image_pdfimage_print

Información general

24/04/2016

El virus varicela-zóster

En países de clima templado como España, la mayor parte de las personas (más del 90%) pasa la varicela antes de los 14 años.

Aunque en la mayoría de los niños sanos la varicela se resuelve sola sin necesidad de tratamiento, la aparición de complicaciones potencialmente graves como la neumonía, hepatitis o encefalitis son significativas en determinados grupos de población. Los grupos de mayor riesgo son los adultos, lactantes durante el primer año de vida, las embarazadas y las personas inmunodeprimidas, es decir, con alteración de las defensas del organismo.

La varicela es una enfermedad altamente contagiosa. Se calcula que más del 90% de las personas que conviven con una persona afectada por la varicela se contagian.

El virus Varicela-zóster (VVZ) causa dos formas clínicamente diferenciadas de enfermedad. La infección primaria con VVZ resulta en la varicela, caracterizada por lesiones vesiculares en distintas fases de desarrollo en cara, tronco y extremidades. El virus queda latente en los ganglios sensoriales y su reactivación resulta en el herpes zóster, también conocido como culebrilla. Esta forma clínica de la enfermedad está caracterizada por una erupción vesicular dolorosa que ocurre en un solo lado del cuerpo.

Varicela

La varicela causa típicamente al inicio un cuadro similar a la gripe, con fiebre variable, dolor de cabeza, malestar general, faringitis y pérdida de apetito. En las siguientes 24-48 horas se desarrollan las lesiones cutáneas, que consisten en una erupción generalizada que produce intenso picor.

Las lesiones aparecen inicialmente en forma de máculas (manchas rojizas), para rápidamente pasar a hacerse pápulas (lesiones rojas sobreelevadas) y posteriormente vesículas (lesiones con contenido líquido claro en el interior, como pequeñas ampollas) rodeadas de un halo rojizo inflamatorio. Finalmente las lesiones acaban por secarse y formar costras. Las lesiones van apareciendo en sucesivos brotes, lo que confiere a la enfermedad una de sus principales características, ya que coexisten lesiones en diferentes fases (la persona puede tener simultáneamente máculas, pápulas, vesículas y costras).

La aparición de vesículas dura hasta 5-7 días, y la mayoría de las lesiones suele haber formado costra en unos 6 días. Estas costras pueden durar hasta 2 semanas en la piel, y al desprenderse pueden dejar manchas claras u oscuras durante semanas o meses, pero sólo dejarán cicatrices definitivas aquellas lesiones que se sobreinfecten.

Herpes zóster

Cuando una persona pasa la varicela, algunos virus quedan latentes en los ganglios sensoriales y, durante la edad adulta, al disminuir las defensas contra el virus, puede reactivarse de manera local y reaparecer en forma de herpes zóster, afectando al área del nervio que sale del ganglio sensorial afectado.

Complicaciones

Entre un 2 y un 6% de los casos de varicela presenta complicaciones. Se estima que, en Europa, de cada 1000 casos de varicela notificados se hospitalizan entre 1,9 y 5,6. En los adultos esta proporción es mayor, necesitándose 25 hospitalizaciones por cada 1000 casos en mayores de 24 años.

Indicaciones de la vacuna de la varicela en España

  • El calendario vacunal actual establece que la vacuna de la varicela se administrará de forma gratuita a todos los niños a los 12-15 meses (1ª dosis) y a los 3-4 años (2ª dosis).

Esta estrategia busca disminuir no sólo las complicaciones y los casos graves de varicela, sino disminuir el número de casos de enfermedad.

Esta pauta está vigente desde 2016, según la resolución del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS) del 29 de julio de 2015, incluyendo a todos los niños en edad infantil.

  • Adolescentes y adultos: Se recomienda la vacunación de rutina con 2 dosis de vacuna para todas las personas sanas de edad >12 años que no tienen evidencia de inmunidad (no han sido vacunados ni han pasado la enfermedad). Más específicamente, y dentro de este grupo, la vacuna de la varicela está altamente recomendada en los siguientes casos:
    • Personas no inmunizadas con riesgo de exposición (trabajadores sanitarios, cuidadores de enfermos crónicos).
    • Personas que conviven con pacientes inmunodeprimidos (con alteraciones en las defensas) con alto riesgo de contraer la enfermedad y desarrollar formas severas de la misma.
    • Mujeres en edad fértil, teniendo en cuenta que deben dejar pasar al menos 4 semanas entre la vacuna y un posible embarazo.
  • Profilaxis postexposición: la vacunación en los primeros 3-5 días tras la exposición a la varicela puede ser eficaz para prevenir la enfermedad.

Indicaciones de la vacuna del herpes zóster en España

La vacuna del herpes zóster no está financiada por el Sistema Nacional de Salud en España. Está aprobada para adultos >50 años de edad. No obstante, dado que aún es una vacuna de reciente introducción, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no establece aún ninguna recomendación en relación a esta vacuna.

Reacciones adversas

La vacuna de la varicela es bien tolerada. Las reacciones adversas más frecuentes son leves y consisten en reacciones locales a la inyección (enrojecimiento, hinchazón, dolor) hasta en el 20% de los casos. Un 15 % de las personas puede presentar fiebre autolimitada.

Al ser una vacuna de virus vivos atenuados, el propio virus vacunal puede producir una erupción similar a la de la varicela pero más leve, característicamente entre 15 y 42 días después de su administración.

Dado su parecido al virus VVZ, la vacuna puede causar complicaciones similares a este, no obstante, estas reacciones adversas que comportan mayor gravedad, son excepcionalmente raras, siendo de 2,6 por cada 100.000 vacunas administradas. En el caso de pasar la enfermedad de manera natural la incidencia de complicaciones sería del 3%, es decir, 3.000 de cada 100.000 personas que pasan la varicela, y 500 de cada 100.000 necesitarían ser hospitalizadas.

image_pdfimage_print

Subir al menú