Immunogenicity of Haemophilus influenzae Type b Protein Conjugate Vaccines in Very Low Birth Weight Infants

21/05/2014

image_pdfimage_print

Rohner GB, Meier S, Bel M, Combescure C, Othenin-Girard V, Swali RA et al. Pediatr Infect Dis J 2013; 32(12): 1374-80.

Palabra clave: gripe, embarazada.

En Suiza se recomienda la vacunación frente a la gripe en embarazas a partir del segundo trimestre. El objetivo del estudio es medir la respuesta de anticuerpos frente a las cepas incluidas en la vacuna antigripal en sangre de cordón de recién nacidos de mujeres vacunadas y no vacunadas, así como identificar variables que puedan influir en la inmunidad humoral.

Estudio de cohortes realizado entre diciembre de 2010 y junio de 2011 en Ginebra, en el que además de los títulos de anticuerpos en sangre de cordón, se determinó la proporción de recién nacidos protegidos frente a la gripe (umbral definido como título de IH ?40). Uno de los criterios de exclusión fue que el parto se produjera con menos de 36 semanas de gestación y se tomaron como variables de ajuste la edad materna, la vacunación previa de la mujer con vacuna frente a la gripe pandémica, historia previa de “enfermedad tipo gripe” y el tiempo trascurrido entre la vacunación y el parto.

Se reclutaron un total de 188 mujeres (101 de ellas vacunadas con la vacuna antigripal estacional durante el segundo o tercer trimestre y 87 no vacunadas). En los recién nacidos de mujeres vacunadas entre el 84 y 86% dependiendo de la cepa presentó seroprotección, mientras que en las mujeres no vacunadas osciló entre el 29 y 33%. Ajustando por las variables de interés, vacunar a las embarazadas 2 semanas antes del parto aumenta los títulos de anticuerpos entre 5 y 17 veces y las tasas de seroprotección entre 6 y 34 veces en función de la cepa vacunal y el tiempo transcurrido entre la vacunación y el parto. Tras el ajuste se vio que la vacunación previa con vacuna antigripal pandémica se asoció con mayor seroprotección aunque únicamente para la cepa H1N1 como era esperable.

Los autores concluyen que la vacunación frente a la gripe al menos 15 días antes del parto confiere protección a muchos de los recién nacidos. La vacunación con un plazo menor a 15 días antes del parto no fue suficiente para conseguir un aumento en el título de anticuerpos observado en el recién nacido; resulta también de interés el hecho de que en el trabajo se observa que los niveles protectores tienden a disminuir si la vacunación se administró con más de 120 días de antelación al parto, si bien estas diferencias no son estadísticamente significativas.

[mas información]

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú