Día mundial de la hepatitis

28/07/2014

image_pdfimage_print

 

Virus de la Hepatitis A

La hepatitis A se asocia a falta de agua salubre y a un saneamiento deficiente. Transmitida por la ingestión de alimentos o bebidas contaminados o por contacto directo con una persona infectada por el virus, las epidemias se pueden propagar de manera explosiva y causar pérdidas económicas considerables. Se asocia a una morbilidad moderada a grave y cada año se registran aproximadamente 1,4 millones de casos de hepatitis A en todo el mundo.

Las mejoras del saneamiento y la vacuna contra la hepatitis A son las medidas más eficaces para combatir la enfermedad. La vacuna, que es inactivada, tiene una eficacia del 95%.

Virus de la Hepatitis B

El virus se transmite por contacto con la sangre u otros líquidos corporales de una persona infectada. Además, representa un importante riesgo laboral para los profesionales sanitarios.

La hepatitis B es una infección vírica del hígado que puede dar lugar tanto a un cuadro agudo como a una enfermedad crónica. En torno a 240 millones de personas tienen (a largo plazo), infecciones crónicas del hígado y más de 780 000 personas mueren cada año como consecuencia de la hepatitis B.

La hepatitis B es prevenible con la vacuna inactivada actualmente disponible, que es segura y eficaz. Induce la formación de anticuerpos entre el 92 y 95% de adultos inmunocompetentes.

image_pdfimage_print

Subir al menú