Los escépticos de las vacunas, un movimiento en auge y sin base científica

18/12/2014

image_pdfimage_print

El fenómeno del movimiento contra la vacunación de los niños es una preocupante tendencia, que cuenta con grupos organizados en Estados Unidos, Reino Unido, Brasil y facciones religiosas de Israel. Los motivos para rechazar las vacunas son a veces ideológicos –desconfianza de los grandes laboratorios-, extremismos religiosos –si Dios nos ha creado con enfermedades, ¿quién es el hombre para contrariar sus designios?- y, sobre todo, apreciaciones seudocientíficas falsas: las vacunas no son seguras, los niños vacunados son más insanos a largo plazo, algunas vacunas han sido retiradas a posteriori por problemas… Se trata de divagaciones carentes de base científica, que han ido a más debido a que algunos padres se confían a lo que cuenta el Doctor Google, en cuyas páginas negacionistas buscan información. En la comunidad científica, el 99% de los encuestados cree en la eficacia de las vacunas y las consideran imprescindibles, según una encuesta recogida en “The Guardian”.

Los movimientos contra las vacunas son muy perniciosos, porque han provocado brotes de enfermedades casi erradicadas, como ha ocurrido en barrios de Estados Unidos con el sarampión. Australia ha batallado contra este problema con un gran acuerdo deontológico de los medios comunicación, que han decidido no dar cobertura alguna a quienes sostienen que las vacunas no son eficaces.

[Más información]

image_pdfimage_print

Subir al menú