Información general

24/04/2016

image_pdfimage_print

Difteria

La difteria es una enfermedad bacteriana aguda producida por el Corynebacterium diphtheriae que afecta principalmente vías respiratorias superiores (mucosa nasal, amígdalas, laringe o faringe). La lesión característica consiste en una o diversas placas de membranas asimétricas, grisáceas localizadas principalmente en la faringe (pseudomembranas) que pueden dar lugar a obstrucción respiratoria.

El período de incubación es entre 2 y 7 días. El único reservorio es el hombre. Se transmite persona a persona, por vía aérea, por contacto estrecho con una persona enferma o un portador asintomático. El periodo de transmisión oscila entre 2 y 4 semanas y se mantiene hasta que los microorganismos patógenos desaparecen de las secreciones y de las lesiones.

¿POR QUÉ DEBEMOS VACUNAR?

Aunque la infección o la enfermedad puede generar inmunidad duradera, esta no es de por vida. Antes de la introducción de la vacuna en los calendarios de vacunación, la difteria causaba epidemias cada diez años, que afectaban sobre todo a los niños en los meses fríos del año. Actualmente la difteria sigue siendo endémica en muchas zonas del mundo en desarrollo, donde la cobertura de inmunización infantil con tres dosis de DTP es inferior al 50%. Los últimos brotes producidos en EUA (1980) y Europa del Este (1990), afectaron a adolescentes y adultos mal vacunados. En los países con elevadas coberturas de vacunación, la enfermedad en rara.

El último caso de difteria en España se declaró en mayo de 2015 y afectó a un niño no vacunado. Con anterioridad a este caso, habían transcurrido casi 30 años sin que apareciera ningún caso de enfermedad en nuestro país ya que los dos casos anteriores fueron notificados en 1986.

Pautas vacunación anti- diftéricas

VACUNACIÓN INFANTIL

La vacunación infantil completa consiste en la administración de un total de 4 ó 5 dosis de vacuna.

  • 2 dosis durante el primer año de vida con un intervalo de 2 meses, a partir de los 2 meses de edad (2, 4,) administrada con la vacuna combinada hexavalente.

  • Una dosis de refuerzo a los 11 meses, administrada con la vacuna combinada hexavalente.

  • Una dosis a los 6 años en la que se usa la vacuna DTPa de carga completa combinada con la vacuna antipoliomielítica (DTPa-IPV).

  • En la preadolescencia se administra una dosis a los 14 años de edad con la vacuna de baja carga antigénica de toxoide diftérico combinada con el toxoide tetánico (Td).

VACUNACIÓN EN ADULTOS

PRIMOVACUNACIÓN

  • Adultos no vacunados
    Se recomienda una pauta de primovacunación con tres dosis de Td. La segunda a las 4 semanas de la primera y la tercera a los 6 meses de la segunda

  • Adultos con primovacunación incompleta
    No se debe reiniciar la pauta de vacunación, independientemente del tiempo pasado desde la última dosis. Se debe completar la pauta hasta completar las 3 dosis, respetando los intervalos mínimos entre dosis (4 semanas entre 1ª y 2ª; y 6 meses entre 2ª y 3ª)

DOSIS DE REFUERZO

Vacunados correctamente en la infancia y preadolescencia.

  • Una dosis de refuerzo en torno a los 65 años.

Primovacunados en la edad adulta

  • dos dosis de recuerdo con un intervalo mínimo recomendado de 10 años entre las dosis hasta que completen un total de 5 dosis y

  • una dosis de refuerzo a los 65 años si han pasado más de 10 años desde la anterior dosis.

Vacunados de forma incompleta en la infancia

  • Administrar las dosis necesarias hasta alcanzar un total de 5 dosis, incluyendo la primovacunación con 3 dosis.

  • una dosis de refuerzo a los 65 años si han pasado más de 10 años desde la anterior dosis.

Viajeros

Se recomienda la administración a todo viajero de las dosis de recuerdo vacuna de la difteria, si no se ha mantenido la pauta establecida, o una serie completa de inmunización primaria para las personas que nunca se han vacunado.

Inmunogenicidad y eficacia

Tras una serie primaria de vacunación, el 95% de los vacunados presentan niveles protectores de anticuerpos.

Seguridad de la vacuna

Se puede administrar a durante el embarazo, aunque se recomienda retrasar su administración hasta el segundo trimestre.

Las reacciones adversas más frecuentes son de carácter local, como eritema, induración y dolor en el lugar de la inyección, en los 10 días siguientes a la vacunación.

Está contraindicada en personas con enfermedad febril aguda grave o con antecedentes de anafilaxia a alguno de los componentes de la vacuna.

image_pdfimage_print

Subir al menú