Incidence of pneumococcal disease due to non-pneumococcal conjugate vaccine serotypes in the the United States during the era of widespread PCV7 vaccination, 1998-2004

13/11/2007

image_pdfimage_print

Incidence of pneumococcal disease due to non-pneumococcal conjugate vaccine serotypes in the the United States during the era of widespread PCV7 vaccination, 1998-2004.
Hicks L, Harrison L, Flannery B, Hadler J, Schaffner W, Craig A et al. J Infect Dis 2007; 196; 1346–1354
Palabra clave: Neumococo

Los autores, a partir del fenómeno de reemplazo descrito con anterioridad en otros trabajos en los Estados Unidos, analizan la incidencia de enfermedad invasora neumocócica en ocho estados de ese país entre el 1 de enero de 1998 y el 31 de diciembre de 2004, en niños menores de 5 años y en adultos de 65 o más años y analizando la era prevacunal, 1998-1999, con la postvacunal, 2001-2004.

Como resultados más llamativos encuentran que la tasa anual de enfermedad en menores de 5 años descendió de 95,2/100.000 en 1998-1999 a 22,6 en 2004, debido especialmente al descenso de serotipos vacunales (78,9 a 2,7). No obstante, la tasa anual por no vacunales aumentó de 16,3 en la era prevacunal a 19,9/100.000 en 2004. Antes de la implantación de la vacuna los serotipos no vacunales suponían el 17% de todos los casos mientras que en la postvacunal supuso el 88%, siendo los más prevalentes el 19A, 3, 22F y el 33F. No obstante, descendió el 6A y el 12F que son no vacunales. La tasa anual en mayores de 65 años descendió de 61.5/100.000 a 38.0 en 2004, a expensas de serotipos vacunales, aunque aumentó la tasa anual de no vacunales de 27,0 a 29,8/100.000 en 2004. La enfermedad originada por no vacunales pasó de una media de 44% de casos en 1998 y 1999 a 78% en 2004, a expensas de 19A, 33F y 15.

La mortalidad global anual en menores de 5 años no cambió entre ambos periodos ya que aunque descendió la debida a vacunales (de 0,5 a 0,2 muertes/100.000) aumentó la debida a no vacunales (de 0,1 a 0,4). La letalidad anual aumentó tanto para serotipos vacunales (de 0,1 a 10%) y no vacunales (del 1 al 2%). La mortalidad global anual en mayores de 65 años por serotipos vacunales descendió significativamente (RR:0,4. 95%CI: 0,3-0,5). En niños, se observó un marcado incremento en el porcentaje de serotipos 19A resistentes a penicilina (10% en prevacunal a 31% en postvacunal con P 0.02).

Los autores concluyen que se ha observado un dramático descenso en la incidencia de enfermedad invasora aunque se ha observado un incremento progresivo en la enfermedad por reemplazo en menores de 5 años y en mayores de 65 años. La magnitud de este incremento sigue siendo pequeña en comparación con el descenso global de enfermedad invasora. Piensan que las vacunas con más serotipos podrían paliar la enfermedad causada por los serotipos más frecuentemente encontrados en el reemplazo, aunque la solución definitiva pasaría por una vacuna no específica de serotipos.

En una editorial acompañante se comenta que al incluir una vacuna con unos pocos serotipos del total, se ha comenzado con un amplio experimento ecológico al crear nichos vacantes que ocuparán serotipos no incluidos en la vacuna heptavalente. Coincide en que las vacunas actuales no suponen una solución a largo plazo ya que intenta resolver el problema inmediato del reemplazo con otro experimento ecológico, aunque la vacuna actual es lo único de que se dispone.

image_pdfimage_print

Subir al menú