Direct and indirect effects of routine vaccination of children with 7-valent pneumococcal conjugate vaccine on incidence of invasive pneumococcal disease -United States, 1998-2003

6/09/2005

image_pdfimage_print

Direct and indirect effects of routine vaccination of children with 7-valent pneumococcal conjugate vaccine on incidence of invasive pneumococcal disease -United States, 1998-2003
CDC. MMWR 2005; 54(36): 894-897
Palabra clave: neumococo

Los CDC analizan el impacto de la vacuna antineumocócica conjugada heptavalente en la población de EE.UU., después de su comercialización en febrero de 2000 y de la inclusión en el calendario vacunal de enero de 2001, en el primer año de vida, y del uso en niños menores de 5 años de edad. Se valora el efecto directo (sobre la población elegida como objetivo de la vacunación, los niños <5 años) e indirecto (en personas no vacunadas: niños mayores y adultos, a través de la inmunidad de grupo o de “rebaño”) sobre la incidencia de enfermedad neumocócica invasora (ENI) en el periodo 1998-2003. Anteriormente ya se habían publicado los datos correspondientes a los años 2001 y 2002, que demostraron una importante disminución de la ENI en niños y adultos, en relación con los años prevacunales. En este informe se actualiza la valoración del impacto con la inclusión del año 2003, utilizando la información del Active Bacterial Core surveillance (ABCs). Los resultados de este análisis indican:

1.-  La incidencia de ENI en 2003 (por serotipos vacunales y la ENI total) continúa disminuyendo de forma estadísticamente significativa en el grupo objeto de la vacunación sistemática, y también en los niños mayores (5-17 años) y los adultos.

2.-  Los casos de ENI por serotipos vacunales evitados por el efecto indirecto de la vacunación fueron más del doble que los evitados por la acción directa de protección de los niños vacunados. El efecto indirecto se debe a la disminución del número de portadores nasofaríngeos de cepas vacunales de neumococo en los niños vacunados, que da lugar a una disminución de su transmisión a los niños y adultos no vacunados.

3.- El incremento de ENI causada por serotipos no vacunales, es decir, la enfermedad por reemplazo, ocurrió en ciertas poblaciones, pero fue pequeño en comparación con la disminución de la ENI por serotipos vacunales. No obstante, se insiste en la necesidad de seguir controlando la epidemiología de la ENI por serotipos vacunales para valorar si se mantiene su reducción, y si la enfermedad por reemplazo puede en algún momento mermar los importantes beneficios de la vacunación sistemática.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú