image_pdfimage_print

Vaccines against respiratory sincitial virus: the time has come

16/01/2017

Englund J, Chu H. J Infect Dis 2017;215:4-7

Comentario editorial de dos expertas en la profilaxis frente al virus respiratorio sincitial (VRS), a propósito de la publicación de resultados de fase I de una vacuna de GlaxoSmithKline, constituida por proteína F recombinante y ensayada en adultos de 18 a 44 años, en el que recuerdan en primer lugar que este virus es la causa más importante de enfermedad respiratoria en los lactantes en todo el mundo al ser responsable de bronquiolitis en niños y de cuadros clínicos indistinguibles de la gripe en ancianos e inmunodeprimidos. Abordan también los intentos previos de vacunación con el virus inactivado con formalina que se suspendieron por efectos letales y los avances que han supuesto la inmunoglobulina policlonal y los anticuerpos monoclonales humanizados. Estos últimos han permitido la aparición de estrategias preventivas innovadoras basadas en el incremento en la producción de anticuerpos por parte de los vacunados mediante vacunas que contienen la proteína F del VRS. Este hecho se traduce en el espectacular incremento de experiencias con vacunas en desarrollo que han pasado de unas cuantas en 2004 a más de 60 en el año 2016. Insisten en que para mantener este ritmo y poder disponer en breve de una buena vacuna es imperativo que los clínicos, los salubristas, los laboratorios y los educadores médicos aumenten su concienciación y su conocimiento de este virus.

[más información]

Artículos relacionados

An assessment of the cocooning strategy for preventing infant pertussis – United States, 2011

16/01/2017

Blain A, Lewis M, Banerjee E, Liko J, McGuire S, Selvage et al. Clin Infect Dis 2016;63(S4):S221-S226

Dado que el ACIP norteamericano recomendó en 2006 la estrategia del cocooning para evitar, al menos en parte, la tosferina en lactantes pequeños, los autores llevan a cabo un estudio de casos y controles entre enero de 2011 y diciembre del mismo año con los casos en menores de dos meses identificados mediante el Emerging Infections Program Network. Por cada caso reclutaron tres controles apareados nacidos en el mismo hospital y se entrevistó telefónicamente a los contactos adultos o padres de contactos menores de 18 años. Los casos ascendieron a 42 y los controles a 154. De los lactantes participantes se identificaron 859 contactos estrechos (600 adultos y 259 no adultos), con una media de 5.2 contactos identificados por caso y de 4.1 contactos identificados por cada uno de los controles. Se enrolaron el 64.5% de los contactos (371 adultos y 183 no adultos), de los que 119 contactos adultos (32.1%) había recibido la vacuna Tdap. La proporción de adultos contactos vacunados fue similar entre los casos y los controles. De los 600 adultos identificados había 172 candidatos a formar parte como cocoons y 71 (41.3%) de éstos 71 fueron enrolados y 9 estaban vacunados con Tdap. El 43.7%de los potenciales cocoon enrolados no tenían miembros adultos con dosis recibidas verificables de vacuna. La proporción de bien vacunados entre los casos (4.8%) y los controles (10.0%) fue similar (p=0.43). Los autores piensan que las bajas coberturas de vacunación en los adultos contactos refuerza la dificultad de implantar la estrategia del cocooning y enfatizan en la importancia de la vacunación durante el embarazo para evitar la tosferina del lactante pequeñito.

[más información]

Artículos relacionados

Sustained effectiveness of the maternal pertussis immunization program in England 3 years following introduction

16/01/2017

Amirthalingam G, Campbell H, Ribeiro S, Fry N, Ramsay M, Miller E et al. Clin Infect Dis 2016;63(S4):S236-S243

Al año de introducida en embarazadas (2012) la vacuna frente a la tosferina de cinco componentes en gestantes del Reino Unido, los autores, de la Immunisation Department de ese país, reevalúan la medida, proporcionan las primeras estimaciones de la efectividad de las vacunas de tres y cinco componentes y el impacto potencial del blunting en la enfermedad clínica. La cobertura del programa tras el primer año se ha mantenido a lo largo de los dos siguientes, encontrándose entre el 50% y el 62% entre enero de 2013 y diciembre de 2015 (sistema Immform) y entre el 60% y el 70% entre octubre 2012 y agosto 2015, según época del año (sistema Clinical Practice Research Datalink). La mayoría de las embarazadas recibieron la vacuna al menos ocho semanas antes del parto. Los casos en menores de tres meses y de 3 a 5 fueron ligeramente menores en 2015 en relación a los tres años previos a la medida. Fallecieron 16 niños entre 2013 y 2015 y de ellos, en 14 la madre no había sido vacunada. De 243 casos de enfermedad, de los que 35 lo eran de madres vacunadas, proporciona una efectividad del 91% (88-94) en los menores de tres meses y del 90% (86-93) en los menores de dos meses. Esta efectividad fue del 91% en niños cuyas madres recibieron la vacuna al menos 4 semanas antes del parto (88%-94%) o bien de 1 a 3 (80%-96%). No se observaron diferencias significativas entre el uso de vacunas de tres o cinco componentes. En cuanto a la interferencia de la vacuna materna y la del lactante a los dos meses, la primera dosis de vacuna protege adicionalmente frente a la tosferina (EV: 82%. IC 95%: 65-91), lo que significa que la protección adicional de la dosis materna se mantiene en los lactantes que han recibido la primera dosis de las series primarias, y con la segunda decrece al 69% (86-90) y no se observa protección adicional de la vacunación materna tras la tercera dosis del lactante, aunque con pequeños números. En cualquier caso no encontraron evidencias de mayor riesgo de tosferina en los niños de madres vacunadas. No obstante, y dados los números pequeños, este asunto requiere de evaluaciones periódicas.

[más información]

Artículos relacionados

Vaccination program against HPV in women with excisional treatment due to preneoplasic cervical lesions in the Region of Murcia: results of the first year

16/01/2017

Pérez-Martín J, Navarro-Alonso J, Cayuela-Fuentes J, Bernal González P. Clin Res Infect Dis 2016;3:1031

Estudio realizado en la Región de Murcia cuyo objetivo es el de describir las características sociales y sanitarias, la aceptación y tolerancia del programa de vacunación frente al virus del papiloma humano en mujeres que han sufrido un proceso excisional del cuello uterino por lesiones preneoplásicas. El programa se inició en abril 2014 y se describen los datos más relevantes transcurrido un año desde su implantación. 200 mujeres cumplían criterios para recibir la vacuna con carácter gratuito de las que 170 (85%) completaron el esquema de vacunación con Cervarix. Los genotipos más frecuentemente detectados fueron el 16 (63.5%), el 31 (13.9%) y el 33 (7.7%). El 53% de las mujeres que acudieron a los tres centros sanitarios regionales habilitados para prescribir la vacuna, habían sufrido una conización por CIN3, el 43% CIN2 y el 4% tenían carcinoma in situ. El 65% de las mujeres encuestadas telefónicamente tras la recepción de las tres dosis declararon no haber tenido ningún efecto adverso postvacunal grave. Respecto a los leves, los más comunes reportados fueron dolor local e inflamación. Los autores concluyen que la implantación del programa ha sido muy satisfactoria con una compliance del 85%. Esperan una protección directa e indirecta frente a reinfecciones y/o reactivaciones por genotipos de alto riesgo.

[más información]

Artículos relacionados

Rotavirus, vaccine failure or diagnostic error?

16/01/2017

Lopez Lacort M, Collado S, Diez Gandía A, Diez Domingo J. Vaccine 2016;34:5912-5915

Para el diagnóstico de la infección por rotavirus se suele utilizar en España un test simple, barato y fácilmente reproducible que detecta la presencia del antígeno VP6 (proteína mayor de la cápsula intermedia), inmunocromatografía (ICG). La sensibilidad y su especificidad varían según las distintas marcas comerciales, y aunque según los prospectos tienen alta sensibilidad y especificidad, los intervalos de confianza son amplios pudiendo llegar hasta un 50%. Estos hechos implican que en ambientes con baja prevalencia (por uso de vacunas) los tests pueden dar un alto número de diagnósticos falsos positivos. Los autores se plantean estimar su validez en niños vacunados en la Comunidad Valenciana a los que se les diagnostica con ICG pero no se confirman los resultados con PCR. Utilizaron los registros poblacionales para identificar los test realizados entre enero de 2008 y junio de 2012 en niños menores de 37 meses. Se enlazaron varias fuentes mediante un número único de identificación para conocer datos de hospitalización y de vacunación, para calcular el valor predictivo positivo (VPP) del ICG. Los test válidos fueron 48.833 de los que 9.429 fueron en niños vacunados, y de ellos 3.963 se realizaron en la estación de circulación del virus. La prevalencia de resultados positivos osciló entre 2.9% y 21.4% según si correspondían a hospitalizados y de la estación. El valor del VPP también varió entre 27.1% y 84.6% al estratificar por estos dos parámetros. Con carácter general se calculó que aproximadamente 267 de 520 muestras positivas (51.3%) en niños vacunados correspondían a falsos positivos. Concluyen que la gran cantidad de éstos se deben a un número excesivo de pruebas en vacunados y fuera de temporada, y que si se interpretan como falsos positivos pueden causar una pérdida de confianza en la vacuna y unas estimaciones inferiores de la efectividad de la vacuna.

[más información]

Artículos relacionados

Effect of Tdap when administered before, with or after the 13-valent pneumococcal conjugate vaccine (coadministered with the quadrivalent meningococcal conjugate vaccine) in adults: a randomised controlled trial

11/01/2017

Tashani M, Alfelali M, Barasheed O, Alqahtani A, Wong M, Rashid H et al. Vaccine 2016;34:5929-5937

Debido a que la coadministración de vacunas tiene el potencial de alterar la respuesta inmune y que se dispone de evidencias que apuntan que una vacunación previa con Td puede potenciar o disminuir las respuestas a las vacunas conjugadas frente a gérmenes capsulados, los autores diseñan un ensayo clínico controlado con sujetos australianos antes de ir al peregrinaje al Hajj en 2014, para conocer la inmunogenicidad y tolerancia de la vacunación simultánea o separada. Agrupan a los voluntarios en tres grupos: 1) Tdap de 3 a 4 semanas antes de PnC13 y MenACWY (CRM), 2) recepción de las tres vacunas en el mismo acto, y 3) PnC13 + MenACWY 3 a 4 semanas antes de Tdap. Las muestras sanguíneas se analizaron para ELISA (dT) y OPA (PnC13). Dispusieron de 111 participantes de entre 18 y 64 años (media: 40) y no se apreciaron diferencias significativas entre los tres grupos respecto a los títulos OPA>1:8. En cuanto al primer grupo comparado con los otros dos, tuvo mayor número de sujetos, significativamente, con incrementos superiores a 4 veces para el tipo 3 y menores títulos para seis serotipos (3, 5, 18C, 4, 19A y 9V). El grupo 3 tuvo mayor título de anticuerpos frente a difteria antes de Tdap pero sin diferencias tras su administración. Los títulos frente a tétanos no variaron significativamente entre los tres grupos. La tolerancia y seguridad fue similar entre los tres. Los autores concluyen que la vacunación con Tdap 3-4 semanas antes de la administración de PnC13 y MenACYW reduce significativamente la respuesta inmune funcional a seis serotipos contenidos en la antineumocócica conjugada de trece serotipos.

[más información]

Artículos relacionados

Impact of pharmacist administration of influenza vaccines on uptake in Canada

11/01/2017

Buchan S, Rosella L, Finkelstein M, Juurlink D, Isenor J, Marra F et al. CMAJ First published August 8, 2016.

A la vista de que varias provincias canadienses han implantado políticas de vacunación en oficinas comunitarias de farmacia para mejorar las coberturas de vacunación, se examina el impacto de dichas políticas en la captación para la vacunación antigripal estacional. Recopilan datos de 2007 a 2014 para estimar mediante una encuesta transversal (telefónica o entrevistas personales) la ratio de la prevalencia para la asociación entre la existencia de una política vacunal en farmacias y la captación individual. Dispusieron de una muestra para análisis de 481.526 de los que el 28.8% de los respondedores reportaron haber recibido en los doce meses previos a la encuesta. La proporción fue ligeramente superior en las provincias con políticas de farmacia (30.4% vs 28.2%). Tras ajustar por factores de confusión potenciales, siguió siendo superior (ratio de prevalencia ajustada: 1.05. IC 95%: 1.02-1.08). No se encontró asociación significativa entre ambos grupos con la edad, condiciones médicas subyacentes o ingresos económicos. La vacunación se asoció positivamente con mayor edad (>50 años), sexo femenino, altos ingresos, estado civil y tener un hijo menor de cinco años, entre otros. Los autores concluyen que sus resultados sugieren un escaso impacto de la vacunación antigripal en farmacias, al menos durante los primeros años tras la implantación de la medida. Los sujetos que vivían en provincias con políticas que permitían la vacunación con vacunas públicas en farmacias era más probable que declararan haber recibido la vacuna en el último año. Como limitaciones plantean la no disponibilidad de información sobre el proveedor de vacunas (aquellos individuos que se han desplazado desde la vacunación en un centro de salud a las farmacias), la exclusión de los menores de doce años (en algunas provincias no se permite la vacunación en farmacias de los menores de 5 o 9 años) y de personas en instituciones, y que los datos proceden de autorreporte de la vacunación.

[más información]

Artículos relacionados

Mumps, measles and rubella vaccination in children with PFAPA syndrome

11/01/2017

Kraszewska B, Matkowska A, Miskiewicz K, Szymanska Z, Wojcik M, Banys D et al. Vaccine 2016;34:5903-5906

Al no disponer de documentación científica en relación a la vacunación con triple vírica en pacientes pediátricos con síndrome PFAPA (fiebre periódica, estomatitis aftosa, faringitis y adenitis cervical), los autores evalúan retrospectivamente la inmunogenicidad en 31 pacientes con el síndrome y la comparan con 22 controles sanos apareados por edad y sexo, que recibieron una dosis de vacuna entre los 13 y 16 meses. En el momento de la extracción la edad media y el tiempo medio desde la recepción de triple vírica fue similar entre pacientes y controles. Para sarampión el porcentaje de pacientes con títulos protectores fue del 93.55% y del 95.4% para los controles (p=0.77), para parotiditis fueron de 74.19% y 95.4% (p=0.02), respectivamente, y de 8.65% y 90.9% (p0.30) para la rubeola. Aunque el porcentaje de pacientes con PFAPA con niveles seroprotectores para parotiditis fue significativamente inferior que en los controles, los títulos fueron superiores en los primeros, lo que puede ser explicado por el hecho de que los GMC solo se evaluaron solamente en los pacientes con títulos protectores. Por otra parte, estos títulos también fueron inferiores en aquellos en que las manifestaciones clínicas comenzaron antes de recibir la vacuna, respecto a los que debutaron tras la vacunación. Ello podría indicar, a juicio de los autores, que pueden existir mecanismos inmunológicos en pacientes PFAPA todavía por descubrir. Ninguno de los pacientes reportó cualquier efecto adverso tras ninguna dosis de vacuna, al margen de la triple vírica.

[más información]

Artículos relacionados

Recommendations for use of meningococcal conjugate vaccines in HIV-infected persons-Advisory Committee on Immunization Practices

11/01/2017

MacNeil J, Rubin L, Patton M, Ortega-Sánchez I, Martin S. MMWR 2016;65:1189-1194

El Meningococcal Vaccines Work Group del ACIP norteamericano ha revisado los datos disponibles de la inmunogenicidad y seguridad de las vacunas antimeningocócicas conjugadas ACYW en personas VIH positivas y han aplicado el sistema GRADE para emitir recomendaciones de uso, teniendo en cuenta que no se dispone de evidencia en menores de 2 años y en mayores de 25. Tras la revisión de la documentación, escasa la procedente de los Estados Unidos, se advierte un riesgo incrementado de enfermedad meningocócica en personas infectadas por VIH. De hecho la incidencia de EMI oscila entre 3.4 y 6.6/100.000 lo que supone un riesgo relativo entre 5 y 13 al compararlo con el de personas no infectadas. Sin embargo hay datos contradictorios en cuanto a la mortalidad. En definitiva, el Grupo de Trabajo ha concluido que la evidencia apoya el uso de las vacunas conjugadas tetravalentes en pacientes VIH+. En la práctica todos los de dos o más meses deben de recibirla con carácter rutinario, los de menos de dos años en pauta multidosis y los de más de dos años que no hayan recibido dosis previas, recibirán dos. Las que sí la hayan recibido previamente, serán candidatos a un recuerdo al menos ocho semanas después (a la primera oportunidad) y recuerdos posteriores a intervalos apropiados, de manera que si el más reciente fue con siete o más años, lo recibirá cinco años más tarde con recuerdos quinquenales y si fue con menos de siete años, el booster será a los tres años con posteriores recuerdos quinquenales.

[más información]

Artículos relacionados

Single-dose hepatitis A immunization: 7.5 years observational pilot study in Nicaraguan children to assess protective effectiveness and humoral immune memory response

1/01/2017

Mayorga O, Bühler S, Jaeger V, Hatz Ch, Frösner G, Protzer U et al. J Infect Dis 2016;214:498-506

Tras realizar una encuesta transversal de seroprevalencia de hepatitis A en niños y adultos de León (Nicaragua) en 2003/2004, se inició en 2005 un estudio prospectivo piloto observacional en niños seronegativos para evaluar la efectividad y la persistencia de memoria inmume tras una dosis única de vacuna virosómica (Epaxal) de hepatitis A. Se vacunaron 130 niños en enero de 2005, que fueron seronegativos en 2003, con seguimiento clínico y serológico a los tres meses y luego anual hasta 2012. A mediados de este último año, y tras 7.5 años de observación, se les administró una dosis de recuerdo de Havrix con serología posterior. La primera serología mostró que en los 13-16 meses transcurridos entre fin de 2003 y enero de 2015, el 19.2% (25) habían adquirido hepatitis A de manera subclínica. A raíz de este hecho, se distribuyeron los niños en “no infectados” (105) y en “infectados” (25). En los primeros, la serología de los tres meses resultó en niveles de Anti-VHA de 17-572 mUI/mL. Durante los 7.5 años de seguimiento, uno de los 105 vacunados, se infectó subclínicamente (tasa de ataque de 0.95% y de 1.0% en relación a los 96 que fueron seguidos de manera completa). Basándose en esa infección breakthrough, la efectividad vacunal fue del 98.3% (IC 95%: 87.8-99.8). Los niveles de anticuerpos decayeron descendieron ligeramente durante el seguimiento, pero experimentaron una potente respuesta anamnésica tras la dosis de recuerdo. A pesar de las limitaciones que exponen los autores, concluyen que en niños que habitan en áreas hiperendémicas para hepatitis A, una dosis de vacuna es suficiente para activar una sólida respuesta inmune con memoria y proporciona protección a largo plazo, lo que apoya la estrategia de la OMS.

[más información]

Artículos relacionados

image_pdfimage_print
1 2 3 560

Subir al menú