Immunogenicity, safety, and predictors of response after a pneumococcal conjugate and pneumococcal polysaccharide vaccine series in Human Immunodeficiency Virus-infected children receiving highly active antiretroviral therapy

6/10/2006

image_pdfimage_print

Immunogenicity, safety, and predictors of response after a pneumococcal conjugate and pneumococcal polysaccharide vaccine series in Human Immunodeficiency Virus-infected children receiving highly active antiretroviral therapy

Abzug M, Pelton S, Song L, Fenton T, Levin M, Nachman S et al. Pediatr Infect Dis J 2006; 25(10): 920-929

Palabra clave: Neumococo. Vacunación en especiales

El objetivo del estudio es medir la seguridad y la inmunogenicidad de 2 dosis de vacuna neumocócica conjugada y 1 de polisacarida en niños con VIH en tratamiento con una terapia antirretroviral altamente activa (HAART). Se trata de un estudio multicéntrico realizado en USA. Se tomó una muestra de    niños entre 2 y 19 años de edad con tratamiento estable de HAART durante al menos 3-6 meses y una carga viral menor de 30-60.000 copias/mL, a los que se administra 2 dosis de vacuna neumocócica conjugada (PCV) y una de polisacarida (PPV) con un intervalo de 8 semanas entre ellas. Se midieron los títulos de anticuerpos de los diferentes serotipos de neumococo incluidos en la vacuna.

Un total de 225 individuos cumplieron los criterios establecidos. La concentración de anticuerpos fue baja inicialmente pero los incrementos en concentraciones de anticuerpos aumentaron con cada vacuna. Hubo una serie de variables que predijeron una respuesta positiva como: mayores concentraciones de anticuerpos previas, mejor estado inmunitario, menor carga viral, mayor duración del tratamiento antirretroviral y edad menor de 7 años. La mayoría de los efectos adversos fueron efectos locales. La pauta de vacunación de 2 dosis de vacuna neumocócica conjugada y 1 de polisacarida es inmunógena y segura en niños entre 2 y 19 años infectados por VIH en tratamiento con antirretroviral. La caída en los títulos y los efectos observados son similares a los que se miden en niños no infectados por VIH. Este trabajo mide la eficacia y seguridad de esta vacuna en edades mayores de 59 meses que es la edad hasta ahora recomendada para la misma. La inmunidad clínica a largo plazo no está demostrada.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú