Poliomielitis (polio, parálisis infantil)

AUTOR. Dr. Joan Pericas Bosch. Pediatra

La poliomielitis es una infección contagiosa, causada por un virus (poliovirus tipos 1, 2 y 3). El ser humano es el único reservorio y aloja el virus en la gar-ganta y el intestino. La transmisión se produce de persona a persona, por vía fecal-oral, o saliva, heces o aguas contaminadas.

 Ver documento en pdf

Los casos

Fue una de las principales amenazas para la salud infantil hasta las últimas décadas del siglo XX. Los grandes hospitales infantiles tenían salas especialmente dedicadas a los "pulmones de acero", grandes máquinas que se empleaban para proporcionar respiración artificial e intentar salvar la vida a los numerosos niños que padecían esta enfermedad.

En muchos países en desarrollo aún hoy es un problema, aunque se han efectuado grandes avances hacia su erradicación.

En los países desarrollados la poliomielitis es muy excepcional y la mayor parte del mundo ha sido declarada "libre de poliomielitis". Los casos que aparecen se deben a:

· Cepas importadas que afectan a grupos no vacunados.
· Cambios antigénicos del virus (modificaciones espontáneas de los poliovirus).
· Polio vacunal (por el virus de la vacuna) por recuperar el virus su capacidad para provocar parálisis   tras su administración oral.

En España no hay casos de polio desde 1989, la cobertura vacunal es mayor del 90% y sólo existe el riesgo de adquirirla en:

· No vacunados que viajen a zonas endémicas (donde hay habitualmente casos de polio).
· La posibilidad de algún caso importado (inmigrantes de zonas donde hay poliomielitis).
· Los casos excepcionales de parálisis causada por la vacuna oral dejarán de aparecer partir de 2004,   cuando se dejó de emplear la vacuna antipoliomielítica oral.

La vacunación sistemática deberá mantenerse hasta la total erradicación de la polio en todo el mundo, pues si se dejara de vacunar, la aparición de un caso de polio proveniente de una zona donde no se hubiera erradicado totalmente podría ocasionar una catástrofe sanitaria.

La enfermedad

La mayoría de infecciones no provocan síntomas. Los casos sintomáticos presentan una fase catarral o febril, con dolores musculares, seguida, en un pequeño porcentaje de casos, de:

· Meningoencefalitis: Inflamación del sistema nervioso central.
· Polio paralítica: Parálisis que suele empezar por las piernas e ir ascendiendo.
· Parálisis respiratoria, si afecta a los músculos respiratorios.

Algunos niños se recuperan más o menos totalmente de su parálisis pero muchos quedarán con una invalidez permanente. No existe un tratamiento efectivo.

Vacuna antipoliomielítica oral

Ya no se utiliza en España

Contiene poliovirus vivos atenuados de los tipos 1, 2 y 3. Con 3 dosis se logra inmunidad, probablemente de por vida, casi en todos los casos.

El único efecto secundario grave, afortunadamente excepcional, de la vacuna antipoliomielítica oral, es el desarrollo de polio paralítica en el receptor de la vacuna o en sus contactos, especialmente si uno u otros son inmunodeficientes (tienen su sistema defensivo debilitado).

El riesgo global de polio paralítica producida por la vacuna es de 1/2.400.000 dosis administradas. En la primera dosis es de 1/750.000. En inmunodeficientes el riesgo es 3.000-7.000 veces mayor.

¿Cuándo está indicada?

· Es la recomendada por la OMS para lograr la erradicación global de la polio, sobre todo donde aún se   declaran casos por poliovirus natural.
· Es también la indicada para controlar brotes epidémicos de polio.

Ya no se emplea en España para la vacunación sistemática contra la poliomielitis.

Por el riesgo de polio paralítica y porque el virus se excreta en las heces, pudiendo transmitirse a otras personas, esta vacuna tiene ciertas contraindicaciones:

· Niños que sufren inmunodeficiencia congénita o adquirida (infección por el virus de la   inmunodeficiencia humana o SIDA).
· Niños que reciben tratamientos que deprimen su sistema defensivo.
· Niños que padecen tumores.
· Niños que conviven con inmunodeficientes.
· Embarazo.
· Mayores de 18 años si es su primera dosis. Puede emplearse si han recibido previamente alguna dosis   oral o inyectada.

Se recomienda aplazar la vacuna en niños con vómitos, diarrea o fiebre mayor de 38º.

Vacuna antipoliomielítica inactivada inyectable

La vacuna antipoliomielítica oral es una excelente vacuna que ha conseguido eliminar la polio del hemisferio occidental y está a punto de lograrlo en todo el mundo. Cuando evitaba miles de muertes y de parálisis cada año, el pequeño riesgo de originar una parálisis debida a la vacuna, estaba compensado con creces. Ahora que la poliomielitis está prácticamente erradicada, no está justificado seguir asumiendo este riesgo, por pequeño que sea.

Además, la erradicación total de la poliomielitis, requerirá finalmente la eliminación total de todos los poliovirus, tanto los de la polio natural como los de la vacuna

La vacuna antipoliomielítica inyectable es tan eficaz como la oral y no puede provocar polio paralítica, ya que en ella los 3 virus están inactivados.

Por ello, la mayoría de países desarrollados han sustituido ya la vacuna oral por la inactivada, administrándola junto a la DTP (difteria-tétanos-tos ferina), como se hacía con la oral, y otras vacunas.

En España se empleaba hasta hace poco para la vacunación de adultos, inmunodeficientes de cualquier edad y quienes conviven con estos últimos.

A partir del año 2004 ha sustituido a la vacuna oral en todas las dosis que se administran de esta vacuna.

Forma parte de las vacunas combinadas tetra, penta y hexavalentes, que incluyen la antipoliomielítica junto a las vacunas contra el tétanos, disfteria y tos ferina y, además, la vacuna contra la hepatitis B y el haemophilus influenzae de tipo b, en algunos preparados comerciales. Estas vacunas combinadas permitirán añadir al calendario vacunal nuevas y mejores vacunas sin incrementar el número de pinchazos que los niños reciben.

Los efectos secundarios incluyen reacciones locales, habitualmente leves, fiebre y ocasionalmente alguna reacción alérgica.

Las reacciones alérgicas severas a las vacunas en general son muy infrecuentes (1 cada millón de dosis administradas). Aún así, deberá evitarse esta vacuna en niños con antecedentes de reacción alérgica severa a algún antibiótico contenido en la vacuna (neomicina, estreptomicina y polimixina)

La pauta habitual, para la vacunación sistemática, tanto para la vacuna oral como para la inyectable inactivada es, actualmente:

 Una dosis a los 2, 4 y 6 meses de vida

 Un refuerzo a los 18 meses

 Un recuerdo a los 4-6 años

Para los niños que reciban todas sus dosis de vacuna antipoliomielítica con el preparado inyectable, la dosis de los 4-6 años ya no será necesaria, pues basta con 4 dosis de esta vacuna para conseguir la protección total y permanente.

¿Cuándo está indicada?

Se emplea para la Vacunación sistemática contra la poliomielitis en niños a partir de los 2 meses de vida (forma parte del calendario de vacuna sistemáticas).

En niños de 4-17 años la pauta de vacunación recomendada comprende 2 dosis, separadas 4-8 semanas, y una tercera dosis 6-12 meses después.

Esta es también la pauta recomendada para vacunar a mayores de 18 años si deben ser vacunados (no se administra de forma rutinaria a partir de esta edad).

Las recomendaciones para niños que viajan a zonas endémicas (donde la polio es aún habitual) dependen del número y tipo de dosis recibidas previamente y del tiempo disponible antes del viaje y deben establecerse en cada caso por el profesional sanitario responsable.

smaller text tool icon medium text tool icon larger text tool icon
Last Updated ( Monday, 31 May 2010 07:23 )