image_pdfimage_print

Bibliografía comentada

2/05/2016

Preguntas al experto

2/05/2016

Si eres personal sanitario

2/05/2016

Manejo de casos sospechosos y contactos de casos de enfermedad meningocócica

Ante una sospecha de un caso de enfermedad meningocócica es fundamental el diagnóstico temprano y la instauración de tratamiento; es igualmente de gran importancia el manejo de los contactos del caso puesto que estos tienen mayor riesgo de desarrollar la enfermedad (especialmente en los 7-10 primeros días).

Los contactos se clasificarán en función de la proximidad que hayan tenido con el caso; la clasificación de los mismos, así como el manejo con la posible indicación de quimioprofilaxis y/o vacuna escapan de los objetivos de este capítulo pero pueden consultarse en los Protocolos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica.

Situaciones especiales de vacunación

Las personas esplenectomizadas o con asplenia funcional se deben vacunar con dos dosis de vacuna conjugada frente al meningococo C o conjugada tetravalente, en función de la epidemiología; el intervalo entre ambas dosis será de 2 meses. Los niños menores de 12 meses recibirán pauta de vacunación en función de su edad y los niños mayores de 12 meses y adultos que hayan sido vacunados con anterioridad recibirán una única dosis. Se valorará la administración de dosis de recuerdo cada 5 años. Este grupo recibirá igualmente la vacuna frente al serogrupo B (Bexsero) con pauta vacunal en función de su edad.

Las personas en tratamiento con eculizumab (Soliris) seguirán las mismas pautas de vacunación anteriormente descrita.

Seguridad de la vacuna frente al Meningococo

2/05/2016

Efectos adversos

Las vacunas conjugadas monovalentes tienen como efectos adversos más frecuentes reacciones leves entre las que se incluyen reacciones en el punto de inyección (enrojecimiento e hinchazón) hasta en el 50 % de los vacunados. La irritabilidad se produce hasta en el 80 % de los lactantes y la fiebre hasta el 9 % cuando se coadministran con otras vacunas, malestar general y dolor de cabeza hasta el 10 % de adolescentes y adultos. Estas reacciones son autolimitadas y su duración es de pocos días.

Las vacunas tetravalentes conjugadas tienen como reacciones adversas más frecuentes las del punto de inyección en hasta el 59 % de los vacunados; fiebre hasta en el 5 % y reacciones generales como malestar y dolor de cabeza hasta en el 60 %.

La vacuna Bexsero tiene recogidos datos de seguridad en sus diferentes ensayos clínicos, incluyendo sensibilidad en el punto de inyección, induración, somnolencia e irritabilidad. Se han descrito mayores tasas de fiebre cuando la vacuna se coadministra con las del calendario infantil por lo tanto se han propuesto como alternativas el uso de paracetamol profiláctico o separar la vacunación con Bexsero de las vacunas rutinarias; esto es especialmente importante en las vacunas del primer año de vida aunque algunas guías como la canadiense lo recoge hasta los 3 años de edad.

Contraindicaciones

Antecedentes de reacción anafiláctica a dosis previas de vacuna o reacción anafiláctica a alguno de los componentes de la vacuna (consultar ficha técnica).

Precauciones

Se puede posponer la vacunación ante la existencia de una enfermedad aguda moderada o grave (esperar hasta el restablecimiento) y embarazo; es necesario evaluar adecuadamente la situación y se podrá vacunar previa valoración individualizada del riesgo beneficio. Personas con cuadros leves pueden ser vacunadas.

Vacunas

2/05/2016

Vacunas disponibles

Las vacunas disponibles son inactivadas por lo que no pueden causar la enfermedad.

Existen presentaciones que sólo protegen frente a un serogrupo de la enfermedad meningocócica (monovalentes) y vacunas combinadas que protegen frente a varios serogrupos (combinadas). La vacuna recombinante frente al meningococo B (Bexsero) fue autorizada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) en enero de 2013, pasando a estar disponible en el canal farmacéutico desde el 1 de octubre de 2015 aunque actualmente presenta problemas importantes de suministro.

Vacunas contra la Meningitis disponibles en España. Vademecumvacuna.org

Vacunas monovalentes conjugadas

Nombre comercial (laboratorio) Serogrupos frente a los que actúa  

Edad

Principio activo Volumen (ml) Proteína transportadora
 

Menjugate (Novartis)

 

C

 

Desde los 2 meses de edad

10 µg oligosacarido capsular del grupo C  

0,5

 

12,5 a 25 µg de CRM197

Meningitec (Nuron Biotech) C  

Desde los 2 meses de edad

10 µg oligosacárido capsular del grupo C  

0,5

15 µg de CRM197
Neis-Vac C (Pfizer, S.L.) C  

Desde los 2 meses de edad

10 µg polisacárido capsular (de-O-acetilado) del grupo C  

0,5

 

10-20 µgs de toxoide tetánico

Vacunas monovalentes recombinante de componentes adsorbida

Bexsero (GSK) B Desde los 2 meses de edad 50 µg proteína recombinante de fusión NHBA (antígeno de Neisseria de unión a heparina)
50 µg proteína recombinante NadA (adhesina A deNeisseria)
50 µg proteína recombinante de fusión fHbp (proteína de unión al factor H)
25 µg vesículas de la membrana externa (OMV) de Neisseria meningitidis grupo B cepa NZ98/254 (PorA P1.4)
 

0,5

Vacunas combinadas

Menveo (GSK) A, C, W135, Y Desde los 2 años de edad (2 meses en Estados Unidos) 10 µg oligosacarido capsular del grupo A y 5 µg oligosacarido capsular de los grupo C, W135 e Y  

0,5

16,7 a 33 µg de CRM197 (A)

7,1 a 12,5 µgs de CRM197 (C)

3,3 a 8,3 µg de CRM197 (W135)

5,6 a 10 µg de CRM197 (Y)

 

Nimenrix (Pfizer, S.L.)

A, C, W135, Y Desde los 12 meses de edad 5 µg polisacárido capsular del grupo A, C, W135 e Y  

0,5

44 µg de toxoide tetánico

Contiene como adyuvante, para aumentar el efecto protector de la vacuna, cantidades inferiores a 0,5 mg de hidróxido o fosfato de aluminio. No contiene timerosal.

Existe una segunda vacuna frente al serogrupo B (Trumenba) autorizada en Estados Unidos pero que actualmente no está autorizada en Europa.

Pautas de vacunación

Las pautas de vacunación dependen del preparado y de la edad de vacunación; además las pautas de vacunación han variado a lo largo del tiempo.

  • Vacunas monovalentes frente al meningococo C:

El Calendario Infantil de Vacunaciones del Consejo Interterritorial marca una primovacunación con 1 o 2 dosis de vacuna a los 2 y 4 meses de edad (sólo una dosis a los 4 meses de edad en el caso de Neis-Vac C), una dosis de recuerdo a los 12 meses de edad y una segunda dosis de recuerdo a los 12 años de edad.

En general, las vacunas monovalentes frente al meningococo C en individuos sanos tienen las siguientes pautas de vacunación:

  • En menores de 12 meses requieren de 2 dosis con un intervalo de 2 meses (salvo en el caso de Neis-Vac C que requiere una sola dosis vacunando desde los 4 meses de edad) y una dosis de recuerdo en el segundo año de vida.

  • En personas de 12 meses o más la pauta de vacunación consiste en una única dosis con los recuerdos que marquen las recomendaciones oficiales

  • Vacunas antimeningocócica frente al meningococo B (Bexsero):

Primovacunación

Intervalos entre dosis primarias

Dosis de recuerdo

Lactantes de 2 a 5 meses de edad

3 dosis comenzando a los 2 meses de edad

Al menos 1 mes

Sí, 1 entre los 12 y 15 meses

Lactantes no vacunados de 6 a 11 meses de edad

2 dosis

Al menos 2 meses

Sí, 1 en el segundo año de vida (dejar pasar al menos 2 meses desde la primovacunación)

Lactantes no vacunados de 12 a 23 meses de edad

2 dosis

Al menos 2 meses

Sí, 1 con un intervalo de 12 a 23 meses desde la primovacunación

Niños de 2 a 10 años de edad

2 dosis

No menos de 2 meses

No establecido

Adolescentes desde 11 años de edad y adultos

2 dosis

No menos de 1 mes

No establecido

  • Vacunas combinadas frente a los serogrupos A, C, W e Y:

Menveo: una dosis única a partir de los 2 años de edad.

Nimenrix: una dosis única a partir de los 12 meses de edad.

Viajeros

El mayor riesgo se encuentra en viajes a zonas de alta endemia (África Subsahariana) y zonas donde se hayan registrado brotes epidémicos como el sudeste asiático (India, Nepal) y Oriente Medio. El riesgo es mayor si existe un contacto prolongado con la población local y durante la estación seca (diciembre a junio); en estos casos se indicaría la vacunación, preferentemente con vacunas tetravalentes.

La vacunación es obligatoria con vacuna tetravalente (A, C, W e Y) para peregrinos que viajen a la Meca durante los periodos del Hajj y el Umrah. Es necesario tener un certificado con una fecha de vacunación valida (mínimo tiempo transcurrido 10 días y máximo 3 años).

Efectividad

La efectividad de las vacunas polisacaridas antimeningocócicas está bien establecida, si bien no se consideran efectivas en menores de 18 meses obteniéndose en general una respuesta pobre en los menores de 2 años de edad. Este fue el motivo principal que llevó al desarrollo de las vacunas antimeningocócicas conjugadas que son las más utilizadas en la actualidad en nuestro medio.

Existen tres características importantes de las vacunas conjugadas para conseguir su efectividad: la memoria inmune (capacidad del sistema inmune de responder ante la nueva exposición a un antígeno), la inmunidad de grupo y los anticuerpos circulantes. Un estudio de la vacuna monovalente frente al serogrupo C demostró una efectividad en niños pequeños del 97 % durante el primer año tras la vacunación, si bien ésta descendía al 68 % después de un año. Para conseguir una protección de mayor duración es necesario recibir una dosis de recuerdo durante el segundo año de vida en aquellos primovacunados durante el primer año. Un estudio realizado en España estimó la efectividad de la vacuna en niños vacunados entre los 7 meses y 5 años de vida en un 97,8 % si bien se estimó que la efectividad disminuía a lo largo del tiempo.

La efectividad vacunal de la vacuna Men-C-ACYW-DT (Menactra) en los cuatro primeros años tras su administración en la adolescencia es del 80 % al 85 %; sin embargo, la efectividad desciende a lo largo del tiempo lo que motivó, que la autoridad sanitaria estadounidense recomendase una dosis de recuerdo a los 16 años para aquellos que habían recibido la primera dosis de vacuna a los 11-12 años.

Actualmente por su reciente comercialización no existen datos de efectividad de las vacunas Menveo, Nimenrix ni Bexsero habiendo sido autorizadas mediante estudios de inmunogenicidad y seguridad.

Por qué debemos vacunar

2/05/2016

Situación mundial

La OMS estimaba en el año 2002 un número total de 500.000 casos de enfermedad meningocócica y 50.000 muertes anuales, mientras que otros autores elevan esta cifra a 1,2 millones de casos y 135.000 muertes. Esta variabilidad responde al comportamiento cíclico de la enfermedad y a la dificultad de la realización de estimaciones mundiales.

La región del mundo más afectada ha sido tradicionalmente la comprendida entre Senegal y Etiopía denominada como “cinturón de la meningitis”, en el África Subsahariana, con incidencias de hasta 1000/100.000 personas/año y más de 250.000 casos de meningitis por serogrupo A durante la epidemia de 1996-7; sin embargo las campañas de vacunación masiva realizadas en estos países con vacuna conjugada frente al serogrupo A han llevado al control y casi a la eliminación de la enfermedad en estos países. El impacto de los programas de vacunación, especialmente con vacuna conjugada, ha motivado un importante descenso de la carga de enfermedad en todo el mundo.

La mayoría de la enfermedad meningocócica invasora está causada por los serogrupos A, B, C, X, W e Y, aunque su importancia varía en función del tiempo y del área geográfica. Como hemos descrito anteriormente el serogrupo A ha sido el principal en la región africana del cinturón de la meningitis, sin embargo tras las campañas de vacunación realizadas han cobrado mayor importancia relativa los serogrupos C y W.

En Europa, según datos del ECDC, en 2012 se registraron un total de 3.463 casos (tasa de 0,68/100.000 habitantes), lo que supone un descenso respecto a los registrados en 2007 (5.583 casos y tasa de 1,1/100.000 habitantes); se observa un claro predominio del serogrupo B (64 %) seguido del C, si bien en algunos países como Reino Unido se ha observado un aumento del serogrupo W. Un patrón similar al europeo se registra en Australia y Nueva Zelanda.

En el continente americano se estiman tasas de incidencia de 0,3 a 0,4 casos/100.000 habitantes. En Estados Unidos la mayoría de la enfermedad está causada por los serogrupos B, C e Y, mientras que en Latinoamérica son los serogrupos B y C los causantes de la mayoría de los casos con una aportación importante del serogrupo Y en países como Colombia y del W en Argentina. Datos limitados sugieren que en Asia la carga de enfermedad está causada por los serogrupos A y C.

Situación en España

La incidencia de la enfermedad meningocócica en España previamente a la utilización de vacunas para su control fue de 3,81 casos/100.000 habitantes durante el periodo 1990-97, registrándose a partir de 1995 un aumento en la incidencia por serogrupo C que prácticamente se triplicó con respecto al periodo anterior, llegando representar en 1997 una tasa de 2 casos/100.000 habitantes. Durante la temporada 1996/97 se registraron casi 900 casos por serogrupo C, cifra que descendió a unos 300 en la temporada 1998/99 tras el uso de la vacuna polisacarida A+C.

La incidencia en la temporada previa al uso de la vacuna antimeningocócica conjugada frente al serogrupo C (temporada 1999/.000) fue de 4 casos/100.000 habitantes, con un total de 1.596 casos de los cuales 610 eran debidos al serogrupo B (tasa de 1,53 casos/100.000 habitantes) y 404 al serogrupo C (tasa de 1,01 casos/100.000 habitantes).

Durante el año 2000 se introdujo en España la vacuna conjugada frente al serogrupo C, lo que junto a distintas estrategias de vacunación utilizadas y factores como los patrones cíclicos de la enfermedad, ha llevado a la enfermedad a sus mínimos históricos puesto que durante la temporada 2012/13 se notificaron únicamente 348 casos de enfermedad meningocócica (tasa de 0,74 casos/100.000 habitantes) de los que 193 casos fueron por serogrupo B (el 71% de los confirmados) con tasa de 0,37 casos por 100.000 habitantes y 31 del serogrupo C (0,06 casos/100.000 habitantes). Los grupos de edad más afectados fueron los menores de un año 11,21 casos por 100.0000 habitantes) y el grupo de 1 a 4 años (3,36 casos por 100.000 habitantes). Durante esta temporada 2012/13 se registraron un total de 36 defunciones, de las cuales correspondieron 18 al serogrupo B (letalidad de 9,3%) y 6 por serogrupo C (letalidad de 19,4%).

Enfermedad meningocócica en imágenes

Infografías

Progression of Meningococcal Disease (en inglés)

Fotos

Fundación Irene Megias-Síntomas

Web CDC

Nueva vacuna contra la meningitis para África

Vaccine Information

Videos

Confederation of Meningitis Organisations-Symptoms (en inglés)

Meningitis now-Signs and Symptoms (en ingles)

Puntos clave

2/05/2016

Manifestaciones clínicas

La forma clínica más frecuente de presentación es la meningitis, seguida de la septicemia (infección en la sangre) o una combinación de las mismas. Se puede presentar con otras formas menos frecuentes entre las que se encuentran: neumonía, endocarditis, pericarditis, artritis, conjuntivitis, uretritis o faringitis.

La meningitis es la inflamación de las membranas que envuelven el cerebro y la médula espinal. La sepsis meningocócica o infección en la sangre es una forma más grave y con mayor posibilidad de producir la muerte en comparación con la meningitis.

Los signos y síntomas típicos de la meningitis y la sepsis meningocócica son: fiebre, dolor de cabeza intenso, rigidez de nuca, fotofobia (rechazo de la luz), estado confusional, aletargamiento, convulsiones, respiración agitada, manos o pies fríos, náuseas y vómitos. La sepsis se caracteriza por la presentación de fiebre y exantema petequial, a menudo asociada con hipotensión, shock y fallo multiorgánico. El exantema típico que aparece en la sepsis meningocócica no desaparece al presionarlo, por lo que, al comprimir con un vaso de cristal trasparente la zona de la piel afectada por el exantema, las manchas no desaparecen y se pueden ver a través del vaso.

Los síntomas descritos pueden aparecer en cualquier orden y algunos pueden no aparecer.

La enfermedad puede desarrollarse de forma muy rápida, pudiendo originar la muerte en aproximadamente el 10% de los casos y entre el 10-20% de los casos se pueden producir secuelas tras el padecimiento (sordera, ceguera, problemas mentales, etc.)

Formas de contagio

El ser humano es el único portador de Neisseria meningitidis. El meningococo coloniza la mucosa de la nasofaringe y se trasmite de forma directa de persona a persona por secreciones de la vía respiratoria (gotitas de Pflügge) a través de un contacto estrecho y prolongado con enfermos o portadores asintomáticos. La tasas de portadores asintomáticos puede situarse en alrededor del 10% de la población sana, siendo esta proporción mayor en adolescentes (hasta 25%); sin embargo, el riesgo de progresar a enfermedad invasora es pequeño.

El periodo de incubación suele ser de 3-4 días (rango de 2 a 10). La posibilidad de transmisión desaparece a las 24 horas de inicio del tratamiento antibiótico adecuado.

Entre los factores que favorecen el desarrollo de la enfermedad meningocócica, destacan entre otros: la exposición al humo de tabaco, el padecimiento reciente de otra enfermedad, vivir en condiciones de hacinamiento y el intercambio de saliva (toses, estornudos, besos). Entre los grupos con mayor riesgo de padecimiento de la enfermedad se encuentran las personas con déficits de los componentes del complemento (C5-C9, properdina o factor D), personas en tratamiento con eculizumab y las que presentan asplenia anatómica o funcional. También se ha descrito como factor de riesgo laboral trabajar en laboratorio con muestras que contengan potencialmente meningococos (técnicos de laboratorio y microbiólogos).

Contacto con un caso de enfermedad meningocócica

Haber sido contacto de un caso cercano de meningitis no implica necesariamente un riesgo elevado de padecer la enfermedad; hay que tener en cuenta que el riesgo en general es bajo entre los contactos siendo mayor entre los convivientes domiciliarios. En cualquier caso es necesaria la adecuada evaluación de la situación por un médico que será el que nos indicará las medidas a seguir.

En general las medidas, cuando están indicadas, pueden consistir en la administración de antibióticos y/o de la vacuna.

image_pdfimage_print

Subir al menú