Immunogenicity and tolerability in infants of a New Zealand epidemic strain meningococcal B outer membrane vesicle vaccine

2/07/2009

image_pdfimage_print

Immunogenicity and tolerability in infants of a New Zealand epidemic strain meningococcal B outer membrane vesicle vaccine.
Wong S, Lennon D, Jackson C, Stewart J, Reid S, Ypma E et al. Pediatr Infect Dis J 2009; 28(5): 385-390
Palabras clave: Meningococo.

Se desarrolló una vacuna de proteína de membrana externa frente a la cepa epidémica de Nueva Zelanda de meningococo B (B:4:P1.7-24) (MeNZB). En el presente trabajo se informa de la inmunogenicidad, reactogenicidad y seguridad de la vacuna MeNZB en niños sanos de 6 a 10 semanas.

Ensayo clínico fase II, aleatorizado, ciego para el observador en el que se coadministraron a las 6 semanas, 3 y 5 meses la vacuna MeNZB con las vacunas rutinarias de la infancia y un recuerdo a los 10 meses (grupo 1, n=250) y al grupo 2, n=125, en el que se les administraron únicamente las vacunas rutinarias (desarrollado entre enero y julio de 2004). Se consideró una respuesta cuando se observó un incremento de al menos 4 veces en los anticuerpos bactericidas séricos. Se midió la reactogenicidad durante al menos 7 días después de la vacunación.

Se alcanzó respuesta adecuada en el grupo 1 en el 53 y 69% tras la tercera y cuarta dosis. No se observó una interferencia negativa entre la vacuna MeNZB y las vacunas rutinarias, tampoco se observaron eventos adversos graves relacionados con la vacuna aunque en general los efectos adversos esperados se observaron con mayor frecuencia en el grupo 1.

Los autores concluyen que se requieren 4 dosis de MeNZB para conseguir títulos de anticuerpos comparables con los que se alcanzan con 3 dosis en niños mayores. A pesar de la reactogenicidad observada, todas las vacunas fueron bien toleradas con una alta tasa de cumplimentación de vacunación con las 3 dosis. En general los datos de inmunogenicidad son menores que los obtenidos en los niños de mayor edad, sin embargo hay que tener en cuenta que debido a la alta susceptibilidad frente a la enfermedad entre los 6 y 12 meses de edad, una campaña de vacunación a edades muy tempranas puede proporcionar mayores beneficios en salud. Los resultados de este estudio permitieron la aprobación del uso de dicha vacuna en los menores de 6 meses.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú