Rubéola

AUTOR. Dr. Joan Pericas Bosch. Pediatra

La rubéola está producida por un virus. Se contagia por vía respiratoria a los contactos estrechos de los individuos enfermos y es más frecuente en invierno y primavera. Es una enfermedad típicamente infantil pero puede afectar también a adolescentes y adultos no inmunizados (no vacunados ni han pasado previamente la rubéola).

 Ver documento en pdf

Los casos

Desde la introducción de la vacuna triple vírica, la incidencia de esta enfermedad ha disminuido más del 95% en España.

La enfermedad

La enfermedad es usualmente leve. Tras una incubación 14-21 días aparece un cuadro catarral, fiebre discreta, y agrandamiento de los ganglios linfáticos, sobre todo en la nuca y detrás de las orejas. El exantema (erupción) se parece al del sarampión pero es más breve (3 días) y rosado. Suele progresar desde la cabeza hacia los pies. Deja descamación pero no manchas residuales.

La rubéola es especialmente contagiosa mientras existe erupción, pero puede transmitirse desde una semana antes hasta una semana después.

Las complicaciones son poco frecuentes: dolores articulares, púrpura trombocitopénica (por falta de plaquetas) y muy raramente encefalitis. 

La rubéola es importante porque si la padece una embarazada puede originar el aborto o causar una rubéola congénita en el hijo, en forma de:

· Embriopatía (si se transmite al feto en los primeros meses del embarazo):
- Cataratas.
- Ceguera.
- Sordera.
- Cardiopatía.
- Retraso mental.

· Fetopatía (si se transmite después de los primeros 2 meses de embarazo):
- Bajo peso.
- Hepatoesplenomegalia.
- Púrpura y otros signos de infección crónica.

La vacuna 

La vacuna utilizada en España es la triple vírica: virus vivos atenuados de:

· Sarampión.
· Rubéola.
· Parotiditis (paperas).

La eficacia es mayor del 95% para los tres virus. La mayoría de personas que no responden a una primera dosis responden a una segunda. Los anticuerpos anti-rubéola permanecen al menos durante 16 años en más del 90% de vacu-nados. Protegen frente a la infección sintomática en un 90-95%, aunque algu-nos vacunados puede sufrir infecciones asintomáticas (no se ha demostrado que puedan provocar daño fetal).

Los efectos secundarios, habitualmente leves, dependen de los diferentes componentes de la vacuna. El virus de la vacuna anti-rubéola puede originar, a los 5-12 días de la administración:

· Erupciones.
· Fiebre.
· Adenopatías (agrandamiento y sensibilidad de los ganglios linfáticos).
· Artralgias (dolor articular), sobretodo en mujeres jóvenes en quienes puede existir artritis
  (enrojecimiento y tumefacción además de dolor).

¿Cuándo está indicada?

La vacunación sistemática contra la rubéola pretende evitar la transmisión a mujeres susceptibles en edad fértil que pudieran contraer la rubéola durante el embarazo. La proporción de mujeres fértiles susceptibles a la rubéola en nuestro medio es de un 5-10%.

En todas las indicaciones de esta vacuna suele emplearse la triple vírica (sarampión, rubéola y paperas), pues es la vacuna de la que se dispone.

· Vacunación y revacunación sistemática contra el sarampión, rubéola y parotiditis en niños a partir de   los 12 meses y en preadolescentes.
· Vacunación de mujeres susceptibles en edad fértil, descartando previamente el embarazo actual y evitándolo 1- 3 meses siguientes.

La pauta habitual es:

 Una dosis a los 15 (12-15) meses

 Una dosis a los 3-6 o 11-13 años

 Adultos: dos dosis separadas un mes

Los niños mayores de 15 meses no vacunados previamente han de recibir su primera dosis de triple vírica lo antes posible y una segunda dosis en cualquier momento entre los 15 meses y los 18 años, dejando un intervalo de al menos un mes entre ambas.

Es fundamental asegurar la inmunización de las mujeres en edad fértil, para evitar problemas en un posible embarazo. Entre uno y tres meses tras la vacunación en esta población se debe asegurar la no concepción.

Las contraindicaciones son las propias de la vacuna triple vírica:

· Tuberculosis.
· Embarazo.
· Inmunodeficiencia (salvo infección por el virus de la inmunodeficiencia humana, en ciertas   condiciones).
· Inmunodepresión, incluyendo la causada por determinados medicamentos.
· Reacción alérgica previa al huevo u otros componentes de la vacuna: gelatina, neomicina.

smaller text tool icon medium text tool icon larger text tool icon
Ultima actualización ( Lunes 31 de Mayo de 2010 )