Gripe aviar. Una amenaza constante para el ser humano

6/03/2004

image_pdfimage_print

Gripe aviar. Una amenaza constante para el ser humano
Reina J. Med Clin (Barc) 2004; 122: 339-341.
Palabra clave: Gripe

Editorial que revisa los últimos acontecimientos de brotes por virus influenza en aves domésticas y los casos humanos relacionados con ellos. Los reservorios naturales de los virus gripales tipo A son aves acuáticas salvajes. En las aves de corral la infección puede presentar dos tipos de formas clínicas. Las formas leves son producidas por las cepas LPAI, las graves por cepas HPAI, hasta la fecha las cepas de éste tipo han sido H5 y H7. En las humanas y aviares LPAI, la proteína H sólo puede ser activada por proteasas del tracto respiratorio, por lo que sólo hay fenómenos patológicos en este territorio orgánico. Hasta fechas recientes se había creído que las cepas aviares H5 y H7 no podían causar directamente infección en humanos; el argumento era la carencia humana de receptores celulares adecuados. La teoría de que estas cepas aviares tendrían que llegar al hombre previo pase en cerdos (como había sucedido en el pasado), ha sido abandonada desde los casos de la gripe de Hong Kong de 1997, con 18 casos humanos y 3 defunciones.

La actual pandemia de gripe aviar por virus influenza H5N1, de tipo HPAI en más de 10 países del sureste asiático es motivo gran preocupación. Por el momento, el número de casos en humanos es relativamente reducido y los análisis genéticos indican que las cepas propagadas no han adquirido, todavía, genes humanos. Sin embargo la coinfección humana por virus aviares y humanos, con la posible recombinación genética puede permitir la selección de mutantes capaces de propagarse con gran rapidez entre la población mundial. Las recomendaciones de vacunación con vacunas convencionales trivalentes pretenden reducir el riesgo de coinfección y de recombinación. Las posibilidades de disponer, en breve término, de vacunas con la cepa A (H5N1) son escasas, entre otras razones porque la elevada capacidad patógena de estas cepas no permite el crecimiento del virus en huevos embrionados.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú