacunas, y colaborar en mantener y mejorar la salud de la población. Existen innumerables personas, entregadas hasta límites insospechados tanto en el aspecto personal como profesional, para destruir de un plumazo, y en este caso nunca mejor dicho, esa labor que va desde el laboratorio a los resultados en salud. Debemos ser conscientes del poder de la información, pero todavía más del poder de la información equívoca y no contrastada, o simplemente de titulares fáciles no reflexionados.

Por ello, es cada vez más relevante una formación adecuada de los periodistas en cuanto a ciencia y de los científicos y profesionales sanitarios en comunicación, siendo conveniente establecer asesorías mutuas para de esa manera lograr el máximo impacto de una de las medidas más exitosas de la salud pública en toda su historia.

Un afectuoso saludo

Dra. María José Álvarez Pasquín, directora Vacunas.org

 

Bibliografía

World Health Organization. Regional Office for Europe. Vaccine safety events: managing the communication response. Disponible en: enlace

Centers for Disease Control and Prevention. Communication toolkit on immunization. Disponible en: enlace

Centers for Disease Control and Prevention. Communication toolkit for healthcare workers:  the importance of immunisation and the prevention of vaccine-preventable diseases (2015)   – Disponible en: enlace

Centers for Disease Control and Prevention Translation is not enough: cultural adaptation of health communication materials. Disponible en: enlace

World Health Organization. Vaccine safety communication. Disponible en: enlace

Propuesta sobre conocimientos en Vacunología para los estudios universitarios de la AEV: un paso más allá

12/08/2016

La vacunación es una de las intervenciones sanitarias que más influencia tiene en la salud de la población. Continúa siendo el profesional sanitario la fuiente más importante de información en lo que concierne a vacunación y seguridad vacunal, por lo que médicos, enfermería, matronas y otros profesionales sanitarios deben de ser formados adecuadamente para ello.
En 2007, en el contexto del proyecto europeo Vaccine Safety, Attitudes, Training and Communication (VACSATC), se monitorizó en siete países diferentes a través de encuestas tanto a estudiantes y profesores de las distintas carreras de ciencias de la salud los currículo de formación en cuanto a Vacunología con el objeto de testar la situación en cuanto a aprendizaje de conocimientos, habilidades y competencias. En todos los países se objetivó un aprendizaje diseminado y disperso a lo largo de los estudios, identificándose vacíos respecto a seguridad vacunal, comunicación con los pacientes y padres, argumentos para contrarrestar las críticas a las vacunas en el contexto científico y habilidades prácticas(1).
Por ello, es conveniente que las profesiones sanitarias en cualquiera de sus ámbitos (enfermería, medicina, farmacia, etc.) incluyan en su currículo formación en vacunas, tanto en la etapa docente universitaria como en la formación postgrado, mediante un programa acorde con las necesidades actuales tanto a nivel Asistencial cómo en el campo de la Salud Pública. Así, la Asociación Española de Vacunología realiza una propuesta sobre conocimientos y competencias en vacunas de los estudiantes de ciencias de la salud.

[más información]

(1) Vorsters ATack SHendrickx GVladimirova NBonanni PPistol AMetlicar TPasquin MJMayer MAAronsson BHeijbel HVan Damme P. A summer school on vaccinology: Responding to identified gaps in pre-service immunisation training of future health care workers.Vaccine. 2010 Feb 25;28(9):2053-9. doi: 10.1016/j.vaccine.2009.12.033. Epub 2009 Dec 25.

Del éxito de las vacunas y de la pérdida del Dr. Castellsague

16/06/2016

Del éxito de las vacunas y de la pérdida del Dr. Castellsague

La revista The Lancet divulga una reflexión sobre cómo a medida que las vacunas ejercen su efecto protector con la reducción en la incidencia de una serie de enfermedades infantiles graves e incluso mortales, por lo que cada vez, paradójicamente, es más difícil convencer a los padres de la necesidad de vacunar a sus hijos, porque no han conocido dichas patologías, como la polio, les suena el sarampión, conocen las paperas y especialmente la varicela. Con todo, son hitos recientes del éxito de las vacunas el hecho de que el tétanos materno y neonatal se ha eliminado del sudeste de Asia, status que se ha hecho oficial cuando la última bolsa de tétanos en Indonesia alcanzó los objetivos propuestos número de casos a menos de 1 por 1000 nacidos vivos y junto a la región Europea, es la segunda en alcanzar este logro. Además, La Comisión Europea de Certificación de la eliminación de rubeola y sarampión de la OMS ha anunciado que en el periodo 2012-2014, la República de Irlanda ha eliminado la rubeola aunque el sarampión sigue endémico. Sin embargo, Mark Honigsbaum, advierte que los “evidentes beneficios” de la vacunación no han tenido como resultado mayores niveles de comprensión científica en la población ni en los profesionales, sino que a los padres les preocupa son los remotos, y muchas veces faltos de pruebas, riesgos de la vacunación, y no el hecho de que cerca de uno de cada mil casos de sarampión desencadena encefalitis, que puede ser mortal e invalidante.

Para mejorar las coberturas vacunales, que es el elemento clave para el éxito y coincidiendo con la puesta en marcha del nuevo calendario vacunal para inmunizar a menores en 2016, la Consejería de Salud de Andalucía ha mejorado, dentro de su Plan de Vacunaciones de Andalucía (PVA), el sistema informático de gestión y de control de vacunación, el denominado ‘módulo de vacunas de Diraya’, que integra el control y la gestión de las vacunas en la historia digital de salud del ciudadano. La actualización tecnológica y funcional desarrollada permite la integración de esta herramienta en la historia digital de salud del ciudadano, lo que supone el acceso directo a esta información desde cualquier nivel asistencial del sistema sanitario público de Andalucía.

Además existen herramientas novedosas de apoyo al profesional como Vacunas 3.0 que es una aplicación móvil que informa sobre todo lo relacionado con la vacunación infantil, las vacunas para adultos, las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría, la Organización Mundial de la Salud (OMS), las diferentes Comunidades Autónomas y también Sanidad Exterior, en lo que se refiere a profilaxis indicada para viajar a otros países con la máxima protección. Otra innovación importante para un país montañoso y escarpado como Ruanda el proyecto piloto para que drones trasladen y entreguen, en sectores remotos de ese país, bolsas de sangre y tratamientos contra la rabia, un plan que podría replicarse en otros territorios. Las autoridades han alcanzado un acuerdo con la GAVI , la Alianza para las Vacunas; así como con la empresa de entregas UPS y la compañía de robótica Zipline, con el fin de poner en marcha el plan de usar drones para distribuir insumos médicos.

Para cerrar este editorial desafortunadamente tenemos que rendir homenaje al profesor Xavier Castellsague, al que solo tuve la ocasión de conocer en persona en una ocasión, quedándome impresionada por su cercanía. Como dice el Dr. Bayas, su dedicación al conocimiento de la epidemiología y prevención de las patologías asociadas al VPH, ha contribuido poderosamente a posicionar al Institut Català d’Oncologia (ICO) en un papel internacional de vanguardia. Como Asociación Española de Vacunología, como profesionales de la Medicina y Enfermería y como ciudadanos de este país, donde cuesta tanto la investigación, lamentamos profundamente su pérdida.

Dra. María José Álvarez Pasquín.

Directora Vacunas.org

 

 

Socios de Honor

3/05/2016

VIII CONGRESO – 2015 – CORDOBA

jose-gonzalez-hachero
Dr. José Gonzalez Hachero

VII CONGRESO – 2013 – CACERES


Dr. José María Bayas Rodriguez

VI CONGRESO – 2011 – SANTIAGO DE COMPOSTELA


Dr. Josep María Corretger Rauet

V CONGRESO – 2009 – PAMPLONA


Dr. José Antonio Navarro Alonso

IV SIMPOSIO – 2008 – LOGROÑO


Prof. Javier de Aristegui Fernández

II CONGRESO – 2003 – GRAN CANARIA


Prof. Francisco Calbo Torrecillas

Dr. José Brea

Dr. Amando Martín

I CONGRESO – 2001 – CADIZ


Prof. Gregory Poland

Prof. Stanley Plotkin

Dr. Michiaki Takahashi

Prof. Juan del Rey Calero

Dr. Abiel Mascareñas

Vacunas para todos, una nueva y renovada web para todos

24/04/2016

La nueva web de la AEV ha logrado ponerse en marcha gracias a la colaboración de muchas personas, un verdadero trabajo en red, que ha llevado a buen puerto todo el proyecto. Por supuesto, quedan aspectos y contenidos por remozar, pero el trabajo se hace andando.

Esto ha supuesto un primer cambio filosófico, el proceso de transparencia conocido por todos y que queda reflejado en el ESPACIO AEV/FEV, cada vez más demandado por la sociedad y por la propia OMS, y más, a nosotros como participantes en su Red de Seguridad Vacunal , nacido para dar información fiable, de calidad y en comunidad a todos los agentes implicados en el mundo de la Vacunología.

En segundo lugar, tras lo que intuíamos y con los datos que teníamos, se realizó un estudio, presentado en Córdoba como comunicación (muy buen ambiente y un alto contenido científico). En él se constataba que éramos una web importante, pero que el 80% de nuestros visitantes se marchaban inmediatamente (rebote) por no encontrar la información demandada. Para ello, hemos diseñado una web con un buscador especializado VOOVLE, centro de la web como las vacunas mismas.

En complementariedad con otras páginas web de la Red de Seguridad Vacunal de la OMS, hemos trabajado un lenguaje, que pretende ser un lenguaje para público culto y/ o científico, con apartados de más interés para profesionales. ¿Por qué? Porque se complementa con otras páginas existentes (trabajo en comunidad) .Además en nuestro país, las personas más reticentes con las vacunas son personas de buen nivel cultural que demandan una información contrastada y en profundidad.

Intentamos que la información sea fácil de encontrar y escalonada que se ha visto que potencia el conocimiento y convencimiento de padres expuestos a distintas informaciones sobre vacunas y la decisión de vacunar a sus hijos. Además, queremos trabajar en la línea de investigación de comunicación y vacunas a fin de evaluar nuestro trabajo.

Con todo ello, esperamos que esta web sea útil para todos y con un alto nivel de credibilidad. No hemos escatimado en cifras y ejemplos para describir los beneficios y riesgos tanto de las vacunas como de las enfermedades de las que nos protegen, si bien no siempre al 100%, pero con un balance muy positivo para las primeras.

Para un futuro inmediato, y coincidiendo con el 400 aniversario de la muerte de Miguel de Saavedra, nos gustaría lanzar un concepto, nacido hace un par de años, de hermandad en prevención y lengua que podría llamarse “Vacunas Cervantes”. La idea es agruparnos en ese esfuerzo común de información en la red y lanzamos ya esta invitación a todos los países de Latinoamérica, para en el futuro poder estar todos bajo el mismo paraguas de la OMS. Ofrecemos nuestra experiencia y nuestro portal para poder poner un mapa de países de habla española donde fueran floreciendo webs acreditadas por la OMS.

Observadla, consultadla, enriquecedla y esperamos vuestras aportaciones y sugerencias para que tengamos la mejor plataforma y ventana abierta a todo el planeta por un mundo mejor donde las vacunas tengan el lugar que tienen que tener, .por encima de controversias y discusiones inútiles y vacunas y en beneficio de lo que más lo necesitan.

Para cerrar, o puedo por menos que reflexionar sobre la situación de los refugiados que no terminan de encontrar lugar donde cobijarse. Médicos sin Fronteras realiza una labor encomiable participando en muchas actividades y no les ha quedado ajena la campaña de vacunación en l campo de Calais en el contexto de un brote de sarampión. Más en esta semana en la que se pretende concienciar sobre cerrar las brechas de inmunización. Colaboremos todos.

¡Feliz Semana Europea e internacional de Vacunación!

¡Bienvenidos a la nueva Vacunas.org!

Un afectuoso saludo

Dra. María José Álvarez Pasquin

Directora Vacunas.org

 

Misión, visión y valores de la AEV

24/04/2016

La “Asociación Española de Vacunología” (A.E.V.), es una Asociación Científica sin ánimo de lucro. Como asociación sanitaria dedicada a la vacunología, multidisciplinar e independiente, apuesta convencida por la transparencia, facilitando el acceso a toda la información referida a la Asociación (científica, de actividades y económica) en sus medios oficiales de difusión y comunicación.

MISIÓN

Proteger a las personas y mejorar la salud de la población fomentando el uso idóneo de las vacunas para la prevención de enfermedades infecciosas, contribuyendo con ello a una mayor esperanza y calidad de vida.

VISIÓN

  • Ser una Sociedad Científica líder en el campo de la vacunología.

  • Organizar, patrocinar y promover actividades científicas con el fin de difundir los avances científicos y actualizar los conocimientos en Vacunología.

  • Fomentar y cooperar en la investigación en Vacunología.

  • Revisar de forma continuada los criterios (médicos, clínicos, epidemiológicos, de investigación inmunobiológica y de análisis coste-beneficio) sobre los que fundamentar una opinión crítica y útil para un uso racional de las vacunas.

  • Difundir los Programas de Vacunación recomendados por las Autoridades Sanitarias para contribuir al mantenimiento y mejorar las coberturas. Fomentar la evaluación de los mismos y estimular la Farmacovigilancia.

  • Promover los conocimientos sobre vacunas tanto entre los sanitarios como en la sociedad en general.

  • Sensibilizar sobre la importancia de la vacunación correcta a los agentes sociales (políticos, medios de comunicación, población general) teniendo presente las competencias de las diferentes Administraciones Públicas.

  • Trabajar con las administraciones públicas y otros organismos en la toma de decisiones en materia de vacunología.

  • Cooperar en aquellos Programas de Divulgación Sanitaria e Información y Educación para la Salud (EPS) en los que puedan someterse a debate temas sobre vacunas de interés social, científico o periodístico.

  • Realizar Publicaciones (impresas, digitales, Web, etc.), convocar becas o ayudas para estudios de investigación nacional y extranjeros, organizar Premios, Cursos o Seminarios, o cualquier otra actuación conducente a materializar los puntos anteriores.

VALORES

  • Competencia profesional.

  • Compromiso con la sociedad.

  • Innovación.

  • Transparencia.

  • Utilidad pública.

  • Actuación ética ante el mundo sanitario y la sociedad

Declaración de Utilidad Pública de la AEV

6/11/2015

La Asociación Española de Vacunología (AEV), en cumplimiento de sus Estatutos aprobados en Asamblea General Extraordinaria celebrada en Murcia el día 14 de noviembre de 2014 (Artículo 1º), está desarrollando el proceso de solicitud, ante el Registro de Asociaciones del Ministerio del Interior, de la declaración de Utilidad Pública.

La declaración de Utilidad Pública, viene a suponer, además de un reconocimiento social de la labor de la entidad, la posibilidad de acogerse a una serie de beneficios fiscales y la capacidad de utilizar la mención “declarada de Utilidad Pública“.

Requisitos

Para la obtención de la declaración de Utilidad Pública se establecen una serie de requisitos en el Artículo 32 de la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación:

  • Que sus fines estatutarios tiendan a promover el interés general y sean de carácter cívico, educativo, científico, cultural, deportivo, sanitario, de promoción de los valores constitucionales, de promoción de los derechos humanos, de asistencia social, de cooperación para el desarrollo, de promoción de la mujer, de protección de la infancia, de fomento de la igualdad de oportunidades y de la tolerancia, de defensa del medio ambiente, de fomento de la economía social o de la investigación, de promoción del voluntariado social, de defensa de consumidores y usuarios, de promoción y atención a las personas en riesgo de exclusión por razones físicas, sociales, económicas o culturales, y cualesquiera otros de similar naturaleza.
  • Que su actividad no esté restringida exclusivamente a beneficiar a sus asociados.
  • Que los miembros de los órganos de representación que perciban retribuciones no lo hagan con cargo a fondos y subvenciones públicas (no obstante, en los términos y condiciones que se determinen en los Estatutos, los mismos podrán recibir una retribución adecuada por la realización de servicios diferentes a las funciones que les corresponden como miembros del órgano de representación).
  • Que cuenten con los medios personales y materiales adecuados y con la organización idónea para garantizar el cumplimiento de los fines estatutarios.
  • Que se encuentren constituidas, inscritas en el Registro correspondiente, en funcionamiento y dando cumplimiento efectivo a sus fines estatutarios, ininterrumpidamente y concurriendo todos requisitos, al menos durante los dos años inmediatamente anteriores a la presentación de la solicitud.

Derechos de las Asociaciones declaradas de Utilidad Pública

Las asociaciones declaradas de utilidad pública tendrán los siguientes derechos:

  • Usar la mención «Declarada de Utilidad Pública» en toda clase de documentos, a continuación de su denominación.
  • Disfrutar de las exenciones y beneficios fiscales que las leyes reconozcan a favor de las mismas (apartado específico del Impuesto de Sociedades).
  • Disfrutar de beneficios económicos que las leyes establezcan a favor de las mismas (normalmente ayudas y subvenciones específicas).
  • Asistencia jurídica gratuita.
  • Los establecidos por las Comunidades Autónomas a las asociaciones que principalmente desarrollen sus funciones en su ámbito territorial, conforme al procedimiento que las propias Comunidades Autónomas determinen y con respeto a su propio ámbito de competencias.

Obligaciones de las Asociaciones declaradas de Utilidad Pública

Las asociaciones de utilidad pública deberán:

  • Rendir las cuentas anuales del ejercicio anterior en el plazo de los seis meses siguientes a su finalización.
  • Presentar una memoria descriptiva de las actividades realizadas durante el ejercicio ante el organismo encargado de verificar su constitución y de efectuar su inscripción en el Registro correspondiente, en el que quedarán depositadas.
  • Facilitar a las Administraciones públicas los informes que éstas les requieran, en relación con las actividades realizadas en cumplimiento de sus fines.

 

 

Carta del director – Octubre 2015

29/10/2015

dr-amos sept 2015A pesar de que para muchos colegas, todo esto de la varicela, su vacuna y otras fiestas de guardar, constituye un verdadero culebrón, para mi hay un fondo literario más profundo, próximo al realismo mágico. Estudiando el problema, no puedo dejar de pensar en aquella magnífica obra de García Márquez, “Crónica de una muerte anunciada“. Reflexionen, los hermanos Vicario queriendo matar a Santiago Naser por haber mancillado el honor, léase virginidad, de su hermana Ángela. Todo el mundo conoce este propósito, y nadie hace, o puede hacer, nada para evitar que se cumpla. Coloquen a la enfermedad de la varicela, la vacuna, la salud pública, las sociedades científicas etc. en los roles anteriores que ustedes, según sus criterios, estimen oportuno, y ya tenemos el drama.

Aunque sea difícil de comprender, en los últimos meses el gran debate sobre la salud pública en nuestro país ha estado centrado en, ésta vacuna si, está vacuna no. Y además, como componente extraordinario se ha conseguido una polarización drámatica entre los sanitarios, con un discurso que en ocasiones se desarrolla con insultos al discrepante, mucha opinión personal, escaso contenido científico, y usándose los medios de comunicación como elementos de expansión de las posturas. Más que científico, parece que nos encontremos ante un debate político, en el que se copia el “Y tu más“, que tanto desapego ha producido entra la ciudadanía y los profesionales de esa actividad. Y honestamente creo, que a pesar de los gritos, ni unos sanitarios son prescriptores compulsivos a sueldo de Darth Vader, ni otros, talibanes inconscientes, tontos útiles de los antivacunas. El que un pediatra quiera que el niño que tiene delante, y al que cuida desde que nació, no padezca una varicela, no lo convierte en un ser que desprecia la salud pública. Y cuando un salubrista pide profundidad en el conocimiento epidemiológico de la enfermedad a evitar, no está en contra de la salud individual. El drama, el gran drama estriba en que estas visiones individuales y poblacionales de la salud y la enfermedad, no dispongan de foros en los que sentarse a reflexionar conjuntamente con prudencia y sosiego, buscando espacios de complicidad y consenso que permitan eliminar el territorio de crispación que se ha generado. Si no logramos abrir este debate, y en los ámbitos adecuados, pierden las vacunas en su conjunto.

Así, vivimos momentos en los que se llega a situaciones tan curiosas como las de pedir la supresión de una vacuna de las políticas públicas, no en función a informes científicos rigurosos y publicados en revistas de impacto que así lo aconsejen, sino a través de una recogida de firmas, a refrendar en una plataforma creada al efecto, cuya existencia es amplificada en determinados foros, algunos bañados de esoterismo, gotas de santería, y dos velas negras.

Y, ¿por qué ocurre todo esto?, ¿dónde podemos localizar el origen del novelón de la varicela?, Posiblemente acertaremos al situarlo en el momento en el que el anterior equipo ministerial decidió sacar la vacuna frente a esta enfermedad de la venta libre en farmacias. Esta actuación se llevó a cabo sin avisar a las Comunidades Autónomas, sin un informe que la justificara, y sin explicar a los profesionales el porqué de la medida. En los primeros momentos, se generó en los sanitarios y en la ciudadanía una lógica inseguridad. ¿Por qué la han retirado? ¿Produce daños?. Posteriormente, se pasó de la preocupación al cabreo. Pero bueno ¿por que demonios me impiden vacunar a mis hijos? ¿ Por que no me dejan recetarla?. Y así, poco a poco, se fueron creando las condiciones necesarias para que se desarrollara la tormenta perfecta.

En este contexto, llega al Ministerio un nuevo equipo, que en poco tiempo se muestra hastiado de una situación excesivamente tensionada. No es necesario ser un genio, para ser consciente de que tratar de actuar sobre esa realidad suponía:

a) Dejar todo como estaba, aguantar el chaparrón y que el sol salga por Antequera.

b) Que la vacuna vuelva a las farmacias, y donde dije digo, digo Diego o viceversa. Y ya justificaremos ese quita y pon,

c) Que la vacuna se incorpore a las pautas de primovacunación. Es decir, que se generalice al resto del estado, lo que ya se está llevando a cabo en Navarra, Ceuta y Melilla.

Supongo, que deseando un mayor conocimiento de lo que piensa el sector, el Ministerio pide la opinión de dos sociedades científicas. Y vuelve a armarse el Belén. En determinados foros se cuestiona la aportación de esas Sociedades, pero cuidado, sin conocerse los documentos presentados por las mismas Yo, independientemente de mis afinidades personales, no creo sensato opinar sobre lo que desconozco, por eso no voy a decir nada del documento presentado por la Asociación Española de Pediatría, pero evidentemente, si voy a comentar algo del de la Asociación Española de Vacunología. En el mismo, se desarrolla una revisión del estado actual de los interrogantes epidemiológicos que existen acerca de la incorporación de esta vacuna a las pautas de primovacunación. También evalúa que decisión podría contribuir en mayor grado a la normalización de una situación complicada, que además fuera coherente con lo planteado por el órgano técnico de la Ponencia de Programas y Registros de Vacunaciones, y a su vez, permitiera generar un incremento en la oferta de servicios en salud pública. Se termina subrayando, la necesidad de que las condiciones económicas del país y los criterios de coste efectividad, justifiquen y permitan la medida. No parece que sea un planteamiento irracional y radical.

En el debate surge también, y curiosamente como argumentos a favor y en contra de la medida, la comparación con lo que, al respecto se hace en otros países. A favor, los referentes de USA, Canadá, Australia que si primovacunan de varicela, frente al modelo de varios países europeos como Reino Unido, Francia, etc, que no lo hacen.. Y francamente, ¿son similares los comportamientos epidemiológicos de la enfermedad en todos ellos?. Aparentemente, en los países desarrollados si. Pero, resulta que los sistemas de financiación de la oferta vacunal son diferentes, y esto implica que dificilmente se puedan realizar comparaciones. Y es que, si en unos países la financiación de las vacunas es pública llegará a casi todo el mundo, y si no lo es, llegará a quien pueda pagarla. En el otro polo, si usamos como referencia, por ejemplo, el modelo inglés, tenemos que en el Reino Unido no inmunizan frente a la varicela a los niños, pero si lo hacen frente al Rotavirus y Meningitis B. Ya que nos fijamos en la onda inglesa, ¿debemos vacunar también frente a esas enfermedades?. Dejemos este tipo de comparativas solamente para evaluar la seguridad y el impacto de la vacuna en los ámbitos epidemiológicos similares al nuestro, y no como líneas argumentales a favor o en contra de la inmunización

Dos notas finales. Quizás fuera razonable pedir, que cuando se dice no a una oferta en salud pública, se plantee paralelamente una alternativa justificada y razonada de intervención. Si no, corremos el riesgo de plagiar el discurso de determinados partidos, tristemente caracterizado por un ¡NO! rotundo a casi todo. Si planteamos que no, al menos que haya un SI, a favor de… algo.

Y una última cuestión, ¿habría que escuchar a la ciudadanía?, ¿deberíamos oír su voz?. ¿ Que piensa la población sobre este tema de la varicela?.

Las vacunas representan el 1 o 1,5% del gasto farmacéutico. Sin embargo, ocupan la mayoría del debate mediático en materias de salud pública. Además, con discursos enfrentados y cargados de vehemencia. Y siendo dura, muy dura la lluvia al caer, que cantaría Dylan, al menos, deberíamos ser capaces de consolidar espacios de encuentro, en los que, desde el respeto, seamos capaces de hacer algo tan simple como escuchar. Lo necesita la credibilidad del sistema

 

Dr. Amós García Rojas
Médico Epidemiológo
Presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV)

 

 

 

pdfDescargar Editorial en formato pdf

 

Artículos relacionados

image_pdfimage_print
1 2 3 9

Subir al menú