Carta del director@ – Junio

20/06/2013

image_pdfimage_print

Editorial2Son numerosos los debates que asaltan el mundo de la Vacunología en estos meses y discurren en esta editorial las voces de mis compañeros de la Junta directiva de la AEV. Corren los avances científicos hasta materializarse en vacunas concretas, muchas esperadas y deseadas desde hace tiempo, otras menos esperadas, pero que ofrecen un plus de calidad de vida. Sobre la mesa se presentan los debates con la opinión tanto de los directamente implicados en su autorización como de los expertos pertenecientes a sociedades científicas. En ocasiones, incluso se han oído voces trasladando el debate científico a foros no adecuados, creando dudas que podrían llamarse de fe sobre las vacunas.

No tenemos actualmente y por fortuna una situación epidemiológica que justifique destinar parte de los escasísimos recursos sanitarios a una vacuna frente a meningococo B, que aunque deseada, tiene todavía algunos flecos y preguntas de investigación.  Atendiendo a ese principio básico de “coste de oportunidad“, parece más necesario vacunar a embarazadas de la tos ferina y educar a los médicos de familia y obstetras en tos ferina del adulto, vacunar de varicela y otras varias medidas sanitarias que están decayendo y comprometiendo gravemente la salud de nuestra población. 

Sin embargo, ¿cuales son las líneas que hacen diferente a esta vacuna en España respecto al resto de Europa? No las veo (bueno creo que nadie las puede ver). Creo que ahí debería estar nuestro enfoque. ¿Por que este país es distinto?, ¿Cuales son los razonamientos  técnicos que implican que esta vacuna deba tener en España unas prestaciones diferentes? Con lo mal que está el tema de las vacunas, aumentamos su complejidad.

 

Un afectuoso (y caluroso) saludo

Dra. María José Álvarez Pasquín, directora Vacunas.org

pdfDescargar Editorial en formato pdf

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú