Epidemiology and cost of treatment of genital warts in Spain

7/02/2009

image_pdfimage_print

Epidemiology and cost of treatment of genital warts in Spain.
Castellsagué X, Cohet C, Puig-Tintoré L, Olmos-Acebes L, Salinas J, San Martin M et al. Eur J Public Health 2009; 19(1): 106-110
Palabra clave: Papilomavirus

El objetivo del estudio fue medir la epidemiología, el consumo de recursos y los costes (directos e indirectos) asociados con las verrugas genitales en España.

Estudio observacional retrospectivo realizado durante todo el año 2005. Se tomó una muestra de ginecólogos, urólogos y dermatólogos de 6 comunidades autónomas, a los que se envió una petición de información sobre los hombres y mujeres entre 14 y 64 años de edad, con nuevo diagnóstico de verrugas genitales, recurrencia y lesiones resistentes. Con estos datos se estimaron la incidencia y prevalencia de verrugas genitales, así como el coste total del manejo de estos pacientes (tanto desde la perspectiva del pagador como de la social).

Del total de 899 médicos contactados, sólo 133 proporcionaron información válida para el estudio epidemiológico, con un total de 7.400 pacientes. La incidencia anual estimada es de 160,4/100.000 y la prevalencia de 182,1/100.000 (203 en hombres y 162 en mujeres), lo que supondría un total de 56.446 casos/año entre la población de 14-64 años (31.833 hombres y 24.613 mujeres). El coste/caso se estimó en un total de 833 y 1.056 euros, desde la perspectiva del pagador y social respectivamente, lo que supondría un coste anual total de 47 millones y 59,6 millones de euros respectivamente.

Este es el primer estudio que proporciona información sobre la carga de las verrugas genitales en España. Los autores concluyen que existe un potencial muy importante en la vacuna Gardasil® de disminuir estos costes.

El estudio presenta limitaciones: la muestra de médicos contactados es de conveniencia, y lo que es más importante se consigue únicamente una tasa de respuesta de 14,8% lo que puede haber sesgado el resultado del estudio en uno u otro sentido, además como los mismos autores apuntan el hecho de haberlo realizado en regiones industrializadas del país puede haber sobreestimado la epidemiología de las verrugas genitales. Los costes estimados por caso son muy superiores a los observados en países de nuestro entorno aunque esto se podría ver explicado por el hecho de la inclusión en los mismos de complicaciones médicas derivadas. Finalmente, respecto al ahorro que puede suponer la implantación de la vacuna Gardasil®, no hay que olvidar que los programas de vacunación sólo plantean vacunar mujeres por lo que los 31.833 casos en hombres sólo podrán ser evitados en el medio y largo plazo en la medida en que se consiga interrumpir la transmisión del VPH, algo que no afectará en ningún caso a la población masculina homo bi-sexual.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú