Esclerosis múltiple y vacuna de fiebre amarilla

13/06/2011

image_pdfimage_print

Según un estudio publicado en la revista Archives of Neurology los pacientes con esclerosis múltiple en tratamiento con interferón o con acetato de glatiramer que tengan previsto realizar un viaje a un área endémica para fiebre amarilla debieran valorar cuidadosamente si recibir la vacuna ya que en un periodo de 5 semanas tras la vacunación, unos científicos argentinos han comprobado en siete pacientes como existía un riesgo incrementado de exacerbaciones de la esclerosis respecto de pacientes no vacunados. Los motivos de las exacerbaciones pudieran estar relacionados con la activación de poblaciones de células dendríticas con producción de citoquinas proinflamatorias.

El escaso número de pacientes así como que el estudio no fue ciego hace que esté sujeto a limitaciones importantes. Aún así, los autores exponen que en función de los planes de viaje del paciente, la epidemiología local de la infección y la duración de la estancia, la decisión de vacunar dependerá del equilibrio entre el riesgo de exacerbaciones y la posibilidad de exposición al virus.

[Más información]

image_pdfimage_print

Subir al menú