Eficacia de la vacuna antineumocócica polisacárida en personas mayores

31/08/2006

image_pdfimage_print

Respuesta del Experto a …

Eficacia de la vacuna antineumocócica polisacárida en personas mayores

Pregunta

Desearía me diesen su opinión al respecto de la eficacia de la vacunación con vacuna antineumocócia polisacarídica 23-valente, a población general mayor de 65 años. ¿ Es recomendable en el momento actual vacunar sistemáticament a todos los mayores de 65 años junto con la vacuna antigripal?.

Les agradecería me indicasen así mismo los estudios que apoyan o desestiman la vacunación sistemática a los mayores de 65 años, me gustaría si son tan amables conocer qué comunidades autónomas han vacunado a sus mayores de 65 años independientemente de que estén o no institucionalizados .

un saludo y muchas gracias

FELISA FEO DE LA IGLESIA
DELEGACIÓN P. SANIDAD GUADALAJARA

Respuesta de la Dra. Magda Campins (11 de abril de 2005)

Los estudios de eficacia de la vacuna antineumocócica polisacarídica 23-valente en población mayor de 65 años son escasos y muestran resultados discordantes. Los más recientes, el de Koivula y cols (1997) y el de Ortqvist y cols. (1998), realizados en Finlandia y Suecia, respectivamente, con personas mayores de 50 años sugieren una eficacia muy baja o nula para la prevención de la neumonia. Sin embargo estos estudios han sido muy criticados por tener defectos metodológicos importantes, como un tamaño muestral insuficiente, la ausencia de validez externa, la inadecuación de los criterios de inclusión y un seguimiento incompleto.

Debido a las dificultades para la realización de ensayos clínicos, ya que se requiere un gran tamaño muestral y un largo periodo de seguimiento, se han realizado estudios observacionales tipo caso-control o cohortes indirectas para analizar la efectividad de la vacuna. Los resultados obtenidos muestran cifras que oscilan entre el 48% y el 81% para la prevención de las formas invasoras de la enfermedad neumocócica. El trabajo más reciente (Jackson y cols, 2003) muestra una efectividad del 44% para la prevención de la bacteriemia y ausencia de efectividad para evitar neumonias y mortalidad. En relación a la prevención de la neumonia, el estudio de Nichols y cols. (1999) realizado con personas mayores de 64 años afectas de enfermedades respiratorias crónicas indica que la vacuna reduce en un 43% la incidencia de hospitalizaciones por esta causa y en un 29% la mortalidad. En la tabla adjunta se muestran los principales resultados de estos trabajos.

Se han realizado también algunos metanálisis con resultados discordantes. Así, el realizado por Fine (1994) indica eficacia para la prevención de la neumonía neumocócica en general (OR: 0,34%; IC95%:0,24-0,48) y de la causada por serotipos incluidos en la vacuna (OR:0,17; IC95%:0,09-0,33). Según Guallar y cols (1993), la eficacia para la prevención de la neumonía sería del 45% (IC95%:8-68%). Cornu y cols. (2001) estiman una eficacia del 71% para la prevención de neumonía bacteriémica y del 32% para la mortalidad asociada a neumonía.

Los estudios de coste-efectividad han puesto de manifiesto también que la vacunación antineumocócica de las personas mayores de 65 años tiene un importante papel en la reducción de costes para el sistema sanitario debido a la disminución de la incidencia de infecciones neumocócicas bacteriémicas.

Por tanto, se puede concluir que, en base a los datos disponibles sobre la efectividad de la vacuna y la magnitud del problema de las infecciones neumocócicas en este grupo de población, parece lógico incorporar la vacuna antineumocócica 23-valente en la práctica preventiva asistencial de las personas mayores de 65 años.

Te recomiendo el artículo de revisión de Salleras L et al. (Vacunas Invest Pract 2000;1:75-79), donde podrás encontrar todos los estudios publicados de eficacia, efectividad y eficiencia de la vacuna 23-valente en personas mayores de 65 años. Muy recientemente se ha publicado un artículo de casos/control de la Dirección General de Salud Pública de Cataluña en el que comprueban que la vacunación es efectiva en prevenir la enfermedad invasora en ancianos (Domínguez A et al. Clinical Infectious Diseases 2005;40:1250-1257).

La administración simultánea de esta vacuna con la antigripal, obedece simplemente a razones prácticas y logísticas para conseguir mayores coberturas. Puede aprovecharse cualquier contacto con el sistema sanitario para administrarse la vacuna, por lo que no es necesario esperar a la campaña de vacunación antigripal.

En relación a las recomendaciones de vacunación en las diferentes comunidades autónomas de nuestro país, las primeras en incorporarla sistemáticamente en mayores de 65 años fueron Cataluña y Galicia. Actualmente se está administrando también en Cantabria, Castilla-León, Ceuta, Madrid, La Rioja, Madrid, Murcia y Comunidad Valenciana. Extremadura vacuna a los mayores de 75 años. El resto vacunan a los institucionalizados (Aragón, Canarias, Castilla-La Mancha y Navarra) o solamente a los grupos de riesgo.

INSERTAR IMAGEN

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú