Haemophilus Influenzae tipo B (Hib)

10/08/2006

image_pdfimage_print

AUTOR. Dr. Joan Pericas Bosch. Pediatra

El haemophilus influenzae tipo b (Hib) es una bacteria que provoca distintas enfermedades graves.

 Ver documento en pdf

La enfermedad

Puede causar:

· Meningitis. Infección de las membranas que envuelven el cerebro y el resto del sistema nervioso central.
· Sepsis: Infección diseminada por vía sanguínea, que puede afectar a todos los órganos.
· Epiglotitis: Infección de la epiglotis (cubre la entrada a la laringe). Provoca la asfixia.
· Neumonía: Infección del tejido pulmonar.
· Artritis: Infección de una articulación.

Se contagia por vía respiratoria, por la tos, estornudos o simplemente el aire. El germen suele permanecer en la nariz o garganta del niño sin causar síntomas, pero ocasionalmente pasa a los pulmones o la circulación sanguínea (infección "invasiva") y causa las graves enfermedades ya mencionadas.

La infección por este germen es característica de los primeros años de vida. Resulta rara en menores de 2-3 meses y en mayores de 5 años previamente sanos.

Son factores de riesgo para la infección por Hib, además de la edad:

· Déficits inmunitarios: inmunodeficiencia, inmunosupresión, asplenia (falta de bazo)…
· Asistencia a guardería, hacinamiento doméstico o existencia de hermanos menores de 7 años.

La vacuna

Las vacunas disponibles en España se componen de polisacárido capsular PRP (componente de la membrana del germen) conjugado con una proteína, que potencia su inmunogenicidad y les proporciona capacidad de originar memoria inmunológica.

Son vacunas muy eficaces. Protegen de forma efectiva frente a enfermedades invasivas por Hib casi en el 100% a partir de la 2ª dosis. No protegen contra enfermedades (otitis, por ejemplo) producidas por otros haemophilus distintos del tipo b.

Las contraindicaciones son:

· Las habituales de las vacunas.
· Reacciones graves en dosis anteriores.
· Hipersensibilidad conocida al toxoide tetánico o diftérico u otros componentes de la vacuna.

Se dispone de vacuna Hib sola y asociada a otras vacunas (vacunas combi-nadas). La pauta de vacunación si se administra la vacuna Hib sola, utilizada cuando existe una indicación específica para esta vacuna (grupos de riesgo) y para completar los calendarios vacunales cuando esta es la única vacuna que falta por administrar, es la siguiente:  

 Edad de inicio

 Nº de dosis

 2-5 m

 3 separadas 1-2 m + 1 a los 15-18 m

 6-11 m

 2 separadas 1-2 m + 1 a los 15-18 m

 12-60 m

 Dosis única

 Se administra habitualmente, sin embargo, para la vacunación sistemática de los niños, en forma de vacunas combinadas con la vacuna DTPa (difteria-tétanos-tos ferina acelular):

 Tres dosis a los 2, 4 y 6 meses

 Una dosis de recuerdo a los 18 meses

Se dispone de vacunas:

Pentavalentes, que incluyen además la vacuna antipoliomielítica inactivada. Se emplean ya actualmente para la vacunación sistemática en las dosis de los 2-4-6-18 meses.
Hexavalentes, que incorporan, además de la vacuna antipoliomielçítica, también la vacuna antihepatitis B. Sustituirán probablemente a corto plazo a las pentavalentes en las dosis en que el calendario de vacunaciones sistemáticas incluya, en la misma visita, la vacunación antihepatitis B.

¿Cuándo está indicada?

Las vacuna anti-Hib se utiliza para la vacunación sistemática de todos los niños contra la enfermedad invasiva por Hib a partir de los 2 meses de edad y hasta los 5 años. Incluida, a partir de 1999, en el calendario vacunal de todas las Comunidades Autónomas españolas.

También está indicada en:

· Mayores de 5 años no vacunados, con factores de riesgo para esta infección: asplenia, infección por el virus de la inmunodeficiencia humana, ciertos déficits inmunitarios, trasplante de médula o neoplasia.
· Menores de 2 años con una infección invasiva por Hib, ya que tienen riesgo de padecer un segundo episodio (en mayores de 2 años la infección confiere inmunidad y hace innece-saria la vacunación).
· Contactos domésticos o escolares, menores de 4 años, de un caso de enfermedad invasiva por Hib, que no se hayan vacunado previamente.

Los niños expuestos a un caso de enfermedad invasiva por este germen deben ser observados cuidadosamente pues presentan un riesgo aumentado de padecer también la enfermedad.

Para eliminar el Hib la nariz y faringe de los portadores y evitar así casos secundarios se efectúa tratamiento preventivo (quimioprofilaxis) con determinados antibióticos (rifampicina oral). Las indicaciones precisas las dictará el profesional sanitario o los técnicos de la Administración responsable.

image_pdfimage_print

Subir al menú