Información general

24/04/2016

image_pdfimage_print

Meningococo

La enfermedad meningocócica es una infección bacteriana causada por Neisseriameningitidiso meningococo. El meningococo es un microorganismo diplococo gram negativo que se divide antigénicamente en al menos 13 serogrupos de los que el B y el C han sido los predominantes en las últimas décadas en los países occidentales.

Manifestaciones clínicas

La forma clínica más frecuente de presentación es la meningitis, seguida de la septicemia (infección en la sangre) o una combinación de las mismas. Se puede presentar con otras formas menos frecuentes entre las que se encuentran: neumonía, endocarditis, pericarditis, artritis, conjuntivitis, uretritis o faringitis.

La meningitis es la inflamación de las membranas que envuelven el cerebro y la médula espinal. La sepsis meningocócica o infección en la sangre es una forma más grave y con mayor posibilidad de producir la muerte en comparación con la meningitis.

Los signos y síntomas típicos de la meningitis y la sepsis meningocócica son: fiebre, dolor de cabeza intenso, rigidez de nuca, fotofobia (rechazo de la luz), estado confusional, aletargamiento, convulsiones, respiración agitada, manos o pies fríos, náuseas y vómitos. La sepsis se caracteriza por la presentación de fiebre y exantema petequial, a menudo asociada con hipotensión, shock y fallo multiorgánico. El exantema típico que aparece en la sepsis meningocócica no desaparece al presionarlo, por lo que, al comprimir con un vaso de cristal trasparente la zona de la piel afectada por el exantema, las manchas no desaparecen y se pueden ver a través del vaso.

Los síntomas descritos pueden aparecer en cualquier orden y algunos pueden no aparecer.

La enfermedad puede desarrollarse de forma muy rápida, pudiendo originar la muerte en aproximadamente el 10% de los casos y entre el 10-20% de los casos se pueden producir secuelas tras el padecimiento (sordera, ceguera, problemas mentales, etc.)

Formas de contagio

El ser humano es el único portador de Neisseriameningitidis. El meningococo coloniza la mucosa de la nasofaringe y se trasmite de forma directa de persona a persona por secreciones de la vía respiratoria (gotitas de Pflügge) a través de un contacto estrecho y prolongado con enfermos o portadores asintomáticos. La tasas de portadores asintomáticos puede situarse en alrededor del 10% de la población sana, siendo esta proporción mayor en adolescentes (hasta 25%); sin embargo, el riesgo de progresar a enfermedad invasora es pequeño.

El periodo de incubación suele ser de 3-4 días (rango de 2 a 10). La posibilidad de transmisión desaparece a las 24 horas de inicio del tratamiento antibiótico adecuado.

Contacto con un caso de enfermedad meningocócica

 

Haber sido contacto de un caso cercano de meningitis no implica necesariamente un riesgo elevado de padecer la enfermedad; hay que tener en cuenta que el riesgo en general es bajo entre los contactos siendo mayor entre los convivientes domiciliarios. En cualquier caso es necesaria la adecuada evaluación de la situación por un médico que será el que nos indicará las medidas a seguir.

En general las medidas, cuando están indicadas, pueden consistir en la administración de antibióticos y/o de la vacuna.

Vacunación

Vacunas disponibles

Las vacunas disponibles son inactivadas por lo que no pueden causar la enfermedad.

Existen presentaciones que sólo protegen frente a un serogrupo de la enfermedad meningocócica (monovalentes) y vacunas combinadas que protegen frente a varios serogrupos (combinadas).

Pautas de vacunación

Las pautas de vacunación dependen del preparado y de la edad de vacunación; además las pautas de vacunación han variado a lo largo del tiempo.

  • Vacunas monovalentes frente al meningococo C:

El Calendario Infantil de Vacunaciones del Consejo Interterritorial marca una primovacunación con 1 o 2 dosis de vacuna a los 2 y 4 meses de edad (sólo una dosis a los 4 meses de edad en el caso de Neis-Vac C), una dosis de recuerdo a los 12 meses de edad y una segunda dosis de recuerdo a los 12 años de edad.

  • Vacuna antimeningocócica frente al meningococo B (Bexsero):

Primovacunación

Intervalos entre dosis primarias

Dosis de recuerdo

Lactantes de 2 a 5 meses de edad

3 dosis comenzando a los 2 meses de edad

Al menos 1 mes

Sí, 1 entre los 12 y 15 meses

Lactantes no vacunados de 6 a 11 meses de edad

2 dosis

Al menos 2 meses

Sí, 1 en el segundo año de vida (dejar pasar al menos 2 meses desde la primovacunación)

Lactantes no vacunados de 12 a 23 meses de edad

2 dosis

Al menos 2 meses

Sí, 1 con un intervalo de 12 a 23 meses desde la primovacunación

Niños de 2 a 10 años de edad

2 dosis

No menos de 2 meses

No establecido

Adolescentes desde 11 años de edad y adultos

2 dosis

No menos de 1 mes

No establecido

  • Vacunas combinadas frente a los serogrupos A, C, W e Y:

Menveo: una dosis única a partir de los 2 años de edad.

Nimenrix: una dosis única a partir de los 12 meses de edad.

Contraindicaciones

Antecedentes de reacción anafiláctica a dosis previas de vacuna o reacción anafiláctica a alguno de los componentes de la vacuna (consultar ficha técnica).

Precauciones

Se puede posponer la vacunación ante la existencia de una enfermedad aguda moderada o grave (esperar hasta el restablecimiento) y embarazo; es necesario evaluar adecuadamente la situación y se podrá vacunar previa valoración individualizada del riesgo beneficio. Personas con cuadros leves pueden ser vacunadas.

Viajeros

El mayor riesgo se encuentra en viajes a zonas de alta endemia (África Subsahariana) y zonas donde se hayan registrado brotes epidémicos como el sudeste asiático (India, Nepal) y Oriente Medio. La vacunación es obligatoria con vacuna tetravalente (A, C, W e Y) para peregrinos que viajen a la Meca durante los periodos del Hajj y el Umrah. Es necesario tener un certificado con una fecha de vacunación valida (mínimo tiempo transcurrido 10 días y máximo 3 años).

 

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú