image_pdfimage_print

Bibliografía

4/05/2016

Centers for Disease Control and Prevention.CDC Health Information for International Travel 2016. New York: Oxford University Press; 2016.

Garske T, Van Kerkhove MD, Yactayo S, Ronveaux O, Lewis RF, Staples JE, et al.; Yellow Fever Expert Committee. Yellow Fever in Africa: estimatingthe burden of disease and impact of mass vaccination from outbreak andserological data. PLoS Med. 2014 May 6;11(5):e1001638.

Gershman MD, Staples JE, Bentsi-Enchill AD, Breugelmans JG, Brito GS, Camacho LA, et al. Viscerotropic disease: case definition and guidelines for collection, analysis, and presentation of immunization safety data. Vaccine. 2012 Jul 13;30(33):5038–58.

Gov.UK. Chapter 35: Yellow Fever. In: Green Book: Immunisation against infectious disease, Salisbury D and Ramsay M (Eds). PublicHealthEngland, London, Marzo 2013 [actualizado Abril 2014] [acceso Septiembre 2015]; Disponible en: https://www.gov.uk/government/…

Jentes ES, Poumerol G, Gershman MD, Hill DR, Lemarchand J, Lewis RF, et al. The revised global yellow fever risk map and recommendations for vaccination, 2010: consensus of the Informal WHO Working Group on Geographic Risk for Yellow Fever. LancetInfectDis. 2011 Aug;11(8):622–32.

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Sanidad Exterior. La Salud también Viaja. Accedido en septiembre de 2015. Disponible en: http://www.msssi.gob.es/profesionales/saludPublica/sanidadExterior/salud/home.htm

Monath TP, Gershman M, Staples JE, Barrett ADT. Yellow fever vaccine. In: Plotkin SA, Orenstein WA, Offit PA, editors. Vaccines. 6th ed. Philadelphia: Saunders Elsevier; 2012. p. 870–968.

Nascimento Silva JR, Camacho LA, Siqueira MM, FreireMde S, Castro YP, Maia Mde L, Yamamura AM, Martins RM, Leal Mde L; Collaborative Group for the Study of Yellow Fever Vaccines. Mutual interference on the immune response to yellow fevervaccine and a combined vaccine against measles, mumps and rubella.Vaccine. 2011 Aug 26;29(37):6327-34.

Nasidi A, Monath TP, Vandenberg J et al. (1993) Yellow fever vaccination and pregnancy: a four-year prospective study. Trans R SocTropMedHyg 87: 337–9.

Staples JE, Gershman M, Fischer M. Yellow fever vaccine: recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). MMWR Recomm Rep. 2010 Jul 30;59(RR-7):1–27.

Tattevin P, Depatureaux AG, ChapplainJM et al . (2004) Yellow fever vaccine is safe and effective in HIV-infected patients. AIDS 18: 825–7.

Tsai TF, Paul R, Lynberg MC and Letson GW (1993) Congenital yellow fever virus infection after immunization in pregnancy. J InfectDis 168: 1520–3.

World Health Organization.Vaccines and vaccination against yellow fever.WHO position paper—June 2013.WklyEpidemiol Rec. 2013 Jul 5;88(27):269–83.

Bibliografía comentada

4/05/2016
  • Immunogenicity and safety of Vi-CRM197 conjugate vaccine against typhoid fever in adults, children, and infants in south and southeast Asia: results from two randomised, observer-blind, age-escalation, phase 2 trials

    Immunogenicity and safety of Vi-CRM197 conjugate vaccine against typhoid fever in adults, children, and infants in south and southeast Asia: results from two randomised, observer-blind, age-escalation, phase 2 trials Bhutta Z, Capeding MR, Bavdekar A, Marchetti E, Ariff S, Soofi S et al. Lancet Infect Dis published on line November 28, 2013. Palabra clave: Fiebre tifoidea. ...
  • Typhoid vaccination: the Asian experience

    Typhoid vaccination: the Asian experience. DeRoeck D, Ochiai RL, Yang J, Anh DD and Clemens JD. Expert Rev Vaccines 2008; 7(5): 547-560 Palabras clave: Fiebre Tifoidea. La OMS ha publicado recientemente las recomendaciones actualizadas para el uso de vacunas tifoideas de nueva generación en áreas de riesgo elevado de países donde todavía ...
  • Typhoid vaccines: WHO Position paper

    Typhoid vaccines: WHO Position paper. World Health Organization. Wkly Epidemiol Rec 2008: 83: 49-60 Palabra clave: Fiebre tifoidea La Organización Mundial de la Salud publica un “Position Paper” relativo al uso de las vacunas frente a la fiebre tifoidea, en el que revisa la carga en salud pública y las maneras de ...
  • Vi polysaccharide-protein conjugate vaccine for the prevention of typhoid fever in children: hope or hype?

    Vi polysaccharide-protein conjugate vaccine for the prevention of typhoid fever in children: hope or hype? Pulichal AS and Pollard AJ. Expert Rev Vaccines 2007; 6(3): 293-295 Palabra clave: Fiebre tifoidea La Salmonella typhi causa unos 21 millones de casos de fiebre tifoidea y 216.000 muertes al año. La mayoría de los países del sur y ...
  • Current concepts in the diagnosis and treatment of typhoid fever

    Current concepts in the diagnosis and treatment of typhoid fever Bhutta ZA. BMJ 2006; 333(7558): 78-82 Palabra clave: Fiebre tifoidea Excelente revisión realizada sobre la fiebre tifoidea empleando Medline, PubMed, Embase y Cochrane Library. A escala mundial el número de casos de fiebre tifoidea se estima en 21,6 millones/año, con tasas de incidencia oscilando entre 100 y 1.000 ...
  • Rant salmonella vaccines for biodefence

    Rant salmonella vaccines for biodefence Atkins HS, Morton M, Griffin KF, Stokes M, Nataro JP, Titball RW. Vaccine 2006; 24: 2710-2717 Palabra clave: Fiebre tifoidea Se trata de un artículo de revisión que muestra las últimas novedades e investigaciones sobre las vacunas frente a Salmonella.
  • Typhoid and paratyphoid fever in travellers

    Typhoid and paratyphoid fever in travellers Connor BA, Schwartz E. Lancet Infect Dis 2005; 5: 623–628 Palabra clave: Fiebre tifoidea. Vacunas en viajeros La epidemiología de la fiebre tifoidea (incluye por Salmonella typhi y S. paratyphi ) está cambiando en países desarrollados. Actualmente, la mayoría de casos se producen por viajes a zonas de moderada ...
  • The novel oral typhoid vaccine M01ZH09 is well tolerated and highly immunogenic in 2 vaccine presentations

    The novel oral typhoid vaccine M01ZH09 is well tolerated and highly immunogenic in 2 vaccine presentations Kirkpatrick BD, Tenney KM, Larsson CJ , O’Neill JP, Ventrone C, Bentley M et al. J Infect Dis 2005; 192: 360-366 Palabra clave: Fiebre tifoidea Este artículo ofrece los resultados de un estudio desarrollado en 32 sujetos a ...
  • International Salmonella typhimurium DT104 infections, 1992–2001

    International Salmonella typhimurium DT104 infections, 1992–2001 Helms M, Ethelberg S, Mølbak K. Emerg Infect Dis 2005; 11 (6): 859-867 Palabra clave: Fiebre tifoidea La incidencia de Salmonella typhimurium multirresistente (MDR) en humanos, y en particilar MDR definitivo fago tipo 104 (DT104), ha aumentado considerablemente en muchos países en las 2 décadas pasadas, asociándose, a ...
  • Bacteremic typhoid fever in children in an urban Slum, Bangladesh

    Bacteremic typhoid fever in children in an urban Slum, Bangladesh Brooks WA, Hossain A, Goswami D, Sharmeen AT, Nahar K, Alam K, et al. Emerg Infect Dis 2004; 11 (2): 326-329 Palabra clave: Fiebre tifoidea Los autores confirman una incidencia de fiebre tifoidea bacteriémica de 3,9 episodios por 1.000 personas/año durante un estudio ...

Preguntas al experto

4/05/2016

Seguridad de la vacuna frente a la Fiebre tifoidea

4/05/2016

Reacciones adversas

Son vacunas muy bien toleradas. Menos del 10% de vacunados con el preparado oral presentan dolores abdominales, náuseas, fiebre, dolor de cabeza, vómitos, fiebre o una erupción cutánea. Las reacciones a la vacuna inyectable son leves y transitorias, localizadas casi exclusivamente en el punto de inyección (dolor, tumefacción) o en forma de dolores musculares.

Precauciones y contraindicaciones

Junto a las contraindicaciones generales de todas las vacunas (reacción alérgica grave confirmada tras vacunaciones previas o la recepción de alguno de sus componentes, enfermedad febril aguda), deberán considerarse las siguientes para cada tipo de preparado:

  • la administración de la vacuna oral, compuesta por microbios vivos atenuados, debe separarse al menos 3 días de la administración previa o posterior de antibióticos o antimicrobianos, que podrían inactivarlos. Está contraindicada durante una gastroenteritis aguda, durante un embarazo y en pacientes con deficiencias inmunitarias; y, por su contenido en sacarosa, en los pacientes con intolerancia hereditaria a la fructosa. Puede coadministrarse con dosis profilácticas de los medicamentos frente al paludismo, cloroquina, mefloquina, pirimetamina/sulfadoxina y Melarone®; aunque algunos manuales recomiendan retrasar la indicación de mefloquina 24 horas. El uso de proguanil y de otros antimaláricos debe postergarse un mínimo de 3 días tras la última dosis de la vacuna.

Puede administrarse simultáneamente con otras vacunas de gérmenes atenuados inyectables o intranasales o con inmunoglobulinas. Puede también coadministrarse con otras vacunas de administración oral, como la antipoliomielítica (no utilizada en España) y la anticolérica, aunque la ficha técnica recomienda hacerlo con una hora de intervalo.

  • La vacuna inyectable no tiene prácticamente contraindicaciones propias, aunque sólo debe administrarse a embarazadas cuando sea absolutamente necesario.

Falsas contraindicaciones

Comprenden las generales para todas las vacunas

Vacunación

4/05/2016

Vacunas disponibles

En España se dispone de 2 vacunas específicas frente a la fiebre tifoidea, cuya síntesis se puede revisar en el vademécum de vacunas de la AEV:

  1. Vacuna viva oral atenuada (Ty21a), comercializada como Vivotif®, por PAXVAX LTD . Está constituída por microbios responsables de la enfermedad pero atenuados de manera que no pueden producir la enfermedad pero si su protección. Se presenta liofilizada en cápsulas. Contiene sacarosa, vitamina C, caseína hidrolizada, sales de magnesio y lactosa. Debe conservarse en nevera entre +2ª C y +8º C. En caso de congelación accidental, debe descongelarse en el propio frigorífico antes de emplearse. El calor y la luz pueden inactivarla.
  2. Vacuna inactivada de polisacáridos capsulares inyectable (ViCPS). Se dispone de 2 presentaciones comerciales: Thypherix®, de Glaxo-Smith-Kline y TYPHIM Vi, de Aventis Pasteur MSD. Su componente activo es el azúcar Vi purificado de la cápsula de una clase del microbio responsable (cepa Ty2) es un fragmento no infeccioso, sin capacidad de producir la enfermedad pero sí protección. Se presentan en forma de jeringa precargada de 0,5 ml. Como excipientes y conservantes ambas presentaciones contienen Cloruro de sodio, Fosfato de sodio y fenol; TYPHYM Vi, además, formaldehido. Deben conservarse entre +2º C y +8º C. Luz y congelación las inactivan.

Pautas de vacunación

La vacuna oral puede usarse a partir de los 6 años de edad. Su posología comprende 3 cápsulas tomadas a días alternos. Deben ingerirse enteras, 1 hora antes de una comida, con un líquido de temperatura no superior a los 37º C. En caso de viajes de zonas no endémicas a regiones endémicas, se recomienda, al año de la vacunación inicial, una nueva vacunación completa con tres dosis.

La vacuna inyectable está indicada a partir de los 2 años de edad, con una dosis única por vía intramuscular. En pacientes con problemas de coagulación, puede aplicarse por vía subcutánea. En caso de persistencia o reanudación del peligro de contagio, debe readministrarse cada 2 a 3 años.

Indicaciones de la vacunación frente a la fiebre tifoidea

En España, como en el resto de países occidentales, las indicaciones se restringen para las personas que vayan a viajar a zonas endémicas o epidémicas de fiebre tifoidea y a las que permanezcan permanentemente expuestas a fuentes de contagio, sea con materiales potencialmente contaminados por el microorganismo (trabajadores de laboratorios de microbiología) o convivan con personas que lo alberguen prolongadamente en su organismo sin enfermar (portadores crónicos)

Para viajeros, la administración de la vacuna oral atenuada debe completarse antes de los 7 días previos al viaje y la inyectable inactivada aplicarse como mínimo 14 días antes. Para más detalles conviene consultar con los centros de vacunación internacional de cada comunidad o con guías de vacunación pre-viaje, como la de los CDC de Estados Unidos.

Eficacia de la vacunación

La efectividad de las vacunas frente a la fiebre tifoidea es variable y no es total. En todo caso, es superior en niños mayores y adultos y en las poblaciones no endémicas. En líneas generales, se considera que la vacuna atenuada oral genera inmunidad protectora entre un 43% y un 70% de vacunados a los 7-10 días de la ingestión de la 3ª dosis, detectándose anticuerpos protectores en sangre durante 3 a 4 años como mínimo.

La vacuna inyectable provoca la máxima concentración de anticuerpos específicos en sangre al mes de su aplicación; su efectividad protectora se ha evaluado entre el 61% y el 80% en mayores de 2 años, persistiendo alrededor de 3 años.

Ninguna de las dos vacunas está diseñada ni registrada para la prevención de las fiebres paratíficas, aunque algunas observaciones postulan que la vacuna oral ofrece cierta protección frente a las ocasionadas por Paratyphi B.

Los receptores de cualquiera de las dos vacunas deben ser advertidos de que la protección que generan puede ser insuficiente si consumen agua o alimentos muy contaminados.

Por qué debemos vacunar

4/05/2016

Situación mundial

Cada año ocurren en el mundo más de 20 millones de casos de fiebre tifoidea, que causan más de 200.000 muertes anuales. La inmensa mayoría se producen en áreas endémicas de países de baja renta de Asia, África, Oceanía. América del Sur y Centroamérica, como consecuencia de una deficiente educación en higiene alimentaria. Los casos aparecidos en zonas no endémicas suelen ser esporádicos, adquiridos durante viajes a regiones endémicas o epidémicas, especialmente tras contactos con medios escasamente controlados (vendedores callejeros, mercados populares, zonas rurales, grupos familiares).

Situación en España

En España es una enfermedad de declaración obligatoria conjunta con las fiebres paratíficas, semanal y con envío de datos epidemiológicos básicos. Su incidencia es baja, progresivamente decreciente. Mientras en los años 1940-50 se declaraban entre 18 y 28 mil casos anuales, en los últimos años oscilan entre 60 y 70 al año.

Pero la potencial gravedad de la fiebre tifoidea justifica la necesidad de su prevención. El curso de la enfermedad es prolongado, con gran afectación del estado general. En ausencia de tratamiento, la mortalidad por fiebre tifoidea supera al 10% de los casos. Se debe sobre todo a complicaciones del aparato gastrointestinal: hemorragia digestiva o perforación intestinal. Bajo un tratamiento antibiótico adecuado desciende a menos del 1%. Pero la progresiva aparición de formas resistentes y multirresistentes del microbio responsable a los fármacos antimicrobianos acrecienta el interés de su prevención. En los países endémicos compete sobre todo a Salud Pública y descansa primordialmente en la mejora de sus condiciones higiénico-sanitarias, siendo la vacunación una medida complementaria de prescripción selectiva. En los industrializados, en condiciones normales, su prevención mediante vacunas se indica prácticamente solo para los viajeros a zonas endémicas o epidémicas.

Fiebre Tifoidea en imágenes

Imagen 1: Aumento de tamaño del bazo y el hígado

Puntos clave

4/05/2016

Manifestaciones clínicas

Tras un periodo de incubación de 6 a 30 días, la sintomatología se instaura de modo insidioso. Incluye, clásicamente, fiebre alta de predominio vespertino, dolor de cabeza, falta de apetito, malestar general, dolor abdominal difuso y estreñimiento o diarrea. Una lengua saburral y úlceras en el paladar son signos orientativos frecuentes. Puede asociar una frecuencia cardíaca baja. Es singularmente inespecífica en los primeros 2 años de vida. A partir de la 2ª y 3ª semana de enfermedad aparecen los signos clínicos más significativos: letargia, aumento de tamaño del hígado y del bazo, (Imagen1), una erupción cutánea tenue en tórax y abdomen (“roséola tífica”), así como las complicaciones.

Las fiebres paratíficas cursan con una sintomatología indistinguible de la de la fiebre tifoidea, aunque suele ser más moderada y breve.

Formas de contagio

La fiebre tifoidea se transmite habitualmente vía fecal-oral. Sus formas de contagio comprenden:

  • Ingestión de comidas o bebidas manipuladas por un portador del microbio, a menudo asintomático, que elimina crónicamente por las heces o, menos frecuentemente, por orina;

  • Transmisión mano-boca tras usar un retrete contaminado sin cuidado higiénico de las manos;

  • Transmisión oral, a través de agua contaminada, alimentos fríos (helados) o, especialmente en los países desarrollados, mariscos.

Información general

24/04/2016

Fiebre tifoidea

Manifestaciones clínicas

La fiebre tifoidea es una enfermedad infectocontagiosa potencialmente fatal que afecta a varios órganos y que es ocasionada por el tipo Typhi de la bacteria Salmonella enterica, siendo una de las formas de la denominada “fiebre entérica”. Los tipos Paratyphide la Salmonella son los restantes agentes causales de la fiebre entérica (fiebres paratíficas).

Tras un periodo de incubación de 6 a 30 días, la sintomatología se instaura de modo gradual. Incluye fiebre alta, dolor de cabeza, falta de apetito, malestar general, dolor abdominal y estreñimiento o diarrea. A partir de la 2ª y 3ª semana de enfermedad aparecen los signos clínicos más significativos: letargia, aumento de tamaño del hígado y del bazo y una erupción cutánea en tórax y abdomen (“roséola tífica”).

Formas de contagio

La fiebre tifoidea se transmite habitualmente vía fecal-oral: mediante la ingesta de comidas o bebidas manipuladas por un portador del microbio, por la transmisión mano-boca tras usar un retrete contaminado sin cuidado higiénico de las manos y mediante la transmisión oral, a través de agua contaminada, helados y, especialmente en los países desarrollados, por marisco.

Por qué debemos vacunar contra la fiebre tifoidea

Cada año ocurren en el mundo más de 20 millones de casos de fiebre tifoidea que causan más de 200.000 muertes. La inmensa mayoría se producen en áreas endémicas de países de baja renta de Asia, África, Oceanía, América del Sur y Centroamérica, como consecuencia de una deficiente educación en higiene alimentaria y control de aguas residuales.

La potencial gravedad de la fiebre tifoidea justifica la necesidad de su prevención. En los países endémicos compete sobre todo a Salud Pública y descansa primordialmente en la mejora de sus condiciones higiénico-sanitarias, siendo la vacunación una medida complementaria de prescripción selectiva. En los industrializados, en condiciones normales, su prevención mediante vacunas se indica prácticamente solo para los viajeros a zonas endémicas o epidémicas.

Vacunación

Vacunas disponibles

En España se dispone de 2 vacunas específicas frente a la fiebre tifoidea: 1) vacuna viva oral atenuada (Ty21a),comercializada comoVivotif®, y 2)vacuna inactivada de polisacáridos capsulares inyectable (ViCPS). Se dispone de 2 presentaciones comerciales: Thypherix®y TYPHIM Vi.

Pautas de vacunación

La vacuna oral puede usarse a partir de los 6 años de edad. La vacuna inyectable está indicada a partir de los 2 años de edad.

Indicaciones de la vacunación frente a la fiebre tifoidea

En España, como en el resto de países occidentales, las indicaciones se restringen para las personas que vayan a viajar a zonas endémicas o epidémicas de fiebre tifoidea. La efectividad de las vacunas frente a la fiebre tifoidea es variable y no es total.

Seguridad de las vacunas frente a la fiebre tifoidea

Reacciones adversas

Son vacunas muy bien toleradas. Menos del 10% de vacunados con el preparado oral presentan dolores abdominales, náuseas, fiebre, dolor de cabeza, vómitos, fiebre o una erupción cutánea. Las reacciones a la vacuna inyectable son leves y transitorias, localizadas casi exclusivamente en el punto de inyección (dolor e hinchazón) o en forma de dolores musculares.

Precauciones y contraindicaciones

Junto a las contraindicaciones generales de todas las vacunas (reacción alérgica grave confirmada tras vacunaciones previas o la recepción de alguno de sus componentes, enfermedad febril aguda), la administración de la vacuna oral, compuesta por microbios vivos atenuados, debe separarse al menos 3 días de la administración previa o posterior de antibióticos o antimicrobianos, que podrían inactivarlos. Está contraindicada durante una gastroenteritis aguda, durante el embarazo y en pacientes con deficiencias inmunitarias, y por su contenido en sacarosa, en los pacientes con intolerancia hereditaria a la fructosa. La vacuna inyectable no tiene prácticamente contraindicaciones propias, aunque sólo debe administrarse a embarazadas cuando sea absolutamente necesario.

image_pdfimage_print

Subir al menú