Enhanced immunogenicity of seasonal influenza vaccines in young children using MF59 adjuvant

23/11/2009

image_pdfimage_print

Enhanced immunogenicity of seasonal influenza vaccines in young children using MF59 adjuvant.
Vesikari T, Pellegrini M, Karvonen A, Groth N, Borkowski A, O’Hagan D et al. Pediatr Infect Dis J 2009; 28(7): 563-571
Palabra clave: Gripe

Las vacunas adyuvadas pueden representar una solución a la menor eficacia observada de las vacunas antigripales convencionales en niños de 6 a 36 meses. El objetivo del estudio es medir la inmunogenicidad, tolerancia clínica y seguridad de la vacuna inactivada convencional y la adyuvada con MF59 en niños sanos.

Ensayo clínico realizado en Finlandia, 269 niños de entre 6 y 36 meses son divididos en 2 grupos: uno de ellos recibe dos medias dosis de vacuna frente a la gripe inactivada convencional y el otro dos medias dosis de vacuna adyuvada con MF59, ninguno de los niños había sido vacunado previamente con vacuna antigripal (Noviembre 2006-Agosto 2007). Un año después (Noviembre 2007-Junio 2008) a 89 niños se les administró una dosis de vacuna antigripal correspondiente a la temporada siguiente. Durante el ensayo se midieron la seguridad y reactogenicidad local después de cada dosis. La inmunogenicidad se midió a través de título de anticuerpos y tasas de seroprotección tanto frente a las cepas vacunales como a cepas no concordantes.

Se observó una mayor hinchazón local de forma estadísticamente significativa en el grupo de los que recibieron vacuna adyuvada, el resto de la reactogenicidad local y sistémica fue mayor (en líneas generales) en este grupo, aunque no alcanzase la significación estadística. La reactogenicidad en los niños en los que se les administró la tercera dosis en la segunda temporada gripal fue más importante en los mayores de 36 meses, observándose dolor local más frecuente con la vacuna adyuvada.

Los títulos de anticuerpos observados frente a las 3 cepas incluidas en la vacuna fueron mayores (con significación estadística) en los que recibieron la vacuna adyuvada tras cada una de las 3 dosis de vacuna administrada, también presentaron mayor título de anticuerpos respecto a las cepas A (H3N2 y H1N1) no concordantes con la vacuna. Respecto a las tasas de seroprotección fueron superiores para las dos cepas A tras la administración de una única dosis, y tras recibir 2 dosis lo fueron para la cepa A/H1N1 (100 vs 86%) y la cepa B (99 vs 33%). Esta diferencia fue mayor en los grupos de menor edad. Después de recibir la vacuna durante el segundo año del estudio, aunque los títulos de anticuerpos frente a todas las cepas fueron mayores en los vacunados con MF59, sólo se tradujo en una mayor seroprotección respecto a la cepa B (68 vs 100%).

Los autores concluyen que el MF59 fue bien tolerado e indujo una mayor, más duradera y más amplia respuesta inmune que una vacuna no adyuvada. La mayor protección se observó especialmente en los más pequeños, cuando la vacunación no se había realizado con pauta completa y frente a la cepa B.

Aunque los autores no le den demasiada importancia, el tema de la mayor reactogenicidad local (que no alcanza en muchos casos la significación estadística debido al pequeño tamaño muestral) en niños con un calendario vacunal con cada vez mayor número de vacunas, puede tener como consecuencia una menor aceptabilidad por parte de la población de dicha vacuna, especialmente si la enfermedad frente a la que protege no se percibe por los padres como un problema de salud importante.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú