Development of a vaccine for humans against highly pathogenic avian influenza virus

6/06/2006

image_pdfimage_print

Development of a vaccine for humans against highly pathogenic avian influenza virus
Wood J, Robertson J. Eurosurveillance weekly 2004; 8: 25
Palabra clave: Gripe

Los autores repasan las tres “falsas alarmas” pandémicas causadas por el virus gripal aviares A H5N1 en los pasados 8 años. Desde 1997, han mejorado extraordinariamente las tecnologías inmunopreventivas debido al uso de la genética inversa. Los grandes hechos de esta técnica son: a) la capacidad de modificar genéticamente un virus aviar altamente patógeno retirando las bases moleculares de su patogenicidad, lo que reduce el peligro asociado al virus, y b) la capacidad de producir “reasortantes” entre un virus aviar modificado apatógeno y un virus vacunal humano del tipo de A/PR/8/34. Este “reasortante” crece bien en células de mamifero y en huevo y es atenuado para el humano lo que mejora el perfil de seguridad del virus vacunal pandémico.

Desde esa fecha también se ha ganado experiencia en el “rescate” del reasortante en células Vero aptas para producir vacunas humanas y aprobadas por la autoridad regulatoria.

Estos avances ha propiciado una iniciativa europea para desarrollar vacunas pandémicas, patrocinada por la Unión Europea. Este proyecto, FLUPAN, comenzó en 2001 con el objetivo de crear una vacuna segura en humanos procedente de un virus aviar altamente patógeno utilizando la “genética inversa”.

Si embargo, en 2003, el trabajo de FLUPAN se vio sobrepasado por los acontecimientos de Hong Kong. Los dos casos de gripe aviar H5N1 en humanos, propició que la OMS pidiera a los Centros Colaboradores que prepararan una vacuna segura. En un espacio de 4 semanas se “rescató” un reasortante de H5N1:PR8 en células Vero por investigadores de los Estados Unidos. Días más tarde, investigadores del “Nacional Institute for Biological Standards and Control” (NIBSC) del Reino Unido también produjeron otro reasortante. En los dos meses siguientes se consideró fundamental establecer si estos nuevos prototipos eran seguros para fabricar vacunas. Esta seguridad se puede establecer mediante inoculación en pollos y en humanos. Al no existir, obviamente, procedimientos consensuados de pruebas de patogenicidad en humanos, los Centros Colaboradores produjeron un protocolo para evaluar la patogenicidad del virus reasortante en hurones, que es el mejor modelo animal para la gripe en humanos.

En 2004 los investigadores se enfrentaron a una tercera y más grave amenaza pandémica, la del H5N1 en humanos del sudeste de Asia. Al existir diferencia en las hemaglutininas entre los aislamientos de 2003 y de 2004, la OMS solicitó otra vez el desarrollo de vacuna prototipo para el virus del 2004. En cuatro semanas el NIBSC produjo este reasortante en células Vero, y dos meses más tarde estaba dispuesto para distribuir a los laboratorios fabricantes tras pasar los tests de patogenicidad. En este mismo momento, laboratorios de los Estados Unidos producirían en breve reasortantes de H5N1:PR8.

Un acontecimiento significativo en la Unión Europea respecto del desarrollo de una vacuna gripal pandémica lo constituyó la publicación de un documento de vacunas pandémicas por las autoridades regulatorias de la Unión, para que no existan retrasos en la disponibilidad de vacunas ante una pandemia.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú