image_pdfimage_print

Persistence of antibodies 20 y after vaccination with a combined hepatitis A and B vaccine

15/05/2017

Van Damme P, Leroux-Roels G, Suryarikan P, Folschweiller N, Van der Meeren O. Human Vacc Immunother published on line 10 march 2017

Los autores plantean un estudio de duración de anticuerpos tras la vacunación con Twinrix adultos en 150 y 157 sujetos de distintos estudios (A y B) que recibieron un esquema de vacunación de 0, 1 y 6 meses. Se les midió con carácter anual los títulos de anticuerpos frente a ambas hepatitis durante veinte años. Si en algún momento los títulos caían por debajo de 15 mUI/ml o 10 mUI/ml para la hepatitis A y B, respectivamente, recibían una dosis adicional de una vacuna individual según el caso. A la vista de los resultados aplicaron un modelo matemático para predecir la persistencia de anticuerpos a largo plazo. Tras veinte años 18 y 25 sujetos de los estudios A y B, respectivamente, cumplieron los criterios de evaluación. El 100% y el 96% mantuvieron títulos protectores frente a HA y HB, respectivamente. Entre los años 16 y 20, cuatro individuos que recibieron una dosis de recuerdo de HA (2) o de HB (2), desarrollaron una respuesta anamnésica sugerente de memoria inmunológica a pesar de los bajos títulos iniciales. Tras la aplicación de los modelos matemáticos, éstos sugieren que transcurridos cuarenta años desde la primovacunación, más del 97% y más del 50% mantendrían títulos superiores a 15 o a 10 para la hepatitis A o B, respectivamente. Los autores comentan que el estudio está limitado al no utilizar un grupo control que recibiera las vacunas individuales y además al considerar los amplios intervalos de confianza podría haberse sobreestimado el porcentaje de individuos seroprotegidos/seroconvertidos.

[más información]

Artículos relacionados

Human papillomavirus prevalence in unvaccinated heterosexual men after a national vaccination program

15/05/2017

Machalek D, Chow E, Garland S, Wigan R, Cornall A, Fairley Ch et al. J Infect Dis 2017;215:202-208

Evaluación del impacto del programa de vacunación frente a las infecciones por el virus del papiloma humano en mujeres australianas en cuanto a la prevalencia del virus en varones no vacunados. Para ello reclutan a varones heterosexuales de 16 a 35 años entre 2014 y 2016 que proporcionan una muestra de exudado peneano autorecogida para analizar genotipos de VPH y cumplimentan un cuestionario que recoge factores de riesgo a datos demográficos. Encontraron que la prevalencia de tipos contenidos en la vacuna tetravalente en 511 varones fue significativamente menor en los menores de 25 años que en los que tenían más edad (3.1% con IC 95%: 1.5-5.7 vs 13.7% con IC 95%: 8.9-20.1), respectivamente, con una p<0.001 y con una ratio ajustada de prevalencia de 0.22 (IC 95%: 0.09-0.51 con p<0.001). Al contrario, la prevalencia de tipos de alto riesgo distintos al 16 y 18 permaneció en cifras similares en todos los grupos de edad: 16.8% (IC 95%: 12.6-21.9) en los de menos de 25 años y 17.9% (12.4-25.0) en los de más de esa edad (p=0.76), con una ratio ajustada de prevalencia de 0.98 (IC 95%: 0.57-1.37 con p=0.58). Los autores concluyen que se observó una prevalencia un 78% inferior para los cuatro genotipos vacunales en los varones jóvenes, lo que sugiere que los hombres no vacunados podrían haberse beneficiado de una protección comunitaria del mismo modo que las mujeres al disponer de un programa de vacunación exclusiva de mujeres con alta cobertura.

[más información]

Artículos relacionados

Bacteremia in children 3 to 36 months old after introduction of conjugated pneumococcal vaccines

15/05/2017

Greenhow T, yi Hung Y, Herz A. Pediatrics 2017;139:e20162098

Revisión retrospectiva de los hemocultivos recogidos en las historias médicas electrónicas (como pacientes externos, consultantes de urgencias y en las primeras 24 horas de hospitalización) de los afiliados de 3 a 36 meses al Kaiser Permanente Northern California, entre 1998 y 2014, para comparar la incidencia de bacteriemia en tres periodos: pre PnC7, post PnC6/pre PnC13 y post PnC13. Durante el periodo de estudio se recogieron 57.733 hemocultivos. Una vez implantada la vacunación sistemática del lactante, descendió un 95.3% las causadas por S pneumoniae, pasando de una incidencia de 74.5/100.000 a 3.5/100.000 por año en el periodo post PnC13. A la par que descendía la incidencia por neumococo, el 77% estaban causadas por E coli (39%), Salmonella (21%) y S aureus (17%). En el periodo postPnC13 el 76% de todas las bacteriemias tuvieron una fuente primaria (urinaria, gastrointestinal, pulmón, hueso, piel o tejidos blandos). Los autores piensan que tras la vacunación, la aparición de una bacteriemia por neumococo es un incidente muy poco frecuente aunque aumenta la producida por otras bacterias. Ello implica que se precisan nuevos protocolos para abordar el manejo del niño previamente sano que se presenta con fiebre en urgencias. Como limitaciones apuntan a que como denominador no se utilizó los niños febriles que consultaban y que podrían haber consultado con otros centros no pertenecientes al Kaiser.

[más información]

Artículos relacionados

Four year persistence of type-specific immunity after quadrivalent human papillomavirus vaccination in HIV-infected children: effect of a fourth dose of vaccine

15/05/2017

Levin M, Huang S, Moscicki A, Song L, Read J, Meyer W et al. Vaccine 2017;35:1712-1720

Al dispones de escasos datos acerca de la inmunogenicidad de la vacuna tetravalente frente a las infecciones por el virus del papiloma humano en niños VIH positivos, los autores evalúan la magnitud y la duración de la respuesta inmune a los 4-5 años después de haber recibido tres o cuatro dosis de dicha vacuna. Los niños (96) fueron vacunados entre los siete y los once años con tetravalente o con placebo (30). A las 72 semanas los primeros recibieron una dosis de recuerdo (84) mientras que los segundos comenzaron con una serie completa de vacunación (27). Se efectuaron análisis de anticuerpos con Luminex competitivo (cLIA) e inmunoensayo a los 2, 3.5 y 4 a 5 años tras la última dosis en cada uno de los brazos del estudio. Tras esta última dosis, los títulos de anticuerpos fueron significativamente mayores en los que recibieron cuatro dosis respecto de los de tres, aunque la proporción de vacunados con serorespuestas al cLIA no varió entre ambos grupos (86%-93% para los tipos 6, 11, 16 y 18). Estos resultados no difirieron respecto de las serorespuestas encontradas al mes de finalizar el esquema de vacunación. Los autores concluyen que los niños infectados por VIH pero con un buen control que reciben tres dosis de vacuna tetravalente mantienen la seropositividad y los niveles de anticuerpos de una manera similar a los de la misma edad sin infección. Los títulos de anticuerpos se correlacionaron de un modo importante con bajo ARN-HIV, bajo nivel de CD8 y altos de CD4. Con carácter adicional, una cuarta dosis de vacuna en los infectados produjo un marcado incremento de anticuerpos lo que es característico de una respuesta anamnésica y persistencia de altos títulos.

[más información]

Artículos relacionados

No increased risk of Guillain-Barré síndrome after human papiloma virus vaccine: a self-controlled case-series study in England

8/05/2017

Andrews N, Stowe J, Miller E. Vaccine 2017;35:1729-1732

Mediante una búsqueda en las bases de datos de hospitales ingleses de casos de síndrome de Guillain-Barré en niñas de 12 a 18 años, hasta marzo de 2016, los autores, de Public Health England, investigan mediante una serie de casos autocontrolados el riesgo de padecer esta enfermedad tras la recepción de la vacuna. Los diagnósticos de la enfermedad se confirmaron por el médico general que a su vez proporcionó las fechas de la recepción de la vacuna. Se evaluó el riesgo de ingreso en los tres, seis y doce primeros meses en niñas vacunadas tras los ajustes por edad, estación y periodo de tiempo transcurrido. Del mismo modo se evaluó el riesgo para ambas vacunas (bi y tetravalentes). Inicialmente se identificaron 244 episodios que quedaron en 101 en 100 niñas de las que se contactó con su médico, habían recibido al menos una dosis de vacuna y se había confirmado o era probable el síndrome. Se identificaron 9, 14 y 24 ingresos en los 3, 6 y 12 meses postvacunal, respectivamente. La incidencia relativa en la ventana de riesgo de los tres meses fue de 1.04 (IC 95%: 0.47-2.28), en los seis meses de 0.83 (IC 955: 0.41-1.69) y de 1.10 (IC 95%: 0.39-6.54). Al restringir el análisis a los 79 casos confirmados la incidencia relativa en la ventana de los tres meses fue de 1.26 (IC 95%: 0.55-2.92) para la tetravalente y de 0.84 (IC 95%: 0.30-2.34) para la vacuna bivalente. Los autores no encontraron evidencias de un aumento de riesgo de Guillain-Barré tras la introducción de la vacuna VPH en Inglaterra, y que en base al límite superior del intervalo de confianza y al número de dosis administradas (10.4 millones), se puede excluir un riesgo de aproximadamente un caso por millón de dosis.

[más información]

Artículos relacionados

Risk factors and familial clustering for fever 7-10 days after the first dose of measles vaccines

8/05/2017

Klein N, Lewis E, McDonald J, Fireman B, Naleway A, Glanz J et al. Vaccine 2017;35:1615-1621

A la vista de que la vacuna de sarampión puede causar episodios de fiebre entre el 7º y 10º día tras su recepción, que podría ser el desencadenante de convulsiones febriles, los autores investigan los factores de riesgo individuales y familiares asociados con la misma. Para ello plantean un estudio retrospectivo de cohortes en 946.806 niños menores de 36 meses en seis lugares de los Estados Unidos adheridos al Vaccine Safety Datalink, entre los años 2000 y 2012. Al comparar los niños con y sin fiebre tras la recepción de una vacuna conteniendo el componente sarampionoso, la fiebre fue más frecuente en aquellos que recibieron vacuna tetravírica (OR: 1.3. IC 95%: 1.2-1.5), habían tenido fiebre tras recibir alguna vacuna con anterioridad (OR: 1.3. IC 95%: 1.1-1.6), episodios febriles previos (OR: 1.7. IC 95%: 1.6-1.8), habían tenido previamente al menos una convulsión febril (OR: 2.2. IC 95%: 1.7-2.7) o habían visitado al médico al menos en tres ocasiones en los seis meses previos a la vacunación (OR: 1.7. IC 95%: 1.6-1.8). En familias con varios niños vacunados con vacunas antisarampionosas, y tras ajustar por las actitudes de consultas al médico por fiebre, aquellos cuyos hermanos habían tenido fiebre asociada a la vacunación era más probable que también padecieran fiebre postvacunal (OR: 3.5. IC 95%: 2.5-4.8). Los autores concluyen que tras la primera dosis de vacuna frente al sarampión, los niños que habían recibido vacuna tetravírica, o que durante su primer año habían consultado por fiebre o convulsiones, tenían un riego incrementado de padecer fiebre. Tras ajustar por la tendencia familiar a consultar con el sistema sanitario, la fiebre postvacuna sarampionosa se concentraba intrafamiliarmente lo que sugiere una posible base genética de susceptibilidad para padecer fiebre.

[más información]

Bactericidal activity of sera from adolescents vaccinated with bivalent rLP2086 against meningococcal serogroup B outbreak starins from France

8/05/2017

Taha M, Hawkins J, Liberator P, Deghmane A, Andrew L, Hao L et al. Vaccine 2017;35:1530-1537

Estudio analítico para determinar la actividad bactericida sérica (ABS) del suero de adolescentes de 11 a 18 que recibieron la vacuna frente a meningococo B rLP2086. Las cepas de meningococo B procedían de aislamientos estériles de pacientes franceses que habían padecido EMI durante seis brotes entre 2011 y 2015. Los vacunados eran quince sujetos americanos procedentes de un ensayo fase II de Pfizer que recibieron tres dosis de vacuna de 690 microgramos de lipoproteína recombinante fHbp de las familias A (A05) y B (B01). El complemento humano para medir la ABS procedía de un pool de sueros humanos y la protección se midió como el porcentaje de sujetos con títulos hABS ≥1:4. Los seis aislamientos de meningococo B expresaban distintas variantes de fHbp: A22, B03, B44 y B228, mientras que los niveles de expresión de fHbp en la superficie bacteriana osciló entre 1309 y 8305. Respecto a las tasas de respuesta prevacunación osciló del 7% al 27%. Esta tasa aumentó para todos los aislamientos tras cada dosis de vacuna, de manera que tras dos dosis la tasa varió entre el 40% y el 93%. Al completar la tercera dosis, la tasa para todos los aislamientos fue superior al 73% con un rango comprendido entre el 73% y el 100%. Los autores concluyen que su estudio extiende la observación previa a cepas contemporáneas y heterólogas respecto a las vacunales en un país desarrollado, lo que apoya la estrategia de seleccionar cepas heterólogas para medir la eficacia vacunal. Por último piensan que la vacuna puede ofrecer beneficios en situación de brotes epidémicos, pero para alcanzar el máximo beneficio debería administrarse antes de los periodos de riesgo, donde podría tener el potencial de generar protección comunitaria.

[más información]

Artículos relacionados

Pre-exposure rabies prophylaxis: a systematic review

8/05/2017

Kessels J, Recuenco S, Navarro-Vela A, Deray R, Vigilato M, Ertl H et al. Bull WHO 2017;95:210-219

Artículo que tiene como objetivo revisar la inmunogenicidad y la seguridad de la profilaxis preexposición frente a la rabia, incluyendo los esquemas acelerados de vacunación, la coadministración con otras vacunas, la periodicidad de los recuerdos vacunales, el coste/efectividad y las recomendaciones de uso especialmente en áreas de alto riesgo. El metaanálisis lo llevan a cabo revisando las publicaciones entre2007 y 2016 y los datos obtenidos sobre esta profilaxis en Perú y Filipinas, únicos países con políticas nacionales de profilaxis preexposición. La revisión sistemática de la literatura identificó 31 publicaciones que cumplían con los criterios de inclusión. Encontraron que la vacuna es segura e inmunógena tanto en niños como en adultos, incluyendo en las coadministraciones con otras vacunas (encefalitis japonesa). La evidencia disponible apunta a que también son inmunógenas en regímenes más cortos y con menor número de dosis. Por otra parte, las dosis de recuerdo pueden extenderse hasta los diez años. Encuentran que al precio actual de la vacuna y a los costes de la logística, las campañas de profilaxis preexpossición pudieran no ser coste/efectivas en la mayoría de las situaciones. Concluyen que se debería tener en consideración esta profilaxis en: a) cuando el acceso a la postexposición sea limitado o se pueda retrasar, b) cuando el riesgo de rabia es alto y no reconocerse fácilmente, y c) cuando sea difícil controlar la rabia en su reservorio animal. En cualquier caso nunca puede quitar recursos a los esfuerzos de vacunación canina, a la provisión de profilaxis postexposición o a la mejora de la sensibilización de la población sobre esta mortal enfermedad.

[más información]

Artículos relacionados

Safety, immunogenicity, and preliminary clinical efficacy of a vaccine against extraintestinal pathogenic Escherichia coli in women with a history of recurrent urinary tract infection: a randomised, single-blind, placebo-controlled phase 1b trial

3/05/2017

Huttner A, Hatz Ch, van den Dobbelsteen G, Abbanat D, Hornacek A, Frölich R et al. The Lancet Infectious Diseases published on line February 23, 2017

Ensayo clínico fase Ib ciego, aleatorio y controlado con placebo para evaluar la seguridad, inmunogenicidad y la eficacia clínica de la vacuna bioconjugada que contiene el antígeno O de cuatro serotipos de E coli (ExPEC4V) frente a la infección urinaria en mujeres con antecedentes de infecciones recurrentes. La pauta de vacunación era de una dosis parenteral. Entre enero y agosto de 2014 recibieron la vacuna 93 mujeres y 95 el placebo. La vacuna se toleró bien sin haberse detectado efectos adversos graves. Globalmente, el 60% y el 49% de las que recibieron vacuna o placebo experimentaron, respectivamente, al menos un efecto posible o probablemente relacionado con la vacuna. No se observaron diferencias entre ambos grupos en relación a la incidencia de infecciones urinarias causadas por serotipos de E coli (p: 0.522) definidas por más de 1000 colonias por mililitro. En un análisis post hoc y analizando infecciones con más de 100.000 colonia/ml, tampoco se observaron diferencias (p: 0.074). No obstante, sí se encontraron diferencias significativas al analizar las infecciones causadas por cualquier serotipo de E coli en el grupo de vacunadas respecto a las de placebo (0.207 episodios vs 0.463. p: 0.02). Los autores concluyen que la vacuna tetravalente ha mostrado un robusto perfil de seguridad y una alta inmunogenicidad, unido a una moderada eficacia protectora frente a infecciones de más de 100.000 colonias de E coli, lo que apoya el proseguir con las investigaciones de las vacunas bioconjugadas.

[más información]

Artículos relacionados

No evidence for cross-protection of the HPV-16/18 vaccine against HPV-6/11 positivity in female STI clinic visitors

3/05/2017

Woestenberg P, King A, van der Sande M, Donken R, Leussink S, van der Klis F, Hoebe Ch et al. J Infect 2017;74:393-400

Dado que en el Reino Unido se ha comunicado un efecto positivo de la vacuna bivalente frente al virus del papiloma humano en relación a las verrugas genitales, los autores plantean un estudio para conocer si ese efecto se reproduce en mujeres holandesas de 16 a 24 años que consultan en clínicas de enfermedades de transmisión sexual y que reclutan de un estudio transversal bienal. Se compara la prevalencia de infecciones vaginales por VPH 6 y 11 y de verrugas genitales entre las que refieren haber recibido la vacuna o no, mediante un análisis de regresión binomial ajustado por factores demográficos y conductas de riesgo. De 1198 mujeres incluidas el 56% reportó haber sido vacunada al menos una vez. En relación a las mujeres no vacunadas la ratio ajustada de prevalencia para VPH 6 y 11 fue de 1.03 (IC 95%: 0.74-1.43) para al menos una dosis de vacuna. La ratio cruda de prevalencia para verrugas genitales fue de 0.67 (IC 95%: 0.22-2.07) para ese mismo grupo. Este número no de modificó tras las ajustes. Los autores concluyen que en su estudio no se ha observado protección cruzada de la vacuna bivalente en relación a la positividad de VPH 6 y 11, y sí un efecto protector parcial, so significativo, frente a las verrugas genitales.

[más información]

Artículos relacionados

image_pdfimage_print
1 2 3 567

Subir al menú