Inicio Nube de Tags
fiebre tifoidea

Palabra clave: fiebre tifoidea
Respuesta de José Antonio Navarro (16 de agosto de 2011)

 

Palabra clave: viajes internacionales, fiebre tifoidea y hepatitis b 
Respuesta de José Antonio Navarro (3 de agosto de 2010)

 

Palabra clave: Fiebre Tifoidea
Respuesta de Jaime Jesús Pérez (11 de Mayo de 2010)

 

Palabra clave: Fiebre Tifoidea
Respuesta de José María Bayas (18 de Noviembre de 2009)

 

Typhoid vaccination: the Asian experience.
DeRoeck D, Ochiai RL, Yang J, Anh DD and Clemens JD. Expert Rev Vaccines 2008; 7(5): 547-560
Palabras clave: Fiebre Tifoidea.

La OMS ha publicado recientemente las recomendaciones actualizadas para el uso de vacunas tifoideas de nueva generación en áreas de riesgo elevado de países donde todavía la fiebre tifoidea es endémica. Los países han dado instrucciones posteriormente para decidir cómo pueden ser llevadas a cabo estas recomendaciones. Estos planes se han desarrollado a partir de la experiencia de varios países asiáticos en el empleo de estas vacunas.

Este artículo revisa los últimos programas de vacunación implantados en Tailandia (usando la vieja vacuna de célula entera) y en China, Vietnam y la India (usando la vacuna inyectable de nueva generación del polisacárido Vi). Esta revisión también describe los proyectos desarrollados con vacuna tifoidea Vi en cinco países asiáticos.

Según las indicaciones de esta revisión, la inmunización puede desempeñar un papel importante en el control de la fiebre tifoidea en poblaciones endémicas. Aunque jugaran un papel importante en la reducción de la incidencia de Fiebre Tifoidea en Tailandia al final de los 70 y principios de los 80, la OMS no recomienda más el uso de la vieja generación de vacunas de célula entera muertas. Con la aparición de las dos vacunas tifoideas de nueva generación - la vacuna inyectable del polisacárido Vi y la vacuna viva, oral de Ty2la - la OMS recomendó la inmunización de niños en 2000 y de nuevo en 2008 en áreas con endemicidad conocida, y donde hay un problema tifoideo resistente a los antibióticos.

La incidencia de fiebre tifoidea puede variar de forma importante dentro de un mismo país - concentrándose, por ejemplo, en áreas de suburbios del sur y de Asia sur oriental y en zonas rurales menos desarrolladas de Vietnam. Por lo tanto, la vigilancia de la fiebre tifoidea de forma rutinaria en países endémicos es importante para obtener la información epidemiológica detallada que permita adoptar las medidas de vacunación más adecuadas. Los programas de vacunación tifoideos se deben también introducir en el contexto de otras intervenciones para controlar la fiebre tifoidea, incluyendo la educación sanitaria, mejoras en la calidad del agua y el saneamiento, y el entrenamiento de los profesionales sanitarios en el diagnóstico y tratamiento de la fiebre tifoidea.

La vacunación usando Vi el polisacárido ó Ty2la también se recomienda a los viajeros a los países donde el riesgo de fiebre tifoidea es alto y/o en localizaciones donde son frecuentes las cepas de S. Typhi resistentes a antibióticos. Mientras que la OMS recomienda la vacunación a los viajeros que vayan a permanecer más de 1 mes en áreas endémicas, alrededor del 25% de casos de fiebre tifoidea importados en una revisión en los E.E.U.U. ocurrió en viajeros que habían pasado menos de 3 semanas en un área endémica. Las actividades del riesgo, por lo tanto, se consideran igualmente o más críticas que la duración de la estancia.

Mientras que tradicionalmente se consideraba una enfermedad de escolares mayores y adultos jóvenes, estudios recientes han de mostrado que en zonas deprimidas de la India y Paquistán los niños menores de 5 años de edad son también de riesgo elevado en estas áreas hiperendémicas. De hecho, los niños de 2-4 años de suburbios de Karachi, Paquistán, tenían las tasas de incidencia más altas en un estudio de vigilancia de fiebre tifoidea realizado a principios de esta década, dentro del programa DOMI. Un estudio en barrios bajos de Delhi, la India, también encontró que la tasa de fiebre tifoidea en niños menores de 5 años era el doble que la encontrada en el siguiente grupo de riesgo más alto – 5 a19 años de edad (27.3 frente a 11.7 por 1000 personas-año) - y de estudios prospectivos de vigilancia en el delta de Mekong de Vietnam y en Yakarta del norte, Indonesia, los casos de fiebre tifoidea encontrados en los niños menores de 5 años de edad supusieron aproximadamente 11% de todas los casos, y tenían la segunda tasa más alta de incidencia ó de ataque, después de los escolares mayores.

Por lo tanto, la vacunación de niños ó incluso de niños preescolares será crucial en controlar la enfermedad en tales áreas de alta incidencia. Dos campos de investigación son críticos a este respecto. Primero, los datos sobre la eficacia de las vacunas tifoideas actualmente disponibles en niños 2-4 años de edad son urgentemente necesarios. El análisis preliminar de los datos de eficacia del ensayo clínico randomizado, controlado llevado a cabo por DOMI en Kolkata, la India, indica una importante protección con la vacuna a partir de polisacáridos Vi en esta categoría de edad - mayor, de hecho, que en el resto de los grupos de misma edad.

Datos similares son necesarios para la formulación líquida de Ty2la si se va a considerar el uso de esta vacuna en estos países de forma rutinaria. En segundo lugar, necesita acelerarse el desarrollo, la prueba y la autorización de las vacunas Vi conjugadas, que se están diseñando para ser eficaces en niños para su inclusión en los calendarios de vacunación infantil. Un número de institutos de investigación y de fabricantes de vacunas, incluyendo varios en países en vías de desarrollo, están actualmente desarrollando vacunas Vi conjugadas para la producción eventual conjuntamente con los fabricantes del país en vías de desarrollo, de modo que la vacuna sea barata y pueda estar disponible para su uso rutinario en países endémicos.

La aceptación previa de esta vacuna por la OMS, así como las vacunas de nueva generación actualmente disponibles, será crítica para la ayuda de la alianza de GAVI y de otros donantes para su introducción en programas de salud pública.

 

Typhoid vaccines: WHO Position paper.
World Health Organization. Wkly Epidemiol Rec 2008: 83: 49-60
Palabra clave: Fiebre tifoidea

La Organización Mundial de la Salud publica un “Position Paper” relativo al uso de las vacunas frente a la fiebre tifoidea, en el que revisa la carga en salud pública y las maneras de abordar el problema en países de alta prevalencia.

En estos se ven afectados desproporcionadamente los niños en edad escolar aunque en algunas áreas endémicas los menores de 5 años sobrepasan incluso en incidencia a los escolares. Datos de la OMS estiman que hay 21 millones de casos anuales en todo el mundo de los que fallecen el 1-4%.

Respecto a la prevención primaria se dispone actualmente de dos vacunas que han sustituido a la muy reactogénica de células enteras. Estas dos, Ty21a y la polisacárida han mostrado seguridad y eficacia en ensayos clínicos, estando autorizadas para su uso a partir de los dos años de edad.

La vacuna viva, Ty21a, se presenta en forma de cápsulas (a partir de los 5 años) o líquida, mientras que la polisacárida es inyectable.
Con ambas vacunas no está bien definida la necesidad de las revacunaciones, dependiendo básicamente de la situación epidemiológica local. En la mayoría de las situaciones endémicas, se recomienda un recuerdo a los 3-7 años tras la primovacunación. Para turistas que viajan a zonas endémicas, el recuerdo se recomienda a los 1-7 años.

La OMS recomienda que los países consideren un uso programático de las vacunas para controlar la enfermedad endémica. El control de la enfermedad en la mayoría de los países se precisará vacunar a los grupos de alto riesgo, aunque también se puede utilizar para el control de epidemias.

La vacunación de los preescolares o de los escolares se recomienda en áreas donde la fiebre tifoidea en ellos sea un significativo problema de salud pública, especialmente cuando existan altas resistencias a S typhi.

La vacuna debe de ofrecerse a viajeros cuyos destinos sean de alto riesgo para contraer fiebre tifoidea, especialmente a los que vayan a permanecer en áreas endémicas más de 1 mes y/o en zonas donde sean prevalentes las cepas de S typhi resistentes a antibióticos.

 

Vi polysaccharide-protein conjugate vaccine for the prevention of typhoid fever in children: hope or hype?
Pulichal AS and Pollard AJ. Expert Rev Vaccines 2007; 6(3): 293-295
Palabra clave: Fiebre tifoidea

La Salmonella typhi causa unos 21 millones de casos de fiebre tifoidea y 216.000 muertes al año. La mayoría de los países del sur y sureste de Asia, África, Asia central y Sudamérica se consideran endémicos para la fiebre tifoidea, con una incidencia anual de más de 100 casos por 100.000 habitantes.

La vacuna inactivada de célula entera tiene una notable cantidad de efectos adversos, genera inmunidad local en el intestino e inmunidad celular después de su administración oral.

Entre sus limitaciones se encuentran la necesidad de 3-4 dosis, la necesidad de almacenamiento en frío y la teórica posibilidad de reversión patógena de la vacuna, de hecho, no se ha autorizado para menores de 6 años.

A mediados de los años 80 se desarrolló la vacuna polisacárida basada en el factor de virulencia capsular (Vi), que como otras vacunas polisacáridas no produce memoria inmunológica ni se puede utilizar por debajo de los 2 años de edad.

La vacuna conjugada desarrollada por John Robbins y colaboradores, produce memoria inmunológica y protección en niños pequeños. La administración de dos dosis separadas por 6 semanas confiere una alta inmunogenicidad, como se ha demostrado en ensayos realizados en niños entre 2-5 años.

Además no se han encontrado efectos adversos serios. Aunque se han aislado cepas de Salmonella typhi que no expresan el ViPS, parece que solo suponen alrededor de uno de cada 2.222 aislamientos. No hay evidencia de que el uso de la vacuna ViPS produzca aumento en la incidencia de la bacteria Vi-negativa.

La vacuna conjugada no ha sido evaluada en menores de 2 años, y este dato es necesario para su inclusión en el Programa Ampliado de Inmunizaciones en los países en desarrollo. Una nueva generación de vacunas vivas orales se está probando en ensayos clínicos y parecen más inmunogénicas que la vacuna Ty21a. Los buenos resultados con estas vacunas recombinantes podrían proporcionar una opción alternativa para la erradicación de la fiebre tifoidea.

 

Current concepts in the diagnosis and treatment of typhoid fever

Bhutta ZA. BMJ 2006; 333(7558): 78-82

Palabra clave: Fiebre tifoidea

Excelente revisión realizada sobre la fiebre tifoidea empleando Medline, PubMed, Embase y Cochrane Library. A escala mundial el número de casos de fiebre tifoidea se estima en 21,6 millones/año, con tasas de incidencia oscilando entre 100 y 1.000 casos por cada 100.000 habitantes. El trabajo revisa a la baja el número anual de muertes que estima en 200.000, es decir alrededor de una tercera parte de las muertes habitualmente admitidas. Por el contrario, aunque datos previos señalaban que en América Latina y África la fiebre tifoidea era una enfermedad benigna en la infancia, investigaciones más recientes indican una alta incidencia de la enfermedad en el Sureste asiático, así como elevadas tasas de complicaciones y hospitalización en menores de 5 años. El trabajo revisa también el posible efecto de la infección por VIH, la malaria, la esquistosomiasis y otras circunstancias en el espectro de la enfermedad. Se comentan los problemas derivados de la aparición de cepas multirresistentes a los antimicrobianos primarios (ampicilina, cloranfenicol y co-trimoxazol) y a las quinolonas orales. Se revisan los métodos de diagnóstico de la enfermedad y la sensibilidad y especificidad de las diferentes pruebas. Se discuten las diferentes opciones de tratamiento de acuerdo a las recomendaciones de la OMS. Se enfatiza la importancia pronostica del diagnóstico y tratamiento precoz. Se destaca que la eficacia de las vacunas disponibles (la oral atenuada y la parenteral inactivada) es de un 60-80% y que, pese a ello, no existen planes a amplia escala, para la vacunación rutinaria pediátrica en áreas endémicas.

 

Rant salmonella vaccines for biodefence
Atkins HS, Morton M, Griffin KF, Stokes M, Nataro JP, Titball RW. Vaccine 2006; 24: 2710-2717
Palabra clave: Fiebre tifoidea

Se trata de un artículo de revisión que muestra las últimas novedades e investigaciones sobre las vacunas frente a Salmonella.