Impact of infant pneumococcal vaccination on invasive pneumococcal disease in France, 2001-2006

23/09/2008

image_pdfimage_print

Impact of infant pneumococcal vaccination on invasive pneumococcal disease in France, 2001-2006.
Lepoutre A, Varon E, Georges S, Gutmann L, Lévy-Bruhl D. Euro Surveill 2008;13(35)pii=18962
Palabra clave.: Enfermedad neumocócica. Vacunación

En Francia se ha recomendado la vacuna antineumocócica conjugada para menores de dos años en riesgo desde 2003, pero a partir de 2006 se ha extendido a todos, con o sin riesgo. El esquema de vacunación es de cuatro dosis, a los 2, 3, 4 y 12-15 meses.

El impacto de la vacunación no se ha evaluado hasta la fecha. Más aún, como la cobertura de serotipos parece que es menor en Europa que en los Estados Unidos, es de particular interés analizar el impacto de esta vacuna en la enfermedad invasora y en la distribución de serotipos.

Para ello utilizan datos de vigilancia de dos laboratorios hospitalarios, Epibac y el National Reference Centre for Pneumococci Network (NRCP). En Epibac y en 2006 participaron 307 laboratorios cubriendo al 79% de los ingresos hospitalarios de agudos. Desde 2001, todas las cepas aisladas en LCR y sangre en menores de 15 años se envían al NRCP desde 22 laboratorios regionales para serotipar.

Los datos que reflejaban la situación prevacunal, 2001 y 2002, se agruparon. Las tendencias en las coberturas de vacunación se estimaron mediante las ventas de vacuna en las farmacias, además de tres estudios específicos llevados a cabo en 2004, 2006 y 2007 en muestras representativas de madres francesas.

La cobertura estimada fue del 27% en niños de 6 meses en 2004, del 44% en niños de 6 a 12 meses en 2006 y del 56% en niños de 6 a 12 meses en 2007.
En 2001/2002 el sistema Epibac declaró 7.649 casos de bacteriemia neumocócica y 771 de meningitis neumocócica en todas las edades, de las que el 7% y el 24% correspondían a menores de dos años con incidencias de 21.8/100.000 y 8.0/100.000. Entre 2001/2002 y 2006 la meningitis en menores de dos años descendió del 8.0 al 6.0 por 100.000 (-25%, p=0.04), y la bacteriemia del 21.8 al 17.5 por 100.000 (-20%, p=0.04). No obstante, la meningitis en niños mayores y adultos aumentó no significativamente en un 6%, pero sí fue significativo el incremento en la bacteriemia en un 11% pasando de 8.2 a 9.0 casos/100.000.

Entre 2005 y 2006, en menores de dos años la meningitis y la bacteriemia por todos los serotipos pasaron de 5.4 a 6.0/100.000 y de 17.1 a 17.5/100.000.

Entre 2001-2002 y 2006, en menores de dos años la disminución global de bacteriemia y meningitis se asoció con una desviación en la distribución de serotipos, de modo que los casos de meningitis y de bacteriemia por serotipos no vacunales reemplazaron parcialmente a los vacunales. La incidencia de meningitis por serotipos vacunales descendió significativamente de 5.6 a 1.07100.000 y la bacteriemia de 14.8 a 5.5/100.000, aunque en el mismo periodo la meningitis por no vacunales aumentó un 102% (p<10-3) al igual que la bacteriemia que se incrementó un 74% (p<10-3).

Entre la meningitis y bacteriemia causada por serotipos no vacunales en menores de 2 años, el 19A y el 7F fueron los más comúnmente aislados. Ambos supusieron el 37%. Entre 2001-2002 y 2006, la proporción de 19A aumentó del 8% al 19% en meningitis (p=0.03) y del 3% al 18% en bacteriemias (p<10-3).

A la vista de los resultados obtenidos los autores comentan que a pesar de que se ha observado un descenso de la enfermedad invasora por serotipos vacunales del 71%, éste fue solo del 21% para todos los serotipos. Además no se ha observado un beneficio indirecto de la vacunación ya que por el contrario identificaron un pequeño pero significativo incremento en niños mayores y en adultos. Piensan que este modesto 21% de la vacunación pudiera deberse a la limitada cobertura de vacunación y que si aumentara la misma se podría observar una reducción mayor de la incidencia por vacunales y quizás en adultos por inmunidad comunitaria, aunque otro dato interesante que comentan es que la enfermedad invasora en menores de dos años no ha descendido entre 2005 y 2006 a pesar de incrementarse las ventas de vacuna un 20%.

La magnitud del reemplazo ha impactado en el efecto global de la vacunación ya que la reducción del 71% en menores de dos años por serotipos vacunales se asoció con un incremento del 85% por serotipos no vacunales.

Los autores concluyen que si el reemplazo se confirma en los próximos años, se reduciría el impacto positivo de la vacunación en Francia y que la inminente disponibilidad de una vacuna con mayor cobertura de serotipos podría limitar el efecto del reemplazo.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú