image_pdfimage_print

Bibliografía comentada

24/04/2016

Preguntas al experto

24/04/2016

Seguridad de la vacuna contra el Sarampión

24/04/2016

Seguridad de la vacuna

El debate público sobre la seguridad de las vacunas trivalentes contra el sarampión, la rubéola y la parotiditis y la caída de las tasas de vacunación en diversos países persiste a pesar de su uso, prácticamente universal y de aceptada eficacia.

La experiencia acumulada de ensayos clínicos realizados como en el uso de la vacuna demuestran que la vacuna tiene un excelente perfil de seguridad.

Reacciones adversas

Efectos secundarios leves:

  • Fiebre alta.
  • Llanto anormal.
  • Sarpullido leve.
  • Hinchazón de las glándulas en las mejillas o cuello.
  • Reacciones locales en el lugar de la inyección

Si ocurren estos problemas, es por lo general, dentro de 7-12 días después de la inyección. Se producen con menos frecuencia después de la segunda dosis.

Efectos secundarios moderados:

  • Convulsión causada por la fiebre (alrededor de 1 de cada 3.000 dosis).
  • Dolor temporal y rigidez en las articulaciones, principalmente en mujeres adolescentes o adultas (hasta 1 de cada 4).
  • Recuento de plaquetas bajo temporal, que puede causar un trastorno hemorrágico (alrededor de 1 de cada 30.000 dosis).

Efectos secundarios graves (muy raros):

  • Reacción alérgica grave (menos de 1 de cada millón de dosis)
  • Otros problemas graves se han comunicado después de recibir la vacuna , incluyendo: sordera temporal (1/100.000 dosis), meningitis asèptica (1/1.000.000 millón de dosis)

Estos son tan raros que es difícil decir si son causados por la vacuna.Es importante notificar cualquier sospecha de reacción adversa posterior a la vacunación.

Contraindicaciones

  • Embarazo. No obstante, se debería administrar la vacuna en el puerperio inmediato a aquellas mujeres no inmunes.
  • Alergia grave a la vacuna (a la 1ª dosis)
  • Reacción anafiláctica o hipersensibilidad algún componente de la vacuna: gelatina, neomicina, sorbitol etc.
  • Inmunodeficiencia (salvo infección por el virus de la inmunodeficiencia humana en ciertas condiciones) o inmunodepresión, incluyendo la causada por determinados medicamentos.

Precauciones

  • Enfermedad febril aguda >38,5º. Debe posponerse la vacunación hasta que remita la fiebre.

  • Vacunación previa con vacuna de virus vivos en las últimas cuatro semanas.

  • Historia de trombocitopénia o trombocitopénia púrpura.
  • Necesidad de realizar el test de la tuberculina.
  • Tuberculosis, posponer la vacunación hasta dos meses después de iniciar el tratamiento.
  • Administrar con la debida precaución a personas con trastornos del sistema nervioso central susceptibles de padecer convulsiones febriles o con historia familiar de convulsiones.

  • En personas que han recibido gammaglobulinas humanas o transfusiones sanguíneas, se debe retrasar la vacunación durante tres meses o más (hasta 11 meses), El intervalo específico depende del producto.

Como norma general, se debería realizar siempre el cuestionario prevacunal de niños, adolescentes y adultos

Falsas contraindicaciones

La lactancia no supone ninguna contraindicación, ni para la madre ni para el hijo lactante.

Se puede administrar con seguridad la vacuna a la mayoría de los alérgicos al huevo.

Vacunación

24/04/2016

Vacunas disponibles

Las vacunas disponibles actualmente en España contra el sarampión se presentan en el mercado en forma de vacuna triple vírica combinada frente al sarampión, la rubeola y la parotiditis (SRP).

En España existen vacunas autorizadas de virus vivos atenuados contra sarampión en formulación monovalente, AMUNOVAX®, pero actualmente no está comercializada. Las vacunas monovalentes han dejado de utilizarse dando paso al uso de la vacuna combinada triple vírica

Actualmente hay 2 vacunas trivalentes autorizadas y 2 tetravalentes de virus vivos:

PRIORIX®, del laboratorio Glaxosmithkline, S.A. Vacuna del sarampión, la parotiditis y la rubeola (virus vivos atenuados cepa del sarampión Schwarz).

M-M-RVAXPRO®, del laboratorio Sanofi Pasteur MSD SNC. Vacuna del sarampión, la parotiditis y la rubeola (virus vivos atenuados cepa del sarampión Enders’ Edmonston).

PROQUAD®, del laboratorio Sanofi Pasteur MSD SNC. Vacuna del sarampión, la parotiditis, la rubeola y la varicela (virus vivos atenuados cepa del sarampión Enders’ Edmonston). No comercializada en España.

PRIORIX TETRA®, del laboratorio Glaxosmithkline, S.A. Vacuna del sarampión, la parotiditis, la rubeola y la varicela (virus vivos atenuados cepa del sarampión Schwarz). No comercializada en España.

Cualquiera de los 4 preparados está indicado para la vacunación simultánea contra el sarampión, la rubeola y la parotiditis. En el caso del preparado PROQUAD® y PRIORIX tetra® se incluye también la inmunización contra la varicela. Aunque está autorizado su uso, no está comercializado en España.

* En caso de brote o viaje a una zona endémica. ** Actualmente la dosis de refuerzo está recomendada a los 3-4 años de edad

Fuente: Agencia española del medicamento y productos sanitarios

Estas vacunas, producidas en embrión de pollo, pueden contener neomicina, sorbitol, lactosa, gelatina entre otros excipientes y varían en función del preparado comercial. La vacuna puede administrarse con seguridad a personas con alergia al huevo.

Está indicada su administración a partir de los 12 meses de edad siguiendo las recomendaciones del calendario común de vacunación español, por vía subcutánea y en la zona antero lateral del muslo o la zona deltoidea en función de la edad.

En caso de epidemia, las autoridades sanitarias pueden recomendar su administración a partir de los 9 meses de edad aunque esta dosis no será contabilizada y serán necesarias dos dosis más a partir de los 12 meses de edad.

Pautas de vacunación

La vacuna combinada SRP se administra en dos dosis.

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud en el calendario común de vacunación infantil español recomienda administrar la primera dosis a los 12 meses de edad y la segunda entre los 3-4 años. Esta dosis se puede aplicar antes si se respeta el periodo mínimo de 1 mes entre dosis.

En el caso de tener que aplicar calendarios de rescate, tanto en niños como en adultos, se recomienda aplicar las dos dosis separadas al menos de 1 mes.

La vacunación post exposición se puede realizar en las primeras 72 horas después de la exposición, siguiendo las recomendaciones de los servicios epidemiológicos locales.

Indicaciones de esta vacuna

La OMS recomienda la inmunización frente a sarampión, parotiditis y rubéola en todos los niños y adultos susceptibles.

La vacunación sistemática del 95% de la población susceptible, impediría la circulación del virus generando inmunidad de grupo.

Niños

En España, se recomienda la vacunación sistemática de todos los niños a partir de los 12 meses que es la edad más temprana en la que el sistema inmune es lo bastante maduro como para que se consiga una buena respuesta de anticuerpos (99% de seroconversión frente a sarampión), sin que interfieran los anticuerpos maternos que llegan al recién nacido a través de la placenta.

Adultos

También se recomienda la vacunación de todas aquellas personas adultas, nacidas con posterioridad al año 1966, sin historia demostrada de haber padecido la enfermedad o sin antecedentes de vacunación con, al menos, dos dosis de vacuna. Cabe recordar que las cohortes nacidas entre 1978 y 1994 recibieron una sola dosis de vacuna SRP.

Personal sanitario

La vacunación del personal sanitario es fundamental para el control y la eliminación de la enfermedad, evitando el contagio propio, de familiares y de compañeros y evitar ser fuente de contagio para los pacientes.

Los profesionales que trabajan en centros sanitarios deben tener evidencia de inmunidad frente al sarampión en cualquier de las siguientes situaciones:

  • Documentación escrita de vacunación con 2 dosis de vacuna triple vírica administrada por lo menos 28 días de diferencia.

  • Prueba de laboratorio de inmunidad.

  • Confirmación de laboratorio de la enfermedad.

Viajeros internacionales

Los viajeros deberían proceder a revisión de su calendario vacunal frente al sarampión, antes de visitar determinadas zonas. El sarampión es una enfermedad común en algunas partes del mundo, incluidas algunas partes de Europa, Asia, el Pacifico y África. Los viajeros que contraen el sarampión durante un viaje a zonas endémicas pueden contagiar y ocasionar brotes en nuestro país a población susceptible, no vacunada o mal vacunada (casos importados).

Los niños de 6 a 11 meses de edad que deban realizar un viaje a zonas endémicas deberían recibir una dosis de vacuna SRP. Esta dosis temprana no sustituye las 2 posteriores marcadas en calendario.

Profilaxis post exposición

A las personas expuestas al sarampión que no tengan evidencia de haber padecido la enfermedad o de estar vacunados se les puede recomendar la vacunación profiláctica post exposición antes de las 72 horas del inicio de la exposición al virus.

Eficacia de la vacuna

Los ensayos clínicos realizados con cualquiera de las dos vacunas combinadas actualmente autorizadas en España muestran una eficacia frente a las enfermedades individuales causadas por los virus del sarampión, de la parotiditis y de la rubéola de entre 93% con una dosis, alcanzando casi el 100% cuando se administra una segunda. En el caso de las vacunas frente a sarampión los datos sugieren que ofrecen protección durante toda la vida.

Por qué debemos vacunar

24/04/2016

¿Por qué debemos vacunar?

El sarampión puede producir epidemias que causan muchas muertes, especialmente entre los niños pequeños malnutridos. En países donde el sarampión ha sido prácticamente eliminado, los casos importados de otros países siguen siendo una importante fuente de infección.

Los niños pequeños no vacunados son quienes corren mayor riesgo de sufrir la enfermedad y sus complicaciones, entre ellas la muerte. Las mujeres embarazadas sin vacunar también constituyen un importante grupo de riesgo. Sin embargo, puede infectarse cualquier persona que no esté inmunizada (que no haya sido vacunada o no haya sufrido la enfermedad).

Situación mundial

En 1980, antes de que se generalizara el uso de la vacuna, el sarampión causaba cerca de 2,6 millones de muertes al año. Sin embargo, a nivel mundial sigue siendo una de las principales causas de muerte en niños pequeños, a pesar de que existe una vacuna segura y eficaz.

La intensificación de las actividades de vacunación ha influido de forma decisiva en la reducción de las muertes por sarampión. Entre 2000 y 2013 la vacuna contra el sarampión evitó aproximadamente 15,6 millones de muertes. A nivel mundial, las muertes por sarampión han descendido un 75%, pasando de 544.000 en 2000 a 145.700 en 2013, la mayoría de ellas en menores de 5 años.

El sarampión sigue siendo frecuente en muchos países en desarrollo, sobre todo en algunas zonas de África y Asia. La mayoría de las muertes se registran en países con bajos ingresos per cápita e infraestructura sanitaria deficiente.

Respuesta de la OMS

El cuarto Objetivo de Desarrollo del Milenio, está encaminado a reducir en dos tercios la tasa de mortalidad de los menores de cinco años entre 1990 y 2015. El impulso mundial a la mejora de la cobertura vacunal hizo que en 2013 se lograra reducir considerablemente el número de muertes. En 2013, se vacunó contra el sarampión a unos 205 millones de niños mediante las campañas de vacunación masiva realizadas en 34 países.

La Iniciativa de Lucha contra el Sarampión, para que los países puedan alcanzar las metas de control del sarampión y la rubéola, es fruto de la colaboración de la OMS, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Cruz Roja Americana, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades y la Fundación de las Naciones Unidas.

En 2012 la Iniciativa presentó un nuevo Plan Estratégico Mundial contra el Sarampión y la Rubéola para el periodo 2012-2020, en el que se establecen nuevos objetivos mundiales para 2015 y 2020:

Para finales de 2015:

  • Reducir la mortalidad mundial por sarampión como mínimo en un 95%, en comparación con los valores de 2000.

  • Alcanzar los objetivos regionales de eliminación del sarampión, la rubéola y el síndrome de rubéola congénita.

Para finales de 2020:

  • Lograr la eliminación del sarampión y la rubéola al menos en cinco regiones de la OMS.

Incidencia en Europa

Según datos de European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC) durante el año 2014, los países de la Unión Europea (EU/EEA) comunicaron 3.616 casos de sarampión en su área. De los cuales Alemania e Italia reportaron el 58,6%. Hubo otros brotes importantes en otros países de Europa como Bosnia-Herzegovina, Serbia y Kyrgyzstan.

Fuera de Europa se reportaron brotes en USA, Canadá, China, Sudan y Papúa Nueva Guinea. Surveillance Atlas of infectious diseases: measles (ECDC)

Incidencia en España

Antes de la introducción de la vacuna en España se producían unos 150.000 casos al año.

La Vanguardia. Edición del miércoles, 28 noviembre 1900

La Vanguardia. Edición del viernes, 04 agosto 1905

,

La vacuna del sarampión se introdujo en 1978 pero no disminuyó la incidencia de la enfermedad hasta el año 1988 que fue cuando se alcanzaron coberturas cercanas al 80%.

 

Porcentaje de coberturas de vacunación frente a sarampión-rubéola-parotiditis (SRP). Total Nacional, 2004-2014.

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

2012

2013

2014

Triple Vírica: Sarampión, Rubéola y Parotiditis (SRP)

Primera dosis: niños de 1 a 2 años meses

97,3

96,8

96,9

97,2

97,6

97,4

95,5

96,8

97,1

95,3

96,1

Segunda dosis: niños de 3 a 6 años

92,7

91,6

94,1

95,0

94,4

90,4

92,3

91,3

90,3

90,7

93,0

 

Fuente: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Así se ha pasado de 159.562 casos (tasa de 420,23/100.000 h) en el año 1982 a 114 casos declarados (tasa de 0,25/100.000 h) en el año 2013.

En el gráfico 1 se puede observar el número de casos declarados en España desde 1997 a 2013. Cabe destacar aumento de casos en el año 2011 con 3.641 casos declarados de los cuales un 58.0% se comunicaron en Andalucía, el 16.5% en la Comunidad de Madrid y el 8.4% en Cataluña. La mayoría de casos afectaron a cohortes que deberían estar correctamente vacunadas.

sarampion-pro-6

Gráfico 1

Fuente: Instituto de Salud Carlos III 2015

El Sarampión en imágenes

Fotografías

Videos

WebMD vídeo. Children’s Health. Measles on a Comeback.

Puntos clave

24/04/2016

Reservorio

El único reservorio es humano, por lo que reúne todas las condiciones para ser eliminado. No existen reservorios animales ni terrestres y además, existe una vacuna de gran eficacia protectora.

Forma de transmisión

El virus se propaga por la tos y estornudos, el contacto personal íntimo o el contacto directo con secreciones nasales o faríngeas infectadas. El virus, presente en el aire o sobre superficies infectadas, sigue siendo contagioso durante periodos de hasta 2 horas.

El período de incubación dura 10 días desde la exposición al virus hasta el comienzo de los síntomas.

El periodo de transmisión va desde 1-2 días antes del comienzo de la sintomatología hasta 4 días después de la aparición del exantema.

Manifestaciones clínicas

El primer signo del sarampión suele ser la fiebre alta, que comienza unos 10-12 días después de la exposición al virus y dura entre 4-7 días. En la fase inicial, el paciente puede presentar rinorrea, tos, conjuntivitis, y pequeñas manchas blancas en la cara interna de las mejillas, manchas de Koplik (imagen 1).

Imagen 1

Boca de un paciente con manchas de Koplik, un primer signo de la infección por sarampión

Después de este periodo prodrómico aparece un exantema maculo-papuloso (imagen 2-4), generalmente empieza en la cara y la parte superior del cuello, se extiende en unos 3 días, acabando por afectar el torso, las manos y los pies. La erupción dura de 5 a 6 días hasta desaparecer. El intervalo entre la exposición al virus y la aparición del exantema oscila entre 7 y 18 días (media de 14 días).

Imagen 2

Imagen 3

Imagen 4

En los países en los cuales la circulación del virus del sarampión es alta, la mayoría de las muertes se deben a sus complicaciones, que son más frecuentes en menores de 5 años y adultos. Las más graves son la ceguera, la encefalitis (infección acompañada de edema cerebral), la diarrea grave (que puede provocar deshidratación), las infecciones del oído y las infecciones respiratorias graves, como la neumonía. Los casos graves son especialmente frecuentes en niños menores de 5 años, niños malnutridos, y sobre todo en los que no reciben aportes suficientes de vitamina A. También en personas inmunodeprimidas y embarazadas.

image_pdfimage_print

Subir al menú