Denuncia al mercurio de las vacunas en Alicante

9/06/2009

image_pdfimage_print

El padre del niño alicantino que denunció la posible intoxicación de este último por mercurio, cuya causa estaría en las vacunas que le fueron suministradas desde su nacimiento, ha suscrito la querella interpuesta por más de 70 familias contra el Ministerio de Sanidad ante la Audiencia Nacional. La familia del pequeño acudió a la Asociación para Vencer el Autismo (AVA), cuyo equipo médico le sometió a numerosas pruebas en España, Alemania y Estados Unidos. La Conselleria de Sanidad de Valencia subrayó que las vacunas que se aplican en la Comunitat y en toda España son las avaladas por la Agencia Española del Medicamento. La Conselleria de Sanidad afirmó hoy que las vacunas inoculadas en el menor de 3 años de Ibi (Alicante) cuyo padre denuncia que resultó intoxicado con mercurio y en el resto de los niños supuestamente afectados "se han utilizado ampliamente en toda España y Europa sin incidencias".

De hecho, constató que más del 98% de la población infantil cumple el calendario vacunal, por lo que "cualquier deficiencia en las vacunas se hubiera detectado inmediatamente". Así, subrayó que las vacunas que se aplican en la Comunitat Valenciana y en todo el territorio español son las avaladas por la Agencia Española del Medicamento y la EMEA (Agencia Europea del Medicamento). Además, recalcó que en el momento actual existen "evidencias suficientes" para afirmar que la relación que se hace entre el uso de derivados mercuriales (tiomersal, timerosal) con la aparición de alteraciones neurológicas, incluyendo autismo, "no existe". Con todo, la EMEA recomendó que se tendiese a eliminar o sustituir estos conservantes, en especial como conservantes añadidos en las presentaciones monodosis a pesar de que "no existían datos que demostrasen esta asociación".

Respecto al caso concreto de Ibi, la Conselleria de Sanidad señaló que sería "imposible" que la vacuna Engerix B, la única que contiene trazas de tiomersal como consecuencia de su utilización durante el proceso de fabricación, haya ocasionado los niveles de mercurio que se indican en el menor dado que le fue administrada hace tres años, en 2006, y ya tendrían que haber sido metabolizados y que, en cualquier caso, "las bajas cantidades" de mercurio que contienen son inferiores a las cantidades a las que alude el padre. En cuanto a la supuesta presencia elevada de otros metales como el arsénico, la Conselleria recalca que "no se ha descrito la presencia de estos otros metales en ninguna vacuna", por lo que "no pueden ser las vacunas administradas el origen de estos metales". Asimismo, recalcó que para asegurarse de que una medición de metales pesados es una correcta y fiable debe realizarse en un centro de referencia como es el Instituto Carlos III de Madrid.

[ más información ]  [ más información ]

image_pdfimage_print

Subir al menú