Fiebre tifoidea

AUTOR. Dr. César Velasco Muñoz. Medicina Preventiva y Salud Pública

Es una infección bacteriana aguda causada por una bacteria que recibe el nombre de Salmonella tiphi. La enfermedad que produce se caracteriza porque cursa con fiebre, dolor de cabeza, malestar, falta de apetito, insomnio. En adultos y en jóvenes es más frecuente que cause episodios de estreñimiento aunque también puede cursar con diarrea. Es necesario recibir tratamiento para evitar las complicaciones de la fiebre tifoidea, que si no es tratada puede provocar incluso la muerte.

Los seres humanos son la única fuente de estas bacterias, no ha sido identificado ningún reservorio animal o del medio ambiente. El contagio de la fiebre tifoidea se produce a través del consumo de agua o alimentos que hayan sido contaminados por heces de una persona infectada, de un paciente en estado de convalecencia o de un portador crónico asintomático (persona sana que transmite la enfermedad). Se debe tener especial precaución con los alimentos, como con el marisco recogido en fondos contaminados por aguas residuales, las frutas y/o verduras crudas que hayan podido ser fertilizadas con excrementos humanos, o por la leche y los productos lácteos contaminados. Las moscas pueden contaminar los alimentos. La transmisión por contacto sexual, especialmente entre los hombres que tienen sexo con hombres, ha sido documentada en raras ocasiones.

 

Los casos

Se estima que se producen 22 millones de casos de fiebre tifoidea al año a nivel mundial, dando como resultado 200.000 muertes , acompañados de 6 millones de casos de fiebre paratifoidea adicionales cada año. La mayoría de los casos de fiebre tifoidea en nuestro contexto se registran en personas que han realizado viajes internacionales. El riesgo de contraer fiebre tifoidea es más alto para los viajeros a Asia del Sur (6-30 veces mayor que para el resto de destinos). Otras áreas de riesgo son Asia oriental y sudoriental, África, el Caribe y América Central y del Sur.

Los viajeros a Asia del Sur tienen el mayor riesgo de contagio por infecciones resistentes al ácido nalidíxico o multirresistente (resistente a la ampicilina, el cloranfenicol, y trimetoprim-sulfametoxazol). Los viajeros que visitan familiares y amigos (VFR) están en mayor riesgo de contraer fiebre tifoidea. Aunque el riesgo de padecer fiebre tifoidea o paratifoidea aumenta con la duración de la estancia, los viajeros han presentado casos de fiebre tifoidea, incluso durante las visitas de menos de 1 semana a países donde la enfermedad es endémica.

 

La enfermedad

El período de incubación de las infecciones por tifoidea y paratifoidea es de 6-30 días. La aparición de la enfermedad es insidiosa, presentando un aumento de fatiga gradual y fiebre que aumenta gradualmente alcanzando un máximo de (38 ° C a 40 ° C) el tercer o cuarto día de enfermedad. La presencia de dolor de cabeza, malestar general y anorexia es casi universal. A menudo se presentan casos que cursan con hepatoesplenomegalia (inflamación del hígado y/o bazo). Así como una erupción transitoria, macular de color de rosa que de vez en cuando se puede observar en el tronco. La fiebre se presenta de modo característico, siendo más leve en la mañana, alcanzando un pico durante la tarde o la noche. Sin tratamiento, la enfermedad puede durar un mes. Las complicaciones graves de la fiebre tifoidea ocurren generalmente 2-3 semanas después de la enfermedad y pueden incluir hemorragia o perforación intestinal, pudiendo ser potencialmente mortal.

 

Diagnóstico:

Debido a que no existe una prueba serológica definitiva, el diagnóstico a menudo tiene que ser hecho clínicamente. La combinación de una historia de riesgo de infección y la aparición gradual de fiebre que aumenta en intensidad a lo largo de varios días debe despertar la sospecha de fiebre tifoidea o paratifoidea.

 

Tratamiento

El tratamiento con antibióticos específicos acorta el curso clínico de la fiebre tifoidea y reduce el riesgo de muerte. Sin embargo los índices de resistencia a fluorquinolonas siguen aumentando, sobre todo en el subcontinente Indio. Siendo necesario el cambio de pautas de tratamiento según la zona y la naturaleza de la enfermedad.

Tras en inicio del tratamiento, los pacientes tratados con un antibiótico apropiado pueden requerir de 3 a 5 días para que desaparezcan los síntomas por completo, aunque la fiebre disminuye cada día. Los pacientes pueden sentirse peor cuando la fiebre comienza a desaparecer.

 

La vacuna de la fiebre tifoidea:

Existen dos vacunas distintas frente a la fiebre tifoidea.

  • - Vacuna oral viva atenuada. (Vivotif®, fabricada a partir de la cepa de S. Typhi Ty21a por Crucell / Berna).
  • - Vacuna de polisacárido capsular intramuscular. (ViCPS) (Typhim® Vi, fabricada por Sanofi Pasteur).

Los CDC recomiendan vacunarse contra la fiebre tifoidea a los viajeros a las zonas donde existe un mayor riesgo de exposición a S. typhi. Las vacunas contra la tifoidea no protegen contra la infección por S. paratyphi. Ambas vacunas contra la fiebre tifoidea protegen al 50% -80% de los vacunados, los viajeros deben recordar que la vacunación tifoidea no es 100% efectiva, y que la fiebre tifoidea puede ocurrir también en los no vacunados, aunque con menor frecuencia.

 

Administración

La tabla 1 proporciona información sobre las dosis de vacuna necesarias, la administración, y la revacunación. El tiempo requerido para la vacunación primaria es diferente para cada una de las 2 vacunas, así como los límites mínimos de edad.

Vacuna oral:

La vacunación primaria con la vacuna oral contra la fiebre tifoidea (Ty21a) se compone de 3 cápsulas, 1 tomadas cada dos días. Las cápsulas deben mantenerse refrigeradas (no congelados), y se deben tomar las 3 dosis para lograr la máxima eficacia. Cada cápsula debe tomarse con líquido frío por debajo de 37 ° C de temperatura, aproximadamente 1 hora antes de una comida, a ser posible antes de desayunar. Este régimen de vacunación debe ser completado una semana antes de la exposición potencial. El fabricante de la vacuna recomienda que no se administre a los bebés o niños menores de 6 años.


Vacuna intramuscular:

La vacunación primaria con vacuna intramuscular de polisacáridos (ViCPS) consiste en una única dosis de 0.5 ml (25 mg) por vía intramuscular. Esta vacuna debe administrarse ≥ 2 semanas antes de la realización del viaje. El fabricante no recomienda la vacuna para bebés y niños menores de 2 años.

 

¿Cuáles son los riesgos de la vacuna contra la fiebre tifoidea?

Seguridad de las vacunas y reacciones adversas:

Las reacciones adversas a la vacuna tifoidea oral (Ty21a) son raros y principalmente consisten en malestar abdominal leve, náuseas, vómitos y erupción cutánea.

La vacuna intramuscular de polisacáridos (ViCPS) se asocia más frecuentemente con dolor de cabeza (16% -20%) y con dolor en el lugar de inyección (7%).

No hay información disponible sobre la seguridad de estas vacunas durante el embarazo, es prudente en el terreno teórico que evite vacunar a mujeres embarazadas. La vacuna viva atenuada, es decir, la vacuna oral (Ty21a) no debe ser administrada a los viajeros inmunocomprometidos, incluidos los infectados por el VIH. La vacuna intramuscular se presenta como una alternativa teóricamente más segura para este grupo. La única contraindicación a la vacunación con la vacuna intramuscular (ViCPS) es una historia de reacciones locales o sistémicas después de una dosis previa. Ninguna de las vacunas disponibles está recomendada en personas con una enfermedad febril aguda en curso.

Precauciones y contraindicaciones:

Las preocupaciones teóricas se han planteado sobre la inmunogenicidad de los virus vivos atenuados que componen la vacuna oral (Ty21a) en las personas que al mismo tiempo se encuentren recibiendo tratamiento con antimicrobianos (incluyendo quimioprofilaxis antimalárica), con vacunas virales, o con globulina inmune. La vacunación con fiebre tifoidea oral (Ty21a) debe retrasarse durante más de 72 horas después de la administración de cualquier agente antibacteriano. Los datos disponibles no sugieren que la administración conjunta a la vacuna oral contra la polio o la fiebre amarilla reduzca la inmunogenicidad de Ty21a. Por lo tanto, si la vacunación frente a fiebre tifoidea está justificada, no debe ser retrasada en el tiempo debido por la coadministración de vacunas virales. La administración simultánea de Ty21a y de inmunoglobulina no parece ser un problema.

Tabla 1. La dosis y el calendario de vacunación contra la fiebre tifoidea:

Vacunación

Edad (años)

Dosis/Vía de administración

Número de dosis

Intervalo entre dosis

Intervalo entre Booster
(recuerdo vacunal)

Oral, Viva, Atenuada ( Vacuna Ty21a ),    (Vivotif®)1

Primovacunación

≥6

1 capsula,2 oral

4

48 horas

No aplicable

Booster (recuerdo)

≥6

1 capsula,2 oral

4

48 horas

Cada 5 años

Intramuscular, Polisacárida, (Vacuna ViCPS),    (Typhim® Vi)

Primovacunación

≥2

0.50 mL, intramuscular

1

No aplicable

No aplicable

Booster(recuerdo)

≥2

0.50 mL, intramuscular

1

No aplicable

Cada 2 años

1 La vacuna se debe mantener refrigerada ( 2° C–8°C).
2Administrar con líquidos fríos a temperaturas inferiores a 37°C.

 

Bibliografía

Green book

CDC

 

smaller text tool icon medium text tool icon larger text tool icon
Ultima actualización ( Jueves 06 de Septiembre de 2012 )