Carta del director- Junio 2014

12/06/2014

image_pdfimage_print

Editorial5Tecleo varicela en Google y en la primera página sale un artículo de el Mundo sobre “cuando la varicela se complica”. Tecleo vacuna de la varicela y saltan numerosas noticias sobre el aumento de casos de varicela en esta primavera y el desabastecimiento de dicha vacuna en el mercado español. No voy a entrar sobre los dimes y diretes de las peculiaridades de actuación del Ministerio de Sanidad, que donde dijo digo dice diego, entrando en declaraciones contrapuestas que no satisfacen a ciudadanos, profesionales y no dejan de ser un intento de confundir a los propios políticos, cuyo único afán es la ganancia de votos. Lo cierto es que hace menos de un año la vacuna podía adquirirse libremente en las oficinas de farmacia, como ocurre en el resto de los países europeos donde no está incluida en calendario vacunal, y esta situación se ha modificado en nuestro país desde el verano pasado y esto ahora no es así. Además, y sin que todavía pueda achacarse a esta situación, el número de casos de varicela aumenta en nuestro país.

Se está produciendo una situación complicada, casi una carrera armamentística, en el que las recomendaciones de las autoridades sanitarias se contradicen entre sí, entre las CCAA, como Navarra, las ciudades de Ceuta y Melilla donde está incluida en calendario vacunal y aquellas CCAA donde no está incluida y no se puede comprar en sus farmacias salvo excepciones autorizadas; la posición de las sociedades científicas puesta en entredicho por el cuestionamiento sobre su “implicación con las empresas farmacéuticas”; y lo más relevante, la posición de los padres, de la joven ciudadanía. Este último grupo pasa o por adquirir dicha vacuna de forma desmesurada o por sentir que las vacunas pueden incluso perjudicar a sus hijos.

De hecho, se está produciendo una situación de riesgo adquirido por el nacimiento de un mercado negro de dicho producto con el peligro que esto puede suponer para los receptores de la vacuna de la varicela, niños en su mayoría. ¿Llegan esas vacunas en estado óptimo de conservación? ¿Son vacunas de verdad o son productos alterados? ¿Quién garantiza que están exentos de toxicidad? Se compran las vacunas en farmacias de Andorra, Portugal y en algunas CCAA; se venden por Internet…Con el acaloramiento del debate trasladado a un foro no adecuado, estamos sometiendo a nuestra población a una inseguridad innecesaria.

El otro dato de alarma es la pérdida del valor social de las vacunas, como se comenta en el magnífico editorial de Hdez Merino y Cilleruelo que invito a leer por su repaso sobre el tema basado en la evidencia y los recientes datos de nuestro país publicados por Gil Prieto ¿Por qué ocurre esto? Como ya es conocido, según el diagrama de Chen, cuando una enfermedad es prevalente, la población cree en el valor de las vacunas porque efectivamente ven disminuir de forma cercana la carga de la enfermedad, como es el caso de la varicela, enfermedad con coste social importante en una sociedad con mujeres incorporadas al mundo laboral. Cuando las coberturas son elevadas y disminuyen los casos o desaparecen, como ocurre con el sarampión, aumenta la desconfianza en las vacunas, apareciendo brotes, como ocurre con el sarampión. Posteriormente, vuelve a recuperarse la confianza en las vacunas. O no, según las actuaciones de otros actores.

Maturity of Immunization Programme

Atravesamos un momento conflictivo y delicado, donde las autoridades sanitarias creo que están tomando decisiones precipitadas sin una base científica firme en cuanto a la vacuna de la varicela; estamos jugando con la credibilidad de los profesionales, sanitarios fuente más importante de los mensajes de salud a la población, y propiciando una situación de riesgo innecesaria para niños y adultos, tanto por padecer la enfermedad como por poder recibir una vacuna en condiciones inadecuadas. Si bien es cierto que hay preguntas en el aire como se exponen en Evidencias en Pediatría, que precisan tiempo y seguimiento epidemiológico ¿no sería adecuada sentar unas bases de trabajo conjuntas con el Ministerio según los criterios Grade, por ejemplo, para que no se cumpla la profecía de los seis sabios ciegos mencionada en dicho editorial, que cada uno vea una parte del todo y ninguno el todo completo?.

 

Un afectuoso saludo
María José Álvarez Pasquín. Directora Vacunas.org

pdfDescargar Editorial en formato pdf

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú