Genetic distribution of noncapsular meningococcal group B vaccine antigens in Neisseria lactamica

27/08/2013

image_pdfimage_print

Genetic distribution of noncapsular meningococcal group B vaccine antigens in Neisseria lactamica

Lucidarme J, Gilchrist S, Newbold L, Gray S, Kaczmarski E, Richardson L et al. Clin Vacc Immunol 2013;20:1360-1369
Palabra clave: Neisseria lactamica. Vacuna 4CMenB

A la vista de la comercialización de la vacuna antimeningocócica multicomponente frente al serogrupo B 4CMenB y el papel inmunitario que desempeña la colonización nasofaríngea por varias especies de Neisseria, los autores analizan 50 aislamientos de N lactamica en sujetos de varias edades del Reino Unido e Irlanda para comprobar si contienen los genes que codifican los antígenos contenidos en la vacuna: PorA, NHBA, fHbp y NadA. Comprobaron que todos los aislamientos poseían el gen de NHBA pero carecían de los que codifican fHbp y NadA ya que la PorA en su forma activa es exclusiva de N meningitidis. Los alelos de NHBA estaban muy relacionados a los observados en un panel de cepas invasoras de meningococo B de las mismas áreas geográficas. Un hallazgo que etiquetan como muy importante es que el antígeno FetA, contenido en la proteína externa de membrana de la vacuna, también estaba presente en los aislamientos nasofaríngeos.

Concluyen que a la vista de los hallazgos es poco probable que la respuesta inmune a tres de los cuatro componentes vacunales en los inmunizados con 4CMenB interaccione con Neisseria lactamica presente en nasofaringe, aunque sí tiene ese potencial la respuesta generada por el antígeno NHBA. Este fenómeno podría ser beneficioso al suponer un priming o un booster a la respuesta inmune postvacunal, aunque también podría eliminar el transporte de N lactamica y por tanto sus efectos beneficiosos (inmunidad cruzada frente a la enfermedad invasora y ocupación de un nicho que pudiera acomodar a otros patógenos). No obstante, remarcan que falta por comprobar si existiría suficiente expresión de NHBA por N lactamica en el proceso de transporte nasofaríngeo que es un prerrequisito que precisaría de investigación.

Piensan que a la vista de estos interrogantes es necesario incluir en los estudios postcomercialización el estudio del transporte nasofaríngeo para comprender su efecto en el de N lactamica o en otra flora, especialmente en las edades precoces de la vida donde es más prevalente el transporte de este germen. Destacan, por último, que la vacuna investigacional de dos componentes (fHbp de las subfamilias A y B) no es probable que interactúe con el transporte nasofaríngeo de N lactamica al carecer del gen que codifica a este antígeno.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú