El médico líder de los antivacunas actuó de forma “deshonesta” para conectar la triple vírica y el autismo

5/01/2010

image_pdfimage_print

Andrew Wakefield, el médico británico que sugirió en 1998 en la revista The Lancet que la vacuna triple vírica provoca autismo, actuó al realizar ese estudio "deshonesta e irresponsablemente", "mostró un cruel desprecio" por el sufrimiento de niños y jóvenes al someterles a pruebas innecesarias, "abusó de su posición de confianza" y provocó el descrédito de la profesión médica, según el Consejo General Médico (GMC) británico. El organismo de control, que no entra a juzgar si sus conclusiones fueron acertadas -extremo que ya ha sido desmontado por otras investigaciones-, ha llegado a ese dictamen después de dos años y medio de pesquisas sobre el comportamiento ético del experto en el estudio cuyos fraudulentos resultados se han traducido en un descenso de las vacunaciones en Reino Unido y Estados Unidos, con el consiguiente aumento de los casos de sarampión, las paperas y la rubéola.

[más informacion] 

image_pdfimage_print

Subir al menú