Hepatitis A antibody prevalence among people with an intellectual disability in Ireland

4/02/2007

image_pdfimage_print

Hepatitis A antibody prevalence among people with an intellectual disability in Ireland
Sayers G, S Dooley S, Staines A, Lane J, Thornton L, Staines M et al. Eurosurveillance monthly 2007; 12: 1
Palabra clave: Hepatitis A

La seroprevalencia de la hepatitis A ha ido descendiendo en varios países del mundo en las últimas décadas debido probablemente a la mejora en los estándares de vida.

En Irlanda el número de casos ha pasado de 309 en 2000 (8.5/100.000) a 25 en 2003 aunque ha ascendido en 2004 a 47 (1.1/100.000). Un estudio de 1982 demostró que la presencia de anticuerpos en individuos que vivían en instituciones para discapacitados psíquicos era mayor al compararla con la población general.

Los autores plantean un estudio con los siguientes objetivos: a) determinar la prevalencia de anticuerpos en 3 instituciones, b) documentar los factores asociados con la prevalencia, y c) proporcionar información para futuros planes de vacunación. Se invitó  a participar a 926 sujetos que asistían a centros diurnos especiales aunque algunos vivían permanentemente en ellos.

Los criterios de selección eran no haber sido vacunados de HA con anterioridad y no haber recibido inmunoglobulinas en los 6 meses previos. La tasa de respuesta ascendió al 69% y no se tuvo constancia de ningún brote previo de hepatitis A. Un 29% de los respondedores a la encuesta tenían Síndrome de Down. Se recibieron 635 muestras de fluidos orales para examinar anticuerpos, con una prevalencia global del 43%. Para el grupo de 0 a 9 años fue del 14%, muy superior a la encontrada en el mismo grupo de edad pero no institucionalizados en un estudio del año 1991. La prevalencia fue muy superior en aquellos que vivían en una institución respecto a los que vivían en domicilios.

Los autores concluyen que se debiera considerar la vacunación con hepatitis A más hepatitis B a los discapacitados que entren de nuevo en una institución. Mientras tanto debe mantenerse en las áreas de trabajo y de vida de los discapacitados una higiene estricta y una rigurosa política de control de la infección.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú