El valor social de las vacunas

27/04/2015

image_pdfimage_print

La vacunación es reconocida como la principal acción de salud pública realizada por el ser humano que ha conseguido disminuir de una forma drástica las enfermedades infecciosas transmisibles. Sólo la potabilización del agua corriente, que se considera un derecho básico de salud, supera a las inmunizaciones en la mejoría de la calidad de vida de la población humana. A pesar de ello todavía los aspectos negativos de las vacunas, generalmente erróneos, malinterpretados o malintencionados, consiguen una mayor publicidad que sus demostradas y evidentes ventajas. Además todos sabemos que cuando una enfermedad es muy prevalente, hay muchos casos, la población cree fielmente en el valor social de la vacuna porque ve disminuir de forma cercana los casos de esa enfermedad, pero cuando se producen pocos casos, gracias a la vacunación continuada, se inicia la desconfianza general frente a la vacuna que la evitaba.

Los beneficios sanitarios de las vacunas han conseguido en ocasiones la erradicación de alguna enfermedad del planeta (como la viruela), hecho que sólo se puede alcanzar si el virus causante tiene como único huésped natural al ser humano. Cuando no se consigue o no se puede conseguir este objetivo, podemos intentar eliminar la infección de un determinado territorio geográfico (zona libre o de exclusión de la infección). En ambos casos sólo se conseguirán estos objetivos mediante un programa de vacunación universal que afecte a toda la población.

[Más información]

image_pdfimage_print

Subir al menú