Vacunación en insuficiencia renal - Vacunas recomendadas

Article Index
Inicio
Vacunas recomendadas
Bibliografía
All Pages
  

Vacunas recomendadas a pacientes con insuficiencia renal

Las principales vacunas a considerar para pacientes adultos con insuficiencia renal son: tétanos- difteria, hepatitis B, neumocócica y gripe. Otras vacunaciones son: triple vírica (SRP, sarampión-rubéola-parotiditis), varicela-zoster y hepatitis A; así mismo, se han de valorar otras necesidades de vacunación, por ejemplo, las relacionadas con viajes internacionales.

Tétanos-difteria

La vacuna Td es una vacuna sistemática del adulto. Las recomendaciones de vacunación en pacientes con insuficiencia renal son las mismas que las de los adultos sanos. En personas nunca vacunadas con toxoide tetánico o con antecedentes inciertos se debe realizar un pauta de 3 dosis (0, 1-2, 6-12 meses) y en personas con pauta incompletas (realizadas con cualquier intervalo de tiempo) se deben completar las dosis pendientes sin necesidad de reiniciar pautas. La vacunación sistemática debe realizarse cada 10 años y al quinto año ante heridas potencialmente tetanígenas.

Hepatitis B

Actualmente en nuestro medio, el riesgo de infección por el VHB en las unidades de hemodiálisis es bajo. Las causas fundamentales son las menores oportunidades de exposición a la sangre contaminada gracias al empleo de eritropoyetina recombinante, la aplicación consecuente de las precauciones estándar y la vacunación del personal sanitario y los pacientes. No obstante, persiste un riesgo residual, por lo que resulta recomendable iniciar la vacunación antes de que la indicación de hemodiálisis se haya establecido.

En pacientes en hemodiálisis, la inmunogenicidad de la vacuna de la hepatitis B es menor que en adultos inmunocompetentes. Con 3 dosis de vacuna la tasa de seroprotección (anti-HBs ? 10 mU/ml) es del 64% (rango, 34-88). Con pautas de 4 dosis se alcanza un 86% (rango, 40-98). La respuesta a la vacunación antihepatítica B es mejor cuando la función renal está más conservada, es decir, cuando todavía no se ha iniciado la hemodiálisis.

Algunos ensayos clínicos controlados, realizados en pacientes en hemodiálisis, han hallado una eficacia protectora situada entre el 53% y el 78%. No se han comunicado casos de infección por el VHB en pacientes vacunados que mantienen títulos protectores de anti-HBs, lo cual ha sido fehacientemente demostrado en el curso de brotes en unidades de hemodiálisis. En la tabla 1 se muestran las pautas de vacunación recomendadas en pacientes adultos con insuficiencia renal crónica, así como los preparados vacunales disponibles en nuestro país.

Desde 2005 se dispone en varios países, entre ellos España, de una vacuna adyuvada con un nuevo adyuvante, el AS04 (Fendrix®), que incrementa sustancialmente la respuesta inmune (mayores tasas de seroprotección y títulos más elevados) respecto a las vacunas convencionales. Por el momento ha sido autorizado para pacientes en predialisis y en hemodialisis de edad >= 15 años.

Tabla 1. Dosis y pautas de vacunación contra la hepatitis B en pacientes con insuficiencia renal crónica

Vacuna

Prediálisis

Hemodiálisis

Engerix-B®
(GSK)

20 µg de HBsAg
1 mL
0, 1 y 6 meses

40 µg de HbsAg
2 dosis de 1 mL
0, 1, 2 y 6 meses

HBvaxpro®
 (SP-MSD)

10 mg de HBsAg
1 mL
0, 1 y 6 meses

40 mg de HBsAg
1 mL
0, 1 y 6 meses

Fendrix®
(GSK)

20 mg de HBsAg
1 mL
0, 1 y 6 meses

20 mg de HBsAg 1 mL
0, 1, 2 y 6 meses


En personas con un estado inmunitario normal que han respondido a la serie vacunal primaria, la protección contra la hepatitis B persiste incluso cuando el título de anti-HBs se hace indetectable. En los pacientes en hemodiálisis que responden a la primovacunación, la pérdida de anti-HBs puede permitir un retorno a la susceptibilidad. Por este motivo, se recomienda vigilar de forma periódica (por ejemplo anualmente) la presencia de anti-HBs y administrar una dosis booster cuando el título descienda por debajo de 10 mU/ml.

Un pequeño porcentaje de personas con un estado inmunitario normal no responden a la serie vacunal primaria. Una segunda tanda permite obtener respuesta en aproximadamente el 50-75% de los casos. En pacientes en hemodiálisis la proporción de no respondedores es mayor y proporcional al tiempo de evolución de la enfermedad renal. Una segunda tanda, con una pauta de 3 o 4 dosis, origina respuesta protectora en alrededor de un 50% de vacunados. La administración de más dosis en los no respondedores a esta segunda tanda vacunal no parece deparar ningún beneficio adicional y no se recomienda llevarla a cabo de modo sistemático.

Gripe

Numerosos organismos, servicios de Salud Pública y sociedades científicas de diferentes países recomiendan la vacunación antigripal a niños y adultos afectos de patología renal crónica. Se estima que la efectividad de la vacunación antigripal en pacientes con insuficiencia renal y otras patologías crónicas es similar a la observada en personas de la misma edad pero sin comorbilidad asociada.

Enfermedad neumocócica

Las personas con enfermedades de base, incluidos los diversos grados de disfunción renal, pueden tener mayor riesgo de desarrollar enfermedades neumocócicas, padecer formas más graves y sufrir mayores complicaciones.

Numerosos organismos, servicios de Salud Pública y sociedades científicas de diferentes países recomiendan la vacunación antineumocócica a niños y adultos afectos de patología renal crónica. En pacientes adultos re recomienda una única revacunación a los 5 años de la primera.

Sarampión, rubéola, parotiditis y varicela

Según diversas encuestas seroepidemiológicas, en España la mayor parte de personas nacidas antes de 1966 han sido ya infectadas por los virus del sarampión, rubéola, parotiditis y varicela. Las cohortes posteriores a 1980 han recibido mayoritariamente 1 o 2 dosis de vacuna triple vírica. Dada la potencial gravedad de algunas de estas infecciones en pacientes con insuficiencia renal crónica, resulta conveniente practicar los pertinentes exámenes serológicos para realizar la vacunación de los susceptibles.

Hepatitis A

Según diversas encuestas seroepidemiológicas, en España la mayor parte de personas nacidas antes de 1960 han sido ya infectadas por los virus de la hepatitis A. (VHA) La gravedad de la hepatitis A es mayor en personas de más edad; se estima que la letalidad en mayores de 40 años es superior al 2%. Por estas razones resulta conveniente practicar los pertinentes exámenes serológicos para realizar la vacunación de los susceptibles.

Por otro lado, algunos estudios han hallado una elevadísima letalidad, de hasta un 30% en pacientes previamente infectados por el virus de la hepatitis C sobreinfectados por el VHA. Dado que la condición de anti-VHC positivo afecta a cierta proporción de pacientes con insuficiencia renal, la inmunización de los susceptibles al VHA debe ser enfatizada.

Vacunas recomendadas a pacientes en programa de trasplante renal

A las vacunaciones anteriormente señaladas cabría añadir, según diversas guías clínicas la de Haemophilus influenzae b y polio inactivada.

Vacunación pretrasplante

Algunas consideraciones en la vacunación antes del trasplante son las siguientes:

  1. En el caso del riñón existen mayores oportunidades de vacunación pretrasplante que en otros órganos sólidos.
  2. A causa de la inmunosupresión terapéutica las vacunas atenuadas estarán contraindicadas después del trasplante, por lo que en la medida de lo posible convendrá adelantarse a futuras necesidades de vacunación. Por ejemplo, vacunando contra la fiebre amarilla a personas que viajarán a áreas endémicas.
  3. Las vacunas inactivadas deben emplearse con precauciones en el postrasplante inmediato, por lo que si el trasplante se practica antes de concluir el esquema vacunal previsto, debe interrumpirse éste durante un periodo de 6 meses.
  4. Controlar la respuesta postvacunal (anti-HBs).
  5. Considerar la conveniencia de la inmunización pasiva cuando no se posible la práctica de la inmunización activa.
  6. Fomentar la vacunación de contactos, fundamentalmente de los convivientes y sanitarios. Vacunas triple vírica, varicela zoster y gripe.

Vacunación postrasplante

  1. Si se había iniciado la vacunación pretrasplante. Continuar el esquema vacunal 6 meses después de la realización del trasplante
  2. Las vacunas atenuadas están genéricamente contraindicadas
    1. Evaluar riesgos de la vacunación versus la enfermedad
    2. Existe alguna experiencia previa positiva(rubéola, varicela y fiebre amarilla)
    3. Difícil evaluación del grado de immunosupresión 



smaller text tool icon medium text tool icon larger text tool icon
Last Updated ( Friday, 18 July 2008 00:00 )