Further Evidence for Bias in Observational Studies of Influenza Vaccine Effectiveness: The 2009 Influenza A(H1N1) Pandemic

27/01/2014

image_pdfimage_print

Further Evidence for Bias in Observational Studies of Influenza Vaccine Effectiveness: The 2009 Influenza A(H1N1) Pandemic

Jackson ML, Yu O, Nelson JC, Naleway A, Belongia EA, Baxter R et al. Am. J. Epidemiol 2013; 178 (8): 1327-36.

Palabra clave: vacuna gripe, efectividad, metodología.

En ocasiones la inframortalidad observada en personas vacunadas frente a la gripe se ha atribuido a que las personas con alto riesgo de muerte recibirían la vacuna de gripe con menos probabilidad lo que llevaría a estimar una fuerte asociación (aunque errónea) entre la vacunación de gripe y una reducción de la mortalidad. Los periodos previos a la temporada gripal han sido usados para evaluar posibles factores confusores incontrolados en estudios de efectividad de la vacuna antigripal, sin embargo se ha apuntado que los factores confusores difieren entre los periodos previos a la temporada gripal y los periodos gripales. El presente trabajo testa esta hipótesis comparando las estimaciones de la mortalidad asociada durante la temporada de gripe pandémica (en la que básicamente no existió circulación de gripe estacional en EEUU) y la temporada 2007-08 que correspondió con una temporada gripal típica (si se produce la misma tendencia en un año en que la vacuna no tendría efecto posible, la hipótesis de que los factores confusores difieren en los diferentes momentos sería rechazada).

Estudio retrospectivo de cohortes en el que se tomaron datos de mayores de 64 años de 7 organizaciones médicas americanas, tomándose de bases de datos la vacunación frente a la gripe (estacional y pandémica), muerte por cualquier causa (que fue el resultado de interés) y potenciales confusores. Se tomaron más de 900.000 personas en cada una de las temporadas, en la de 2007 el 67% fue vacunado mientras que en la de 2009 el 64% lo fue frente a la gripe estacional y sólo el 19% frente a la pandémica. Durante la temporada 2007/08, en los vacunados de gripe, el riesgo de muerte ajustado previo a la temporada gripal fue del 0,44, 0,62 durante la temporada gripal y 0,71 posteriormente. Un patrón similar se observó durante 2009/10 cuando cualquier efecto de la vacuna antigripal estacional debe atribuirse a posibles factores de confusión (0,65 durante el otoño, 0,8 en invierno y 0,84 en verano).

En un año con mínima circulación de gripe estacional el trabajo no encuentra pruebas de que los factores de confusión en otoño (periodos pregripe) sea cualitativamente diferente de la posible confusión en invierno; este dato apoyaría el uso de periodos previos a la temporada gripal como periodos de control en estudios de efectividad de la vacunación antigripal. Los autores apuntan como limitación de su estudio el hecho de la circulación del virus pandémico durante el otoño (a diferencia de otras temporadas) si bien justifican la pequeña influencia de este hecho basándose que el virus pandémico no afectó gravemente a personas mayores que son las incluidas en este trabajo.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú