image_pdfimage_print

Puntos clave

24/10/2016

Reservorio y vías de transmisión

El ciclo vital del virus tiene como huésped primario en la naturaleza a pequeños mamíferos silvestres como roedores, y también al ganado doméstico. Así mismo, el virus ha sido detectado en algunas especies de aves. Todas estas especies pueden tener el virus en su torrente sanguíneo sin afectación patente de su ciclo biológico, lo que permite una transmisión continuada a los artrópodos transmisores de la enfermedad a los humanos: las garrapatas. Éstas se infectan al picar a un huésped animal con virus en la sangre, y tras reproducirse el virus en la garrapata, es capaz de infectar personas a través de la picadura.

Figura 1. Esquema del ciclo vital del virus de la Encefalitis Centroeuropea. Fuente: US National Library of Medicine

 

Aunque las garrapatas son el vehículo de transmisión a humanos más frecuentes, englobando varias especies, según el subtipo de virus, también se han descrito otras formas de transmisión a los humanos, como a través de la ingesta de leche no pasteurizada o el queso proveniente de animales infectados, especialmente de cabras, ovejas o vacas. Excepcionalmente, se ha descrito algún caso de transmisión directa persona-persona a través de transfusiones sanguíneas y de leche materna.

Manifestaciones clínicas

Hasta dos tercios de las infecciones humanas son asintomáticas. El periodo de incubación, desde la picadura hasta la aparición de los primeros síntomas de la enfermedad, es de 8 días (pudiendo variar de 2 a 28 días). En los casos en que la forma de infección ha sido la vía digestiva, la incubación se acorta hasta los 3 o 4 días.

La forma típica de la enfermedad es la sintomatología neurológica de aparición súbita, en dos tiempos. Tras la inoculación del virus por la garrapata se produce un periodo de viremia inicial con fiebre y síntomas similares a un proceso gripal (malestar general, dolores musculares, cefalea), que continúa con un periodo sin fiebre de alrededor de 20 días. Tras este periodo, una proporción moderada de casos (5-30%) inicia una fase de afectación neurológica del sistema nervioso central, que varían en cuanto al grado de afectación y gravedad.

Entre el 1 y el 20% de las personas con esta enfermedad muere, y alrededor del 40% sufrirá secuelas neurológicas. La enfermedad es más grave en los individuos de mayor edad, aunque también se han descrito una importante proporción de secuelas en casos de infección en la infancia. (1)

Como ha sido señalado, la gravedad y curso clínico de la enfermedad varía según el subtipo de virus causante. El subtipo Europeo es mortal en menos de un 2% de los casos, en el subtipo Siberiano este porcentaje se encuentra entre 2 y 3%, y en el caso del subtipo de Extremo Oriente, el de mayor gravedad, la letalidad (proporción de muertos entre los afectados por la enfermedad) asciende a un 20-40% de los casos.

Este virus está relacionado con el virus de la enfermedad de Louping (LIV), virus Langat (LGVT) y virus Powassan, todos ellos capaces de producir un cuadro clínico similar de afectación neurológica.

Situaciones de riesgo

El riesgo para los viajeros se presenta en las zonas endémicas, preferentemente durante el verano, cuando se hacen excursiones o acampadas en áreas rurales o boscosas. Se ha estimado que uno de cada 10.000 niños no vacunados viajeros a una zona endémica durante un mes de la temporada de transmisión padecerá la enfermedad.

Prevención

Viajeros

Es fundamental evitar las picaduras de garrapata utilizando ropa adecuada: pantalones largos, calcetines y botas cerradas. Puede emplearse además un repelente que contenga DEET, una sustancia química tóxica para este tipo de artrópodos, aprobada para este uso. Cuando se produce una picadura de garrapata, ésta suele quedarse adherida a la piel, y debe ser eliminada lo antes posible, para reducir el tiempo de posible exposición al virus. Es también aconsejable evitar el consumo de productos lácteos no pasteurizados provenientes de animales de zonas de riesgo.

Información general

24/04/2016

Encefalitis Centroeuropea

La Enfermedad

La Encefalitis Centroeuropea es una enfermedad transmitida por garrapatas producida por el virus TBEV (Tick-Borne Encephalitis Virus), de la familia Flaviviridae, del que se conocen tres subtipos. Aunque el cuadro clínico más característico es de tipo gripal seguido de afectación neurológica (encefalitis o meningitis), tanto la gravedad de la enfermedad, como su distribución epidemiológica varían según el subtipo de virus.

Reservorio y vías de transmisión

El ciclo vital del virus tiene como huésped primario en la naturaleza a pequeños mamíferos silvestres como roedores, y también al ganado doméstico. Todas estas especies pueden tener el virus en su torrente sanguíneo, lo que permite la transmisión a los artrópodos transmisores de la enfermedad a los humanos: las garrapatas.

Aunque las garrapatas son el vehículo de transmisión a humanos más frecuentes, también se han descrito otras formas de transmisión a los humanos, a través de la ingesta de leche no pasteurizada o el queso proveniente de animales infectados, especialmente de cabras, ovejas o vacas.

Manifestaciones clínicas

Hasta dos tercios de las infecciones humanas son asintomáticas. El periodo de incubación, desde la picadura hasta la aparición de los primeros síntomas de la enfermedad, es de 8 días (pudiendo variar de 2 a 28 días).

La forma típica de la enfermedad es la sintomatología neurológica de aparición súbita, en dos tiempos. Tras la inoculación del virus por la garrapata se produce un periodo de viremia inicial con fiebre y síntomas similares a un proceso gripal (malestar general, dolores musculares, cefalea), que continúa con un periodo afebril de alrededor de 20 días. Tras este periodo, una proporción moderada de casos (5-30%) inicia una fase de afectación neurológica del sistema nervioso central, que varían en cuanto al grado de afectación y gravedad.

Prevención

Es fundamental evitar las picaduras de garrapata utilizando ropa adecuada: pantalones largos, calcetines y botas cerradas. Puede emplearse además un repelente que contenga DEET, una sustancia química tóxica para este tipo de artrópodos, aprobada para este uso.

Por qué debemos vacunar

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera laEncefalitis Centroeuropea como la enfermedad transmitida por garrapatas de mayor trascendencia en Europa y Asia, convirtiéndose en un problema de salud pública internacional debido al incremento de viajeros a zonas de riesgo.

La enfermedad tiene carácter estacional. La mayoría de los casos aparecen entre los meses de abril y noviembre, coincidiendo con el momento de mayor número de garrapatas y más oportunidades de exposición a las mismas. El mayor riesgo de ser picado por una garrapata y adquirir la infección se encuentra en áreas boscosas (hasta 1.400 metros de altitud) de las zonas endémicas.

 

Vacunación

La inmunización activa es la forma más efectiva de protección frente a la Encefalitis Centroeuropea.

En nuestro país se dispone (como medicación extrajera) de dos vacunas inactivadas preparadas con virus de la Encefalitis Centroeuropea del subtipo de virus Europeo u Occidental obtenidos en cultivos celulares de fibroblastos de pollo. De ambas existe formulación pediátrica y para adultos.

Indicaciones de vacunación

La OMS recomienda la vacunación de personas de todas las edades que se encuentre en zonas donde la Encefalitis Centroeuropea es altamente endémica. En áreas donde la incidencia es moderada o baja, la inmunización activa debe dirigirse exclusivamente a los grupos de riesgo de desarrollar la enfermedad.

Los viajeros de zonas no endémicas con destino a zonas endémicas deben ser inmunizados si van a realizar actividades en las que existe riesgo de infección; también se recomienda la vacunación de los niños viajeros con estancias superiores a 3-4 semanas a zonas de riesgo (áreas boscosas de Rusia y del centro y noreste de Europa).

En algunos países de alto riesgo, como Austria, República Checa, Letonia y algunos territorios de Finlandia, la vacunación frente a la encefalitis centroeuropea se incluye en el calendario de vacunación sistemático.

Pautas de vacunación esquematizadas

En la tabla 1, se muestran las pautas de vacunación con las dos vacunas disponibles: FSME-IMMUN y Encepur. De ambas existe formulación pediátrica y de adultos. La vacuna FSME-IMMUN® Junior (Pfizer) denominada Ticovac® Junior en algunos países, está autorizada para niños entre 1 y 15 años. La vacuna FSME-IMMUN® (Pfizer) denominada Ticovac® en algunos países está autorizada para población de 16 años y más. La vacuna Encepur® Children (GSK) está autorizada para niños entre 1 y 12 años. La vacuna Encepur® Adults (GSK) está autorizada para población de 13 años y más.

Tabla 1. Pautas de vacunación de las vacunas de la Encefalitis Centrouropea

Vacuna Pauta (3 dosis) 1er recuerdo Siguientes recuerdos
< 50 años ≥ 50 años
FSME-Immun Primovacunación 0, 1-3 meses, 6-15 meses 3 años 5 años 3 años
Pauta acelerada 0, 14 días, 5-12 meses
Encepur Primovacunación 0, 1-3meses, 6-15 meses 3 años 5 años 3 años
Pauta acelerada 0, 7 ,21 días 12-18 meses

Eficacia e inmunogenicidad

Aunque para estar protegido es suficiente con haber recibido tres dosis de vacuna, la administración de la dosis booster o primer recuerdo, genera protección que persiste al cabo de 3 años de la última dosis administrada. El título de anticuerpos protectores en personas jóvenes es significativamente superior al de personas de mayor edad. Para extender la protección, la administración de dosis de recuerdo sucesivas se fijó en los 50 años, hecho que apoya las recomendaciones actuales de administración de dosis de recuerdo.

Seguridad

Mientras que los efectos adversos locales, como el dolor y el enrojecimiento en la zona de administración de la vacuna son frecuentes, apareciendo casi en la mitad de las personas vacunadas, otros efectos como la fiebre solo apareció en un 5-6% de los vacunados. Ninguno de estos efectos fue considerado como grave. En el año 2010 se comparó la seguridad entre Encepur y FSME-IMMUN en sus respectivas versiones para niños y se observó una baja frecuencia de reacciones sistémicas, no apreciándose diferencias entre ambas vacunas.

Artículos relacionados

image_pdfimage_print

Subir al menú