Impact of the meningococcal C conjugate vaccine in Spain: an epidemiological and microbiological decision

6/08/2004

image_pdfimage_print

Impact of the meningococcal C conjugate vaccine in Spain: an epidemiological and microbiological decision
Cano R, Larrauri A, Mateo S, Alcalá B, Salcedo D, Vázquez JA. Eurosurveillance Monthly 2004; 9: 5-6
Palabra clave: Meningococo

Los autores exponen la epidemiología de la enfermedad meningocócica por serogrupo C antes y después de la introducción de la vacuna conjugada en el calendario rutinario de vacunación y del “catch-up” en el año 2000. El riesgo de contraer la enfermedad meningocócica cayó un 58% en la temporada 2002/2003, comparado con la temporada anterior a la introducción de la vacuna. También disminuyó ostensiblemente la mortalidad (3 muertes durante 2002/2003 comparadas con las 30 de la temporada prevacunal). Las coberturas rutinarias para 2001, 2002 y 2003 oscilaron en España entre el 90 y el 95%, mientras que la del “catch-up” llegó al 92%. De 2001 a 2003 se declararon 111 casos de enfermedad meningocócica en el grupo objeto de vacunación (incluye a las regiones que ampliaron la vacunación hasta la adolescencia). 23 recibieron la vacuna, 78 no la recibieron y en 10 casos la situación vacunal fue desconocida. De los 23 casos en vacunados, 15 se confirmaron como fallos de vacunación y 8 como fallos probables (vacunación incompleta o menos de 14 días transcurridos entre la vacunación y los primeros síntomas de enfermedad). De los 11 fallos acaecidos en la temporada 2002/2003, 10 tenían entre 1 y 4 años de edad. De los 15 fallos de vacunación, 7 habían recibido la vacuna durante el “catch-up” y los ocho restantes habían recibido la vacuna de forma rutinaria (todos menos uno habían sido vacunados en 2001). Durante el periodo estudiado la proporción de casos por N meningitidis serogrupo B aumentó hasta alcanzar el 72.9% durante los nueve primeros meses de 2003, mientras que ha ido decayendo anualmente los causados por meningococo C hasta el 20% en 2003.

Los aislamientos por serogrupos Y y W135 no han aumentado significativamente entre 2000 y 2003. Lo que si han cambiado son los serosubtipos del meningococo C, pasando el C:2a del 20% en 2000 al 56% en 2003. Es llamativo el aislamiento en el norte de España de varias cepas B:2a:P1.5, que pueden haber tenido su origen en la cepa C:2a:P1.5 que expresa el serogrupo B por recombinación genética a nivel de la cápsula. Los autores comentan el gran impacto que ha tenido no solo la introducción de la vacuna conjugada sino también la de la vacuna polisacárida simple A + C durante 1997, y el gran número de fallos de vacunación durante 2002/2003, de los que el 53% (8 de 15) habían recibido la vacuna de forma rutinaria durante la primera infancia. Este dato podría sugerir una pérdida de efectividad de la vacuna a medida que transcurre tiempo desde la vacunación.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú