Carta del director – agosto

25/08/2013

image_pdfimage_print

Editorial3Las vacunas han perdido su inocencia. Desde los tiempos que eran pocas, financiadas exclusivamente por un sistema nacional de salud homogéneo en todo el país hasta los tiempos que corren ahora, con 17 CCAA, cada una con un calendario vacunal (CV) ligeramente diferente, con potestad para modificarlo, eso sí, con un pacto de caballeros, que como ya se sabe, hecho para saltárselo (como en la tabla redonda del rey Arturo…) y la politización que ha supuesto tanto la incorporación como la suspensión de determinadas vacunas en algunos de los mismos y un ministerio de sanidad con diversos nombres y que bajo diversos gobiernos no ha logrado un liderazgo adecuado. Además, se incorporan otros actores a las corrientes de opinión como las sociedades científicas, la industria farmacéutica, las opiniones individuales con gran voz e influencia y, sin olvidar, sin voto, pero con mucha voz, la situación de crisis económica que atravesamos.

En este maremagno, no es de extrañar que los ciudadanos, pacientes en momentos de su vida, y muchos sanitarios, pese a su formación académica y científica, encuentren que las decisiones sobre el CV son aleatorias e incluso basadas en intereses económicos. No vale la pena entrar en estas guerras. Las víctimas colaterales serían las vacunas en su conjunto. Los temas conflictivos y que puedan abrir brechas, hay que enfocarlos al debate científico, sosegado y reflexivo.

Por ello, debería plantearse unas jornadas de reflexión, siguiendo la metodología GRADE, donde la incorporación de todos los actores, elemento clave de esta sistemática, deben estar representados para recuperar y/o evitar perder el valor de las vacunas.

 

Un afectuoso saludo

Dra. María José Álvarez Pasquín, directora Vacunas.org

pdfDescargar Editorial en formato pdf

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú