image_pdfimage_print

Información general

24/04/2016

Rabia

La rabia es una zoonosis viral. Es decir, una enfermedad propia de animales, causada por un virus y transmitida ocasionalmente al hombre por diversas especies animales. Se trata de una enfermedad aguda que afecta al sistema nervioso central. Es la zoonosis viral conocida más antigua y la más letal.

Puntos Clave

El virus de la rabia es un virus ARN del género Lyssavirus y forma parte de la familia Rhabdoviridae. La gran mayoría de casos son debidos al virus clásico de la rabia, que es de distribución mundial y es a partir del cual se obtienen las vacunas antirrábicas.

Manifestaciones clínicas

La infección por el virus de la rabia afecta al sistema nervioso. Una vez empiezan los síntomas no existe ningún tratamiento eficaz y la muerte acontece en todos los casos, excepto en algún caso excepcional. La letalidad de la rabia es cercana al 100%.

Transmisión

Los reservorios del virus de la rabia son fundamentalmente animales salvajes, como murciélagos y zorros y animales domésticos, como perros y gatos.

El 99% de las fuentes de infección humana de rabia son las mordeduras de perro.

¿Por qué debemos vacunar?

Situación mundial

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) existe rabia animal en más de 150 países y territorios.

Ilustración 1. Distribución mundial de las zonas de riesgo. Organización mundial de la Salud, 2013.

Situación en España

En el territorio español, los murciélagos representan uno de los mayores reservorios y potencial fuente de infección humana de rabia.

Importancia de la vacunación

La rabia es una enfermedad singular. La importancia de su vacunación recae en las siguientes características:

  • Tiene una altísima letalidad, cercana al 100%

  • No existe un tratamiento eficaz una vez empiezan los síntomas

  • Existen vacunas seguras y eficaces que pueden prevenir la enfermedad una vez se ha entrado en contacto con un animal infectado y todavía no se ha desarrollado ningún síntoma (vacunación post-exposición).

Por lo tanto, la vacunación es el único tratamiento posible para prevenir esta letal enfermedad, ya sea antes o después de entrar en contacto con el virus de la rabia.

Vacunación

Vacunas disponibles

Existe una amplia variedad de tipos de vacunas contra el virus de la rabia. Actualmente, las vacunas más utilizadas y recomendadas por la OMS son las vacunas inactivadas, es decir, no contienen organismos vivos y por lo tanto no pueden provocar la enfermedad.

Vías de administración

Todas las vacunas antirrábicas modernas están disponibles en viales de dosis única para administración intramuscular.

Pautas de vacunación

Existen dos situaciones en las que está indicada la vacunación contra la rabia:

  • Vacunación pre-exposición: cuando una persona previsiblemente podría entrar en contacto con el virus de la rabia. Es decir, de forma preventiva, antes de que suceda la exposición al virus.

  • Vacunación post-exposición: cuando se ha producido una exposición con riesgo de infección.

La pauta de vacunación depende del tipo de vacuna utilizada y de si se trata de una vacunación pre o post-exposición.

Situaciones especiales

Viajeros

En el caso de los viajeros, es necesario evaluar el destino, el tipo de viaje y su duración.

Niños

La vacunación pre-exposición está especialmente indicada en los niños que viven o visitan países de alto riesgo, ya que ellos son los que se ven más afectados por las mordeduras de animales.

Personas inmunodeprimidas

Tras una exposición de riesgo en un paciente inmunodeprimido no vacunado previamente, deben administrarse siempre 5 dosis de vacuna.

Embarazo y lactancia

Las mujeres embarazadas o que están lactando deben vacunarse si han sufrido una exposición de riesgo (post-exposición) o si el riesgo de contacto (pre-exposición) es alto. Las recomendaciones de vacunación no varían.

Revacunación

La revacunación regular se recomienda solo en aquellas personas que debido a su ocupación, se encuentran en continuo riesgo de exposición o podrían exponerse de forma no identificada al virus.

Eficacia

Las vacunas contra la rabia modernas son altamente eficaces. Hasta el momento, no se ha declarado ningún caso de rabia humana en personas correctamente vacunadas.

Seguridad de la vacuna de la rabia

Reacciones adversas

Las reacciones adversas con las vacunas modernas contra la rabiason raras.

Las más frecuentes son las reacciones locales, pudiendo aparecer dolor, eritema, prurito o ligero hinchazón en el punto de inyección, que desaparecen a las 24-48 horas (>1/10 vacunados).

Las reacciones sistémicas como la aparición de malestar general, fiebre, cefalea, astenia, mareos, linfadenopatía, exantema, trastornos gastrointestinales o dolores musculares o articulares son menos frecuentes (1/100-1.000 vacunados).

Las reacciones adversas graves, como las reacciones alérgicas o los trastornos del sistema nervioso (parestesia o síndrome de Guillain-Barré) son muy raras (<1/10.000 vacunados, notificaciones aisladas).

Precauciones y contraindicaciones

Debido a la altísima letalidad de la enfermedad de la rabia, no existe ninguna contraindicación absoluta para evitar o posponer la vacunación antirrábica tras una potencial exposición de riesgo al virus de la rabia (vacunación post-exposición).

image_pdfimage_print

Subir al menú