image_pdfimage_print

Información general

24/04/2016

Rubéola

La rubéola es una infección vírica que es leve en los niños, pero tiene consecuencias graves en las embarazadas porque puede causar muerte fetal o defectos congénitos en el feto y recién nacido en la forma del síndrome de rubéola congènita (SRC).

Reservorio y formas de transmisión

El reservorio es humano y el modo de transmisión es por vía aérea a través de las secreciones nasofaríngeas de la persona infectada.

El período de transmisión se puede producir desde 7 días antes a 5-7 días después de la aparición del exantema.

Manifestaciones clínicas

La rubéola en niños y adultos es habitualmente benigna. El período de incubación de la rubéola es de 14 días. Hasta el 50% de las infecciones pueden ser subclínicas o inaparentes.

En los niños más pequeños, la erupción cutánea suele ser la primera manifestación.

En cambio, en niños mayores y adultos, durante 1 a 5 días le precede febrícula o fiebre menor de 39ºC, malestar general, conjuntivitis leve, linfadenopatías y síntomas respiratorios. Las artralgias y artritis pueden ocurrir hasta en un 70% de las mujeres adultas que contraen la enfermedad.

Las complicaciones de la rubéola son más frecuentes en adultos que en niños. La encefalitis se presenta en uno de cada 6.000 casos, con mayor frecuencia en adultos que en niños con mortalidad entre 0 a 50%. Las manifestaciones hemorrágicas ocurren en 1 por cada 3.000 casos.

La infección por rubéola en una mujer embarazada puede producir aborto, muerte fetal o anomalías congénitas en el recién nacido. El riesgo y gravedad de la infección congénita depende del momento en que se infecte la embarazada. La probabilidad de que la mujer transmita el virus al feto es del 90%.

Los defectos son raros cuando la infección ocurre después de la semana 20 de gestación.

¿Por qué debemos vacunar?

La prevención del SRC es el principal objetivo de los programas de vacunación contra la rubéola. Antes de la vacuna, hasta cuatro niños de cada 1.000 nacidos vivos nacían con SRC.

La vacunación en la última década ha casi eliminado la rubéola y el SRC en numerosos países. En la Región de las Américas de la OMS no se notifican casos endémicos de rubéola desde 2009. En Europa la proporción de paises que administran vacuna de rubéola supera el 90% habiendo aumentado en los últimos años. Durante el año 2014, reportaron 6.110 casos de rubéola y la tasa de notificación de SRC fue de menos de un caso por millón de habitantes.

Vacunación

Vacunas disponibles

Actualmente hay 2 vacunas trivalentes autorizadas y 2 tetravalentes de virus vivos. Todas las vacunas contienen la misma cepa para la rubéola (Wistar RA 27/3) que ha demostrado ser altamente inmunógena.

Cualquiera de los 4 preparados está indicado para la vacunación simultánea contra el sarampión, la rubeola y la parotiditis.

Pautas de vacunación

La vacuna combinada SRP se administra en dos dosis.

Se recomienda administrar la primera dosis a los 12 meses de edad y la segunda entre los 3-4 años. En el caso de calendarios de rescate, tanto en niños como en adultos, se recomienda aplicar las dos dosis separadas al menos de 1 mes.

Indicaciones de esta vacuna

En España, se recomienda la vacunación sistemática de todos los niños a partir de los 12 meses.

En los niños mayores de 12 meses no vacunados previamente han de recibir la primera dosis lo antes posible y una segunda dosis, dejando 1 mes entre ambas como mínimo o adaptandola a la segunda dosis planteada en calendario.

Se recomienda la vacunación de todas aquellas personas adultas, nacidas con posterioridad al año1966, sin historia demostrada de haber padecido la enfermedad o sin antecedentes de vacunación.

Es fundamental asegurar la inmunización de las mujeres en edad fértil, para evitar problemas en un posible embarazo. Se debe evitar el embarazo hasta un mes después de la vacunación.

Todos los viajeros ≥ 12 meses deben tener evidencia de inmunidad a la rubéola,

La vacunación del personal sanitario es fundamental para el control y la eliminación de la enfermedad.

Eficacia

Los ensayos clínicos han demostrado que la inmunogenicidad de ambas vacunas es muy elevada 99,3 % tras la vacunación. Una sola dosis de vacuna confiere un nivel de inmunidad a largo plazo (más de 25 años) superior al 95%, similar a la infección natural.

Seguridad de la vacuna

La experiencia acumulada de ensayos clínicos realizados como en el uso de la vacuna demuestran que la vacuna tiene un excelente perfil de seguridad.

Reacciones adversas

Efectos secundarios leves:

  • Fiebre alta.

  • Llanto anormal.

  • Sarpullido leve.

  • Hinchazón de las glándulas en las mejillas o cuello.

  • Reacciones locales en el lugar de la inyección

Si ocurren estos problemas, es por lo general dentro de 7-12 días después de la inyección. Se producen con menos frecuencia después de la segunda dosis.

Efectos secundarios moderados:

  • Convulsión causada por la fiebre (alrededor de 1 de cada 3.000 dosis).

  • Dolor temporal y rigidez en las articulaciones, principalmente en mujeres adolescentes o adultas (hasta 1 de cada 4).

  • Recuento de plaquetas bajo temporal, que puede causar un trastorno hemorrágico (alrededor de 1 de cada 30.000 dosis).

Efectos secundarios graves (muy raros):

  • Reacción alérgica grave (menos de 1 de cada millón de dosis)

  • Otros problemas graves se han comunicado después de recibir la vacuna , incluyendo: sordera temporal (1/100.000 dosis), meningitis asèptica (1/1.000.000 millón de dosis)

Estos son tan raros que es difícil decir si son causados por la vacuna.Es importante notificar cualquier sospecha de reacción adversa posterior a la vacunación.

Contraindicaciones

  • Embarazo.

  • Alergia grave a la vacuna

  • Reacción anafiláctica o hipersensibilidad a algún componente

  • Inmunodeficiencia (salvo infección por el virus de la inmunodeficiencia humana en ciertas condiciones) o inmunodepresión, incluyendo la causada por determinados medicamentos.

Precauciones

Las habituales de la vacunación

Falsas contraindicaciones

La lactancia no supone ninguna contraindicación, ni para la madre ni para el hijo lactante.

Se puede administrar con seguridad la vacuna a la mayoría de los alérgicos al huevo.

image_pdfimage_print

Subir al menú