Contraindicaciones de las Vacunas

Alergias

Los alérgicos a la levadura no deberían recibir la vacuna de la hepatitis B. Los que tienen una historia de anafilaxia (alergia grave) a la gelatina no deben vacunarse de la triple vírica.

Los que tienen una historia de anafilaxia a la neomicina o polimixina B no deben recibir vacuna triple vírica, gripe ni la vacuna inactivada de la poliomielitis.

Los que tienen una historia de anafilaxia al huevo no deben recibir la vacuna de la vacuna antigripal ni la de la fiebre amarilla. Deben consultar con el médico para la vacunación con triple vírica. Los que tienen una historia de anafilaxia a la estreptomicina no deben recibir la vacuna de poliomielitis inactivada.

Convulsiones

En los tres días siguientes a una vacunación previa con tos ferina, NO es una contraindicación, es una precaución. En este caso será su médico el que a la vista de la situación epidemiológica valorará la vacunación.

Fiebre

Si se asocia con una enfermedad grave no se administrarán vacunas hasta que el inpiduo se haya recuperado de la enfermedad.

Inmunodeficiencias

Están contraindicadas las vacunas vivas. En el caso de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) se debe consultar con el médico. No administrar la vacuna de polio oral a contactos de personas inmunodeficientes.

Trastornos neurológicos

Las convulsiones, la parálisis cerebral y el retraso psicomotor no contraindican ninguna vacuna, siempre que la enfermedad se encuentre estabilizada.

Reacción grave a una dosis previa de vacuna

Una reacción anafiláctica a una dosis previa de vacuna contraindica la administración de dosis ulteriores de dicha vacuna, pero no de las demás.

Reacción previa a una dosis de vacuna DTP / DTPa

Una reacción a una dosis previa, del tipo de: hipotonía / hiporreactividad en las 48 horas siguientes, llanto inconsolable de más de 3 horas en las primeras 48 horas tras la administración, convulsiones en los 3 días siguientes o fiebre superior a 40,5º C en las 48 horas, supone una precaución para administrar dosis posteriores.

En estos casos, el médico valorará la conveniencia o no de continuar con las dosis de DTP o DTPa restantes. Un cuadro de encefalopatía (trastorno agudo y grave del sistema nervioso, con alteraciones importantes de la conciencia, falta de respuesta a estímulos y convulsiones focales o generalizadas, que no remite en 24 horas) tras una dosis de DTP o DTPa es una contraindicación absoluta para recibir dosis subsiguientes de vacuna anti-tosferinosa.

Síndrome de Guillain-Barré

Todos aquellos que no tengan riesgo incrementado de padecer complicaciones debidas al padecimiento de la gripe y que hubieran desarrollado un Síndrome de Guillain-Barré en las 6 semanas siguientes a la recepción de una dosis previa de vacuna antigripal, evitarán la vacunación antigripal.

Trombocitopenia

Si padeció un episodio de trombocitopenia tras una dosis previa de vacuna triple vírica, parece prudente evitar una segunda dosis.

En caso de padecimiento de una trombocitopenia, el médico valorará los pros y contras de administrar la vacuna triple vírica (beneficios de vacunar frente al riesgo de recurrencias o exacerbaciones de la enfermedad asociadas al padecimiento de cualquiera de las 3 enfermedades).

Tuberculosis

Antes de administrar la vacuna triple vírica a personas con una tuberculosis activa no tratada, conviene que se haya iniciado la terapéutica antituberculosa correspondiente.

Contactos domiciliarios no vacunados

En estos casos y en el supuesto de que un pequeño de la familia vaya a recibir la vacuna oral frente a la poliomielitis y siempre que precisen vacuna antipoliomielítica por ser susceptibles, recibirán el preparado inactivado inyectable.

Falsas contraindicaciones a la vacunación

¿Puede recibir una vacuna un niño que fue prematuro?

Si ya que son especialmente los niños prematuros los que más protección necesitan debido a que son más propensos a padecer algunas infecciones. La prematuridad no incrementa la reactogenicidad de las vacunas ni afecta negativamente la inmunogenicidad de las mismas.

¿Pueden vacunarse los niños con tos, catarro o décimas de fiebre?

Los niños con tos o con catarro y sin fiebre o con décimas y los que estén tomando antibióticos pueden vacunarse en cualquier momento, aunque es preferible demorar la vacuna a la fase de recuperación de la enfermedad aguda. Solamente se pospondrá la vacuna si el niño tiene una enfermedad grave o fiebre alta (superior a 38,5º C) y se vacunará cuando ya se encuentre bien.

Si un niño ha padecido una enfermedad como el sarampión, la parotiditis, la rubéola o la tos ferina, ¿puede recibir la vacuna correspondiente contra esa enfermedad?

No hay ningún riesgo en vacunar a un niño de una enfermedad que ya ha padecido. Es más, lo que hace es estimularle la inmunidad.

En el caso de las meningitis por Haemophilus influenzae b, el padecimiento en los menores de 2 años no lleva consigo la aparición de protección frente a esa infección, por lo que en esta situación es imperativa la vacunación.

 ¿Puede vacunarse un niño con asma o alergia?

Sí, puede vacunarse excepto en los casos en que tenga una alergia grave al huevo (hipotensión, shock y dificultad respiratoria) en los que no podrá recibir la vacuna frente a la gripe o frente a la fiebre amarilla.

En estos casos, la vacuna triple vírica se administrará bajo estricta observación médica. El padecer de diarrea o de dolores abdominales tras tomar huevo no son razones para no administrar la vacuna triple vírica.

La alergia cutánea a algún antibiótico o algún mineral no contraindica la administración de una vacuna que lo incluya en su composición. Si tiene alguna duda, lo mejor es consultar con su médico.

¿Puede vacunarse un niño si su madre está embarazada?

No hay ningún problema en administrar las vacunas rutinarias al hijo de una mujer embarazada. Es más, vacunando al niño protegemos a la madre de algunas enfermedades como la rubéola.

¿Puedo vacunar a mi hijo si tiene convulsiones o epilepsia?

Si la situación está estabilizada si puede vacunarle. Los niños con convulsiones febriles se pueden beneficiar de la administración previa y posterior a la vacunación de un antitérmico (paracetamol). En el caso de que el niño tenga antecedentes familiares de epilepsia no hay ningún motivo para no administrarle las vacunas que le corresponden.

 ¿Puedo vacunar a mi hijo afecto de una enfermedad crónica?

En general, los niños con alguna enfermedad crónica son los que más necesitan las vacunas por tener más riesgo de complicaciones. En el caso de que por la propia enfermedad o por el tratamiento la inmunidad esté disminuida (inmunodeprimido), es necesario consultar con el médico para que juzgue si la situación aconseja o contraindica la vacunación.

¿Puede recibir una vacuna un niño si algún familiar tuvo alguna reacción adversa a dicha vacuna?

Si. La vacuna no puede omitirse porque algún miembro de la familia haya tenido una reacción adversa porque la reactogenicidad vacunal no es hereditaria.

 ¿Hay algún motivo para retrasar la vacunación?

Hay muy pocas razones médicas que justifiquen retrasar la vacunación. Un catarro y un tratamiento antibiótico para un proceso infeccioso en vías de recuperación no son motivos para retrasar la vacunación.

En caso de fiebre superior a 38,5º C, un cáncer, una enfermedad o un tratamiento que provoca inmunodeficiencia, la recepción de sangre o inmunoglobulinas son situaciones en las que nuestro médico nos aconsejará a este respecto en cuanto a la conveniencia y tipo de vacunas indicadas.

[ más información ]|[ más información ]

[ más información ]|[ más información ]

smaller text tool icon medium text tool icon larger text tool icon
Last Updated ( Monday, 31 May 2010 10:30 )