image_pdfimage_print

Bibliografía

4/05/2016

World Health Organisation. Rabies vaccines: WHO position paper. Wkly Epidemiol Rec. Relev épidémiologique Hebd. 2010;85:309-320.

World Health Organisation. WHO Expert Consultation on Rabies: Second Report.; 2013.

Rupprecht CE, Briggs D, Brown CM, et al. Use of a reduced (4-dose) vaccine schedule forpostexposure prophylaxis to prevent human rabies: recommendations of the advisorycommittee on immunization practices. MMWR Recomm Rep. 2010;59(RR-2):1-9.

Rupprecht CE, Briggs D, Brown CM, et al. Evidence for a 4-dose vaccine schedule forhuman rabies post-exposure prophylaxis in previously non-vaccinated individuals.Vaccine. 2009;27(51):7141-7148.

Immunisation against infectious disease- “The Green Bool”. Capítulo 27. Disponible en: https://www.gov.uk/government/publications/rabies-the-green-book-chapter-27

Brown K, Kirkbride H. PHE guidelines on rabies post-exposure treatment. Public Health England. June 2015.

Banga N, Guss P, Banga A, Rosenman KD. Incidence and variables associated withinadequate antibody titers after pre-exposure rabies vaccination among veterinarymedical students. Vaccine. 2014;32(8):979-983.

Bibliografía comentada

4/05/2016
  • Injecting rabies immunoglobulin (RIG) into wounds only: a significant saving of lives and costly RIG

    Bharti O, Narayan Sh, Wilde H. Hum Vacc Immunother 2017;13:762-765 Los autores exponen la experiencia en un estado de La India, en el que por problemas de desabastecimiento de inmunoglobulina antirrábica humana y equina, tuvieron que administrar ésta última solamente en la/s herida/s, sin administración intramuscular posterior. Las dosis oscilaron entre los 0,5 cc. y los ...
  • Pre-exposure rabies prophylaxis: a systematic review

    Kessels J, Recuenco S, Navarro-Vela A, Deray R, Vigilato M, Ertl H et al. Bull WHO 2017;95:210-219 Artículo que tiene como objetivo revisar la inmunogenicidad y la seguridad de la profilaxis preexposición frente a la rabia, incluyendo los esquemas acelerados de vacunación, la coadministración con otras vacunas, la periodicidad de los recuerdos vacunales, el coste/efectividad y ...
  • The potential lethal consequences of rabies vaccine avoidance and dog smuggling in Europe

    Botelho-Nevers E, Gagneux-Brunon A, Cantais A, Daoud F, Fouilloux P, Fresard A et al. Journal of Infection 2016; 72(5): 626-8. A raíz del caso de un perro con rabia confirmada importado ilegalmente en Francia, los autores repasan los casos ocurridos en los últimos años en el país vecino así como los procedimientos que se siguieron ...
  • The rabies early death phenomenon: a report of ineffective administration of rabies vaccine during symptomatic disease

    Sadeghi M, Moallem S, Abdolmaleki E.Indian J Crit Care Med 2015;19:422-424. Palabra clave: rabia, vacuna, muerte precoz A la vista del fenómeno conocido como “muerte precoz” que se describe como aquel en el que algunos pacientes con rabia que reciben vacuna en régimen de profilaxis postexposición desarrollan antes los síntomas clínicos de la enfermedad respecto de los ...
  • A case of immune thrombopenic purpura after rabies vaccination

    Fullbright J, Williams S, Pahud B. J Pediatr Hematol Oncol Epub ahead of print 2015 Jul 8. Palabra clave: púrpura trombopénica, rabia,vacuna Los autores describen el caso de un adolescente de 16 años mordido por perros callejeros en Rumania y al que en ese país le administran las primeras dosis de vacuna antirrábica de cultivo celular junto ...
  • Intradermal vaccination for rabies prophylaxis: conceptualization, evolution, present status and future

    Madhusudana SN and Mani RS. Expert Rev. Vaccines 2014; (13): 641-655. Palabra clave: Rabia La rabia es una encefalitis viral fatal que puede prevenirse eficazmente mediante medidas profilácticas. Las vacunas de cultivo celular disponibles actualmente utilizadas para la profilaxis de la rabia son caras para su uso por vía intramuscular. En las últimas 3 décadas, la vacunación ...
  • 30 years of rabies vaccination with Rabipur: a summary of clinical data and global Experience

    Giesen A Gniel D and Malerczyk C. Expert Rev. Vaccines 2015; (3): 351-367. Palabra clave: Rabia. La rabia es una amenaza para más de 3,3 millones de personas en todo el mundo y se estima que causa alrededor de 60.000 muertes al año. Sin embargo, según la OMS, es todavía una de las enfermedades más olvidadas en ...
  • The one health approach for the management of an imported case of rabies in mainland Spain in 2013

    Pérez de Diego A, Vigo M, Monsalve J, Escudero A. Euro Surveill. 2015;20(6):pii=21033. Palabra clave: Rabia. España Los autores exponen las actuaciones llevadas a cabo en la España peninsular tras el reporte de un caso de rabia en un animal carnívoro terrestre en el año 2013, lo que supone el primer caso desde 1966 cuando el país ...
  • Zagreb regimen, an abbreviated intramuscular schedule for rabies vaccination.

    Ren J, Yao L, Sun J, Gong Z. Clin Vacc Immunol 2015;22:1-5. Palabra clave: Rabia. Zagreb. Los autores, del Centro de Control de Enfermedades de la República de China analizan la pauta Zagreb de profilaxis postexposición frente a la rabia en la que se administra un régimen de cuatro dosis en pauta de 2-1-1 (dos dosis el ...
  • The prevention and management of rabies

    Crowcroft N, Thampi N. Br Med J 2015;350:g7827. Palabra clave: Rabia. Prevención Los autores hacen una exhaustiva revisión de la prevención y del manejo del paciente con rabia. Comienzan con la carga global de la enfermedad estimándose en 26.400-61.000 fallecimientos en el año 2010, y con una distribución no uniforme ya que el 95% de los casos ...

Preguntas al experto

4/05/2016

Historias sobre la enfermedad

4/05/2016

Historias reales

Tras el inicio de los síntomas, en todo el mundo, tan solo unos pocos casos excepcionales han superado la infección por el virus de la rabia. La primera superviviente documentada fue una chica de 15 años de Estados Unidos, que fue mordida por un murciélago el año 2004. Su historia se recogió en un documental (en inglés).

Seguridad de la vacuna frente a la Rabia

4/05/2016

Reacciones adversas

Las reacciones adversas con las vacunas modernas contra la rabia derivadas de cultivos celulares son raras.

Las más frecuentes son las reacciones locales, pudiendo aparecer dolor, eritema, prurito o ligero hinchazón en el punto de inyección, que desaparecen a las 24-48 horas (>1/10 vacunados).

Las reacciones sistémicas como la aparición de malestar general, fiebre, cefalea, astenia, mareos, linfadenopatía, exantema, trastornos gastrointestinales o dolores musculares o articulares son menos frecuentes (1/100-1.000 vacunados).

Las reacciones adversas graves, como las reacciones alérgicas o los trastornos del sistema nervioso (parestesia o síndrome de Guillain-Barré) son muy raras (<1/10.000 vacunados, notificaciones aisladas).

En los sujetos que reciben dosis de refuerzo (personal de riesgo), en ocasiones pueden aparecer leves reacciones de hipersensibilidad.

Las vacunas antiguas producidas a partir de tejido nervioso tienen un perfil de seguridad más bajo, las reacciones adversas son más frecuentes y más graves.

Precauciones y contraindicaciones

Debido a la altísima letalidad de la enfermedad de la rabia, no existe ninguna contraindicación absoluta para evitar o posponer la vacunación antirrábica tras una potencial exposición de riesgo al virus de la rabia (vacunación post-exposición).

En caso de alergia a alguno de los componentes de la vacuna o de reacción alérgica en una vacunación previa, es preferible cambiar el tipo de vacuna. Es recomendable no utilizar vacunas PCEC (Rabipur®) en personas con alergia al huevo.

Si aparecen reacciones adversas leves o moderadas, puede utilizarse otro tipo de vacuna si está disponible, pero nunca debe interrumpirse la pauta de vacunación post-exposición.

En la profilaxis pre-exposición, si se dispone de tiempo, la vacunación se puede posponer en caso de enfermedad febril aguda severa. No se debe vacunar en pre-exposición a aquellas personas alérgicas a algún componente de la vacuna.

Vacunación

4/05/2016

Vacunas disponibles

Existe una amplia variedad de tipos de vacunas contra el virus de la rabia. Actualmente, las vacunas más utilizadas y recomendadas por la OMS son las vacunas obtenidas de cultivos celulares (CCV). Estas son vacunas inactivadas, es decir, no contienen organismos vivos y por lo tanto no pueden provocar la enfermedad. Los tres tipos de vacunas de mayor utilización a nivel internacional son las obtenidas en células diploides humanas (HDCV), las vacunas purificadas de embrión de pollo (PCEC) y las vacunas de células Vero (PVRV).

Las vacunas de tejido nervioso son las vacunas más antiguas o también conocidas como de primera generación. La OMS ha recomendado el cese de su producción debido a su menor inmunogenicidad y a su bajo perfil de seguridad. Todavía se siguen utilizando en algunos países de renta baja.

La tabla 1 muestra una clasificación general de las vacunas disponibles a nivel mundial e indica los principales nombres comerciales y cuáles son las vacunas precalificadas por la OMS.

Tabla 1. Clasificación general de las vacunas antirrábicas.

Tipo de vacuna

Principales nombres comerciales, Laboratorio

Comentarios

Vacunas precalificadas por la OMS

Vacuna de células diploides humanas (HDCV) Mérieux, Sanofi Pasteur Contiene trazas de neomicina
IMOVAX, Sanofi Pasteur
Rabies Vaccine (Liquid), Serum Institute of India, Ltf

X

Vacuna purificada de embrión de pollo (PCEC) Rabipur, Novartis Puede contener cantidades escasas de proteínas de pollo.

Contiene trazas de neomicina, clortetraciclina y anfotericina B.

X

Vacuna de células Vero (PVRV) VERORAB, Sanofi Pasteur

X

Abhayrab (India)
SII Rbivax, Serum Institute of India, Ltf
Vacuna purificada de embrión de pato (PDEV) Lyssavac-N, Zydus Cadila (bajo licencia de Berna Biotech) Contiene tiomersal

X

Vacunas de células primarias de riñón de hámster Productores locales en China Usada en China.

Elaborada con la cepa Beijín del virus de la rabia.

Contiene tiomersal.

Vacunas de cerebro de ratón lactante (SMBV) Este tipo de vacunas son menos eficaces y tienen mayor riesgo de efectos secundarios. Solamente se usan en América Latina.
Vacunas de tejido nervios (oveja, cabra, conejo)

Las vacunas de tejido nervioso son menos inmunógenas e inducen reacciones adversas más severas. La OMS no recomienda su producción ni su uso.

Aunque están siendo eliminadas, todavía se usan esporádicamente en Asia.

En España se comercializan la vacuna Rabipur® de Novartis y la Mérieux® de Sanofi Pasteur.

Vías de administración

Todas las vacunas antirrábicas modernas (HDCV, PCECV, PVRV, PDEV) están disponibles en viales de dosis única para administración intramuscular. Las vacunas deben administrarse en la región del deltoides y en niños pequeños (menores de 2 años), en el área anterolateral del muslo. Como en otras vacunas, la vacuna de la rabia no debe administrarse en el glúteo, debido a la peor absorción por la presencia de tejido adiposo (grasa).

La OMS impulsa el uso de pautas de vacunación contra la rabia por vía intradérmica, ya que estas son más costo-efectivas y siguen siendo seguras y eficaces. De esta manera, se mejora la accesibilidad, disponibilidad y asequibilidad de las vacunas modernas en países de renta baja.No todas las vacunas modernas pueden administrarse por vía intradérmica, tan solo las PVRV y las PCECV están aprobadas para uso intradérmico.

Sólo se recomienda la administración de la vía intradérmica en centros médicos con profesionales de la salud capacitados y supervisados.

En ambas vías de administración, las dosis de vacuna son las mismas para todos los grupos de edad.

Es preferible completar las pautas de vacunación con el mismo tipo de vacuna moderna.

Pautas de vacunación

Existen dos situaciones en las que está indicada la vacunación contra la rabia:

  • Vacunación pre-exposición: cuando una persona previsiblemente podría entrar en contacto con el virus de la rabia. Es decir, de forma preventiva, antes de que suceda la exposición al virus.

  • Vacunación post-exposición: cuando se ha producido una exposición con riesgo de infección.

La pauta de vacunación depende del tipo de vacuna utilizada y de si se trata de una vacunación pre o post-exposición.

Profilaxis pre-exposición

La OMS recomienda la profilaxis pre-exposición a toda persona que debido a su lugar de residencia u ocupación puedan estar en continuo, frecuente o incrementado riesgo de exposición al virus de la rabia.

La pauta de vacunación pre-exposición estándar consiste en 3 dosis de 0,5 a 1UI (dependiendo de la vacuna) administradas por vía intramuscular los días 0, 7 y 21-28. La OMS acepta también la vacunación alternativa por vía intradérmica con 3 dosis de 0,1UI, respetando los mismos plazos de administración.

Tabla 2. Resumen de las principales pautas de vacunación antirrábica pre-exposición.

Pauta

Nº dosis

Vía administración

Dosificación (UI)

RIG

Días administración

Estándar

3

IM

05-1

No

0, 7, 21-28

3

ID

0,1

No

0, 7, 21-28

IM: Intra muscular; ID: Intra dérmica; UI: Unidades Internacionales

Profilaxis post-exposición

Tratamiento local

La profilaxis post-exposición consiste en el tratamiento local de la herida y la inmunización activa y en algunas situaciones pasiva con vacuna antirrábica e inmunoglobulina específica antirrábica (RIG) respectivamente.

El tratamiento local de la herida es fundamental. Debe lavarse de inmediato la herida con agua y jabón, detergente, povidona yodada o alguna otra sustancia con actividad virucida.

Pautas de vacunación

La pauta de vacunación varía dependiendo de si la persona había sido vacunada previamente o no. En caso de haber recibido una vacunación pre-exposición, se deberán administrar tan solo dos dosis de vacuna por vía intramuscular los días 0 y 3.

La situación es más compleja si la persona no ha sido nunca vacunada. Existen diversas recomendaciones:

La OMS recomienda 3 pautas diferentes:

  • Pauta Essen: Consiste en la administración de 5 dosis por vía intramuscular los días 0, 3, 7, 14 y 28.

  • Pauta Zagreb: Deben administrarse 4 dosis por vía intramuscular, dos el día 0 y una los días 3 y 21 respectivamente.

  • Intradérmica de la Cruz Roja tailandesa: Son 8 dosis de 0,1UI. Deben administrarse dos cada día por vía intradérmica los días 0, 3, 7 y 28.

En estas tres pautas, la administración de RIG depende del tipo de herida (ver taba 2). La OMS recomienda la administración de RIG exclusivamente en aquellas personas que no hayan sido vacunadas con anterioridad y que presenten una exposición de categoría III (mordeduras o arañazos transdérmicos, lameduras en piel lesionada, contaminación de mucosas con lamedura, contacto con murciélagos).

Los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) en cambio, recomiendan la administración exclusivamente por vía intramuscular de RIG y 4 dosis de vacuna los días 0, 3, 7 y 14, independientemente del tipo de herida o exposición. En caso de que se trate de una persona inmunodeprimida, debe administrarse una 5ª dosis el día 28. La OMS acepta las recomendaciones de los CDC como una alternativa (Pauta Essen modificada), siempre que se administren vacunas e RIG precalificadas por la OMS.

La inmunoglobulina específica antirrábica (RIG) debe administrarse exclusivamente en aquellas personas que no han sido vacunadas previamente. Cuando está indicada, se administra el día 0 conjuntamente con la primera dosis de vacuna. Su función es proporcionar anticuerpos neutralizantes contra el virus de la rabia hasta que el paciente responda a la vacuna y cree sus propios anticuerpos. No debe administrarse si han trascurrido 7 o más días desde la administración de la primera dosis de vacuna, ya que se presume que la vacuna ya ha inducido una respuesta activa de anticuerpos. Existen dos tipos de RIG, la humana y la equina, siempre que sea posible es preferible utilizar la humana, aunque en algunos países de renta baja solo está disponible la equina. La dosis de RIG humana es de 20UI/kg de peso corporal y la de la RIG equina 40UI/kg. Toda la RIG, o la que anatómicamente sea posible, debe administrarse dentro de la herida o a su alrededor. La RIG restante, si la hay, debe inyectarse por vía intramuscular, al lado contrarió de la administración de la vacuna o en otra región anatómica lejana. Si las heridas son múltiples, la RIG se debe diluir hasta obtener un volumen suficiente para infiltrar todas las heridas.

En todos los casos, la vacunación debe iniciarse lo antes posible. Debido a la variabilidad del periodo de incubación de la enfermedad (de días a años) no existe un límite de tiempo tras el cual ya no esté indicada la vacunación post-exposición.

La vacunación post-exposición puede evitarse o interrumpirse si se ha confirmado por laboratorio que el animal responsable de la herida no está infectado por el virus de la rabia o en el caso de animales domésticos, si tras transcurrir 10 días de observación tras la fecha del accidente, los animales permanecen sanos y sin mostrar ningún síntoma de rabia.

Tabla 3. Profilaxis post-exposición recomendada por la OMS.

Tabla 4. Resumen de las principales pautas de vacunación antirrábica post-exposición.

Pauta

Nº dosis

Vía administración

Dosificación (UI)

RIG

Días administración

Previamente vacunados (pre o post-exposición)

2

IM

0,5-1

No

0, 3
Essen

5

IM

0,5-1

Según categoría*

0, 3, 7, 14, 28
Zagreb

4

IM

0,5-1

Según categoría*

0, 3 y 21

(dos dosis el día 0)

Intradérmica de la Cruz Roja tailandesa

8

ID

0,1

Según categoría*

0, 3, 7 y 28

(dos dosis cada día)

Essen modificada/CDC

4

IM

0,5-1

0, 3, 7, 14

IM: Intra muscular; ID: Intra dérmica; UI: Unidades Internacionales

*Ver tabla 3.

Situaciones especiales

Viajeros

En el caso de los viajeros, es necesario evaluar el destino, el tipo de viaje y su duración. Deben vacunarse, independientemente de la duración del viaje, aquellos viajeros que visiten países de alto riesgo y que pretendan realizar actividades al aire libre en zonas rurales, donde el acceso inmediato a atención médica adecuada pueda estar limitado.

Niños

La vacunación pre-exposición está especialmente indicada en los niños que viven o visitan países de alto riesgo, ya que ellos son los que se ven más afectados por las mordeduras de animales. Deben seguirse las mismas pautas de vacunación que en los adultos, las dosis de vacuna son exactamente las mismas. En caso de tratarse de una vacunación post-exposición que requiera inmunoglobulina específica antirrábica (RIG), esta sí debe ajustarse al peso del niño.

Personas inmunodeprimidas

Tras una exposición de riesgo en un paciente inmunodeprimido no vacunado previamente, deben administrarse siempre 5 dosis de vacuna. A ser posible, se recomienda realizar una serología de control a las 2-4 semanas de finalizar la pauta de vacunación para comprobar si es necesaria una dosis extra de vacuna.

Embarazo y lactancia

Las mujeres embarazadas o que están lactando deben vacunarse si han sufrido una exposición de riesgo (post-exposición) o si el riesgo de contacto (pre-exposición) es alto. Las recomendaciones de vacunación no varían.

Revacunación

La revacunación no es necesaria en personas que viven o viajan a zonas de alto riesgo, si han recibido pautas de vacunación completas en pre o post-exposición con vacunas modernas.

La revacunación regular se recomienda solo en aquellas personas que debido a su ocupación, se encuentran en continuo riesgo de exposición o podrían exponerse de forma no identificada al virus. Si es posible, es preferible la monitorización de anticuerpos mediante serología que la revacunación regular. El personal de riesgo se divide en dos grandes grupos:

  • Trabajadores de laboratorio: Debe realizarse un control serológico cada 6 meses

  • Otros trabajadores con riesgo (manipuladores de quirópteros, veterinarios, guardias forestales…): Debe realizarse un control serológico cada 2 años.

Debe administrarse una dosis de vacuna de recuerdo en caso de hallar títulos de anticuerpos neutralizantes inferiores a 0,5UI/ml.

Eficacia

Las vacunas contra la rabia derivadas de cultivos celulares son altamente eficaces. Hasta el momento, no se ha declarado ningún caso de rabia humana en personas con títulos de anticuerpos neutralizantes iguales o superiores a 0,5UI/ml. Por este motivo, se acepta como título protector, niveles de anticuerpos neutralizantes iguales o superiores a 0,5UI/ml determinados mediante la prueba rápida de inhibición de foco fluorescente (RFFIT) o mediante la prueba de neutralización de virus por anticuerpos fluorescentes (FAVN).

En sujetos sanos, la vacunación antirrábica siguiendo alguna de las pautas recomendadas de pre-exposición o post-exposición confiere un título de anticuerpos neutralizantes superior a 0,5UI/ml en prácticamente el 100% de los casos. La inmunogenicidad se puede ver afectada en pacientes inmunodeprimidos y en personas que estén realizando profilaxis contra la malaria con cloroquina si se administra la vacuna por vía intradérmica.

Por norma general, los títulos de anticuerpos protectores (≥0,5UI/ml) se mantienen durante dos años, aunque algunos estudios científicos revelan que el tiempo podría ser menor con algunas vacunas. Aun así, la administración de una dosis de refuerzo (revacunación en los grupos de riesgo) o la administración de dos dosis en caso de exposición de riesgo en personas previamente vacunadas (post-exposición) induce un rápido incremento de anticuerpos hasta superar el título protector.

Por qué debemos vacunar

4/05/2016

Situación mundial

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) existe rabia animal en más de 150 países y territorios, afectando a todos los continentes excepto a la Antártida. Solo algunos países, generalmente islas, están libres de rabia.

La rabia es considerada una enfermedad tropical desatendida que afecta a las poblaciones más pobres. Causa más de 55.000 muertes cada año. Las áreas más afectadas son las zonas rurales de Asia y África, donde se registran el 95% de las muertes. Solo en la India la enfermedad provoca 20.000 muertes al año y en África en número de fallecimientos supera las 24.000 muertes anuales. Se considera que los casos de rabia están infranotificados y que el número de casos podría ser 20 veces mayor a lo que indican los informes oficiales en Asia y 160 veces mayor a lo referido en los informes oficiales en África.

Ilustración 1. Distribución mundial de las zonas de riesgo. Organización mundial de la Salud, 2013.

Situación en España

En España, en la península e islas, el último brote registrado en animales terrestres fue a finales de los años 70. En la provincia de Málaga, donde el virus afectó a 126 animales y a una persona.

El uno de junio de 2013, se identificó en Toledo un caso de rabia canina importado de Marruecos, razón por la cual se aumentaron las medidas de vigilancia epidemiológica. Desde entonces, no se ha detectado ningún otro caso de rabia terrestre en la península. En Ceuta y Melilla, debido a su proximidad a Marruecos, todavía se dan casos esporádicos de rabia en animales domésticos.

En el territorio español, los murciélagos representan uno de los mayores reservorios y potencial fuente de infección humana de rabia, sobretodo en el sur y el este de la península. El número de especies de quirópteros españoles infectadoses relativamente elevado. Por esta razón, se considera que todas las especies de murciélagos podrían potencialmente transmitir la rabia.

Importancia de la vacunación

La rabia es una enfermedad singular. La importancia de su vacunación recae en las siguientes características:

  • Tiene una altísima letalidad, cercana al 100%

  • No existe un tratamiento eficaz una vez empiezan los síntomas

  • Existen vacunas seguras y eficaces que pueden prevenir la enfermedad una vez se ha entrado en contacto con un animal infectado y todavía no se ha desarrollado ningún síntoma (vacunación post-exposición).

Por lo tanto, la vacunación es el único tratamiento posible para prevenir esta letal enfermedad, ya sea antes o después de entrar en contacto con el virus de la rabia.

Al año, se vacunan más de 15 millones de personas que han sufrido un potencial contacto con el virus de la rabia (vacunación post-exposición). Se estima que gracias a la vacunación post-exposición se evitan cientos de miles de muertes anuales.

Aun así, la estrategia más efectiva para prevenir la rabia en humanos es la eliminación del virus en los perros a través de la vacunación sistemática de los mismos.

Rabia en imágenes: vídeos

Signos de rabia (en inglés)

Hidrofobia

Aerofobia

Puntos clave

4/05/2016

El virus

El virus de la rabia es un virus ARN del género Lyssavirus y forma parte de la familia Rhabdoviridae. Se conocen 7 genotipos con distinta distribución geográfica capaces de causar la enfermedad. La gran mayoría de casos son debidos al virus clásico de la rabia, que es de distribución mundial y es a partir del cual se obtienen las vacunas antirrábicas.

Manifestaciones clínicas

Tras el contacto con el virus de la rabia, habitualmente el periodo de incubación en el hombre oscila entre 1 y 3 meses, aunque puede variar entre días y unos pocos años. La duración del periodo de incubación depende fundamentalmente de la cantidad de virus inoculado y de la localización de la mordedura o arañazo. El periodo de incubación se acorta si la cantidad de virus es grande y si el lugar de la mordedura es una zona muy inervada y próxima al sistema nervioso central, como podrían ser la cabeza o el cuello.

La infección por el virus de la rabia afecta al sistema nervioso. Empieza por el sistema nervioso periférico y va avanzando hacia el sistema nervioso central.

Tras una fase prodrómica con síntomas inespecíficos que dura entre 2 y 10 días, se pueden dar dos formas de manifestaciones clínicas:

  • La rabia furiosa: es el cuadro de rabia más común y conocido. Se caracteriza por signos de hiperactividad, excitación y fobia al agua y al aire. La muerte se produce a los pocos días por paro cardiorespiratorio.

  • La rabia paralítica: esta forma es menos dramática, más prolongada en el tiempo y menos común. Se da en aproximadamente un 30% de los casos. Los músculos se van paralizando gradualmente, empezando por los más cercanos a la puerta de entrada de la infección (la mordedura o el arañazo), hasta producirse el paro cardiorrespiratorio.

Una vez empiezan los síntomas no existe ningún tratamiento eficaz y la muerte acontece en todos los casos, excepto en algún caso excepcional. La letalidad de la rabia es cercana al 100%.

Transmisión

Los reservorios del virus de la rabia son fundamentalmente animales carnívoros salvajes. Tanto los animales salvajes, como murciélagos y zorros, como los animales domésticos, como perros y gatos, pueden transmitir el virus a los humanos.

La vía de infección humana más común es el contacto con saliva de animales infectados a través de mordeduras o arañazos. El 99% de las fuentes de infección humana de rabia son las mordeduras de perro.

Se han descrito también casos de transmisión del virus por trasplante de córnea de un donante muerto infectado por rabia, por inhalación de aerosoles en cuevas de murciélagos y en laboratorios.

Hasta el momento no se ha documentado la transmisión de humano a humano, aunque sí se ha aislado el virus en la saliva, sangre, leche materna y orina de personas infectadas.

image_pdfimage_print

Subir al menú